martes, 30 de junio de 2015

LA CIVILIZACIÓN MISTERIOSA DE TIAHUANACO

Cuando en 1549 el español Cieza de León llegó al alto valle andino de Tiahuanaco, no lejos del lago Titicaca, descubrió unas ruinas extraordinarias. Algunos ven en estos vestigios las ciudad más antigua del mundo o incluso los restos de una antigua implantación de «divinidades» extraterrestres!




  Las ruinas más altas de América

  Ubicada a 20 kilómetros del extremo sur de la parte boliviana del lago Titicaca y a tinos 3.840 metros de altitud, Tiahuanaco se extiende sobre unas 420 hectáreas, con vestigios megalíticos que cubren cerca de 16 hectáreas. El paisaje desolado está flanqueado al este y al oeste por dos cadenas montañosas que alcanzan más de 4.700 y 6.000 metros respectivamente. No podemos imaginar un lugar más impropio para el desarrollo de una civilización avanzada... El monumento más conocido de Tiahuanaco es la «puerta del sol, un enorme bloque de piedra erigido y decorado con un fresco. Además encontramos restos de templos (tino de ellos piramidal y otro en parte subterráneo), los vestigios de un palacio, numerosas construcciones e ídolos tallados en imponentes monolitos. Cuando fueron descubiertas por los españoles, las ruinas eran mucho más imponentes, pero los movimientos telúricos, frecuentes en la región, y el desmantelamiento de que fueron objeto los muros de la ciudad para utilizar las piedras en otras construcciones, contribuyeron a su destrucción, hasta que fuera declarado sitio arqueológico. Sólo los bloques de piedra más grandes permanecen actualmente en su lugar. Fue necesario realizar observaciones aéreas para establecer el trazado de toda la ciudad. Cuando se descubrió su existencia, se estimó que su población pudo alcanzar a 30 o 40.000 habitantes. Finalmente, el centro de la ciudad estaba rodeado por un foso artificial.


  La ciudad de los gigantes

  Desde la llegada de los españoles, surge la pregunta acerca de la antigüedad de Tiahuanaco. Los indios de entonces eran incapaces de dar la menor información confiable: sólo cuentan que la ciudad fue edificada por Linos gigantes, en una sola noche, antes del Diluvio, y que fue destruida por un enorme terremoto o por los «rayos~, del Sol. Apoyándose en estos chismes, algunos autores deducen que Tialtuanaco data de ... 300.000 años y que es obra de ¡una raza humana gigante olvidada! Sin embargo, las excavaciones del siglo XX y las dataciones con carbono 14 realizadas en la década de 1960 permiten establecer cuatro estados de desarrollo del lugar: una fase de formación (de alrededor del año 1000 antes de nuestra era hasta el año 133 de nuestra era), una fase urbana (133-374), una fase imperial (374-724) y una fase llamada de «expansión» que termina repentinamente en el siglo XIII. Cuando los ejércitos incas invaden Tiahuanaco a mediados del siglo XV, hacía más de 250 años que la ciudad permanecía abandonada. Se plantea otro misterio en tomo al transporte de los monolitos de andesita, una roca volcánica, y arenisca roja que sirvieron para edificar los monumentos o para esculpir los ídolos. El más pesado de ellos es una masa de arenisca roja que pesa 131 toneladas. Es posible que la arenisca sea originaria de la región y. que la piedra volcánica (cuyo bloque más grande pesa 41 toneladas) provenga de la península de Copacabana, ubicada a más de 80 kilómetros del lugar, a orillas del lago Titicaca. ¿Cómo pudieron desplazar bloques de ese tamaño entre distancias tan considerables, sin que existiera ningún animal de tiro? Los mitos indios evocan a un mago que hizo volar por los aires las piedras gigantes «al son de una trompeta», mientras que algunos contemporáneos piensan que hubo una intervención extraterrestre. El arqueólogo boliviano Carlos Ponce Sangines llevó a cabo numerosos experimentos, obteniendo resultados positivos. Demostró que 20 hombres eran suficientes para tirar con cuerdas un peso de una tonelada, y, tomando en cuenta la excelente técnica india para el trenzado de cuerdas muy resistentes, afirmó que los monolitos pudieron ser arrastrados por el suelo utilizando diversos procedimientos para reducir la fricción. En cuanto a los bloques de andesita, debieron ser transportados por vía lacustre, sobre balsas hechas de madera que también había que traer desde más de 100 kilómetros. Sin embargo, los problemas mecánicos que implicaba el transporte de los bloques más grandes, especialmente aquellos de más de veinte toneladas, aún no tienen respuesta para él. Existen otros misterios en torno a la ciudad. Aparentemente, fue abandonada en forma repentina. ¿Por qué? No lo sabemos. Ignoramos completamente cuál era su función: ¿era un centro religioso, una capital política? Hasta el momento no existe ningún indicio que permita dilucidar este aspecto. Cualquiera haya sido su función, debía constituir el centro de la cultura que actualmente lleva su nombre.


Gigantes y Venusianos

  Las leyendas locales asociadas a Tiahuanaco y la escasa información recopilada hasta ahora permitieron a algunos autores elaborar las hipótesis más extravagantes acerca de los orígenes de la misteriosa ciudad. 
 El reino de los gigantes. A comienzos de la década de 1950, apoyándose en las teorías del alemán Hoerbiger, Denis Saurat elabora una increíble teoría: hace 3.000.000 años, la Luna habría estado tan cerca de la Tierra que su fuerza de gravitación habría provocado el nacimiento de una raza de gigantes de tres metros de estatura y, al mismo tiempo, la formación alrededor del planeta de un anillo estático de aguas oceánicas que se elevaba a más de 3.000 metros en la región andina. Por lo tanto, en esta época, Tiahuanaco habría sido un puerto marítimo habitado por ¡gigantes humanos altamente civilizados! 
La colonia venusiana... Hacia 1960, un «renovador de la religión de¡ Sol inca», un tal Beltrán García, supone que una astronave originaria de Venus se habría posado sobre la ribera del Titicaca y que sus tripulantes habrían fundado Tiahuanaco en ese lugar. Estos acontecimientos se habrían producido hace cinco millones de años... Los ídolos gigantes serían las representaciones de viajeros venusianos. Trasladando el hecho a unos 10.000 años antes de nuestra era, Robert Charroux sostiene también que los venusianos vinieron a fundar una especie de colonia en Tiahuanaco, porque ahí se encontraba uno de los escasos lugares sobre la Tierra que se asemejaban a su medio natural. 
Y la Atlántida. Algunos de estos exploradores extraterrestres habrían venido a visitar la Tierra arriesgando su vida, y gracias a ellos habrían nacido las grandes civilizaciones antiguas. Tiahuanaco y la Atlántida serían sólo una... Sin embargo, al no poder aclimatarse a la Tierra, los venusianos habrían desaparecido, dejando su último mensaje sobre el fresco de una de las construcciones: la «puerta M Sol». Estas elucubraciones dan testimonio de la extraña fascinación que parece ejercer el planeta Venus sobre los astrónomos de las civilizaciones precolombinas.



La cultura de Mahuanaco

  El apogeo de¡ Imperio de Tiahuanaco se ubica entre los años 800 y 1000 de nuestra era. En esa época, este estado compartía con el imperio militar de Huari, ubicado más al norte, el dominio de los Andes peruanos. El Imperio de Tiahuanaco se extiende en una región comprendida entre el lago Titicaca, el oeste de Bolivia, el norte de Chile y la costa peruana. La religión, basada en el culto al Sol, juega un rol muy importante en Tiahuanaco y parece estar íntimamente ligada a los asuntos políticos. Se descubrió cierta cantidad de centros administrativos locales y regionales, así como una red caminera irradiando desde Tiahuanaco.  

Cuando en 1549 el español Cieza de León llegó al alto valle andino de Tiahuanaco, no lejos del lago Titicaca, descubrió unas ruinas extraordinarias. Algunos ven en estos vestigios la ciudad más antigua del mundo o incluso los restos de una antigua implantación de "divinidades" extraterrestres.


 De todas las ciudades precolombinas, Tiahuanaco es sin duda la más enigmática. Su relativa proximidad a la sorprendente llanura de Nazca, con sus inmensos "dibujos" que sólo pueden apreciarse desde el aire, acentúa aún más el misterio que la envuelve, a pesar de la certeza de que ambas culturas no tienen relación entre sí.

lunes, 8 de junio de 2015

LAS MEDITACIONES DE UN EMPERADOR

Marco Aurelio nace el 26 de abril del año 121 d. C. en el seno de una familia aristocrática que cuenta con la confianza del emperador. Desde su primera infancia parece destinado a ocupar puestos relevantes en el Imperio y muy temprano comienza a integrarse en lo más alto de la vida ciudadana. Adoptado como hijo por su tío, el emperador Antonino que había sucedido a Adriano al mando del Imperio, en el 161, tras la muerte de Antonino, se reparte con su hermano adoptivo Lucio Vera la sucesión imperial.
Marco Aurelio era frugal en su vida y su tiempo libre lo dedicaba al estudio. Las Meditaciones no nos ilustran sobre los acontecimientos acaecidos en su época de emperador, sino que son breves pinceladas dispersas sobre sus gustos y anhelos, soliloquio espiritual y filosófico de un emperador preocupado por construir una «ciudadela interior» que corriera mejor fortuna que su Imperio. Vamos a ver algunos trozos de lo que fueron sus Meditaciones.



  1. Trae a tu mente como ejemplo los tiempos de Vespasiano. Verás que todo es igual. Gente que se casa y cría niños, que enferma y muere, que hace la guerra y fiestas, que se desplaza y cultiva su tierra, que adula y es arrogante, que sospecha y conspira, que desea la muerte de alguien y refunfuña por su presente; gente que se enamora, que atesora, que anhela el consulado y el imperio. Desde luego que la vida de esa gente ya no está en ningún sitio. (2) Vuélvete ahora a los tiempos de Trajano. De nuevo todo es igual. Esa vida ha muerto. (3) De la misma forma estudia y considera los restantes registros de tiempos y pueblos en su conjunto, cuántos tras esforzarse con vehemencia tras poco tiempo cayeron y se descompusieron en sus elementos. (4) Sobre todo hay que acordarse una y otra vez de aquellos que tú mismo conociste que se convulsionaban vanamente y declinaban actuar según su propia constitución, agarrarse a ella con fuerza y conformarse. (5) Es necesario recordar así que la atención a cada acción tiene su propio valor y compensación. Así no desesperarás si no te implicas en asuntos menores más de lo que convendría.
  2. ¿Con qué fin uso ahora mi alma? Pregúntate e investiga a cada ocasión esto: ¿Qué tengo en esa parte que llaman rectora? ¿De quién es el alma que ahora tengo? ¿Es la de un niño?, ¿la de un joven?, ¿la de una mujercilla?, ¿la de un tirano?, ¿la de una res?, ¿la de una fiera?
  3. Que nadie pueda afirmar sobre ti diciendo verdad que no eres sencillo o que no eres bueno, por el contrario, que se engañe quien suponga algo de eso sobre ti. (2) Todo esto está en tu mano: ¿quién te va a impedir ser bueno y sencillo? Tú sólo decide que no vas a vivir más si no vas a ser así, pues ni siquiera la razón acepta que no seas así.
  4. Debes tener a mano estas tres cosas: en tus acciones mira que no sean fruto del azar ni distintas a como la justicia ella misma las hubiera ejecutado. Con relación a los sucesos exteriores piensa que o son por casualidad o son por providencia[489]: ni se debe censurar a la casualidad ni se debe acusar a la providencia. (2) En segundo lugar, cómo es cada individuo desde su concepción hasta que recibe el alma[490], y desde que recibe el alma hasta que la entrega, y a partir de qué está compuesto y en qué se disolverá. (3) En tercer lugar, que si te elevaran en el aire y miraras hacia abajo las cosas humanas y su versatilidad, piensa que las despreciarías al verlas todas al mismo tiempo que las que habitan por todo el aire y la atmósfera[491]. Y que cuantas veces seas elevado verás lo mismo, lo semejante, su brevedad. (4) De eso depende el delirio de grandeza.
QUE GRANDE MARCUS AURELIUS¡¡¡


Marco Aurelio fue un emperador insólito, no por su conocimiento del saber clásico, que ejercitaron emperadores anteriores a él: desde Claudio, interesado por la antigüedad etrusca, o Antonino Pío, admirador de personajes ilustrados e incitador del aprendizaje clásico en sus dos hijos adoptivos: Lucio Vero y Marco Aurelio, o el mismo Adriano, del que recordamos ese breve poema —sin duda de mentalidad estoica— que comienza con el entrañable homenaje a su espíritu cansado y fatigado[97], y que expresa un buen dominio literario, reflejo de su amplio saber. Fue insólito porque su conocimiento y deseo se movieron intensamente entre los filósofos; su aspecto y costumbres fueron claramente estoicas, su política, por necesidad pragmática, se impregnó en la medida de lo posible del estoicismo. Por supuesto no se puede decir que en política exterior gobernara con planteamientos propios de la Estoa, entre otras cosas porque no había posibilidad de reconciliar un mundo en gran medida pensado para una ciudadanía greco-romana cultivada, que a su vez era imperialista e interesada en la expansión territorial, o al menos en el mantenimiento de los territorios bajo su dominio. Contraria por completo a la ferocitas bárbara, los bárbaros únicamente eran apreciados si eran útiles al sistema romano, bien como trabajadores de la tierra o como fuerzas militares. En cambio de su política con los ciudadanos quedó constancia su magnanimidad: la actitud generosa hacia los familiares o ciudades aliadas del usurpador Avidio Casio. También decretó que los senadores no fueran ejecutados, ni siquiera bajo el beneplácito de sus propios colegas. Reorganizó las fundaciones alimentarias, probablemente con el fin de que fueran más eficaces. Intentó que su legislación fuera impulsada por la justicia; para dar ejemplo, él mismo juzgaba con dedicación diversos asuntos, tanto en Roma como en los campamentos militares. No dudaba en hacer frente a lo que consideraba injusto; así cuando el ejército, en un momento difícil para el Estado, le pidió más emolumentos, él le respondió que no podía pagar lo que iba a salir de sus padres e hijos, añadiendo a continuación, ante la inminencia de un motín del ejército, que el Imperio sólo provenía de la Providencia.

sábado, 6 de junio de 2015

COMO OCCIDENTE APOYA A AL-QAEDA EN SIRIA E IRAK

A finales de mayo, la Unión Europea extendió sus sanciones contra Siria. Por su parte, EEUU inició en esos días su programa para entrenar a elementos armados “moderados” que deberían supuestamente luchar contra el EI, pero cuyo objetivo real es derrocar al gobierno sirio.

La Unión Europea y EEUU afirman apoyar la guerra contra el EI, pero ellos nunca mencionan al otro gran grupo terrorista, el Frente al Nusra, que es la rama siria del movimiento terrorista global Al Qaida. Todas las declaraciones de los países occidentales en las que ellos declaran estar preocupados por la expansión del terrorismo en Siria, Iraq y otros países de Oriente Medio nunca se refieren a Al Qaida o a su afiliado, el Frente al Nusra.

¿Ha olvidado Occidente los ataques del 11-S? En 2001, Al Qaida era el gran enemigo de las naciones occidentales y el objetivo de la así llamada “guerra contra el terrorismo”. En la actualidad, Al Qaida está cooperando abiertamente con algunos aliados estadounidenses en Oriente Medio, que promueven abiertamente el terrorismo en Siria. EEUU y la UE no están haciendo nada para detener este apoyo incluso aunque sería muy fácil para ellos hacerlo. Parece haber un intento por parte de algunos países occidentales, especialmente Francia y EEUU, para recrear la fracasada estrategia puesta en práctica en Afganistán en los años ochenta del pasado siglo, es decir, apoyar a grupos terroristas contra sus rivales internacionales y regionales sin que importen las consecuencias para los pueblos de la región y, en última instancia, para los propios países occidentales.

Turquía, Arabia Saudí y Qatar se han convertido en los principales patrocinadores del terrorismo en el mundo. Sin embargo, ninguno de ellos ha sido incluido en una lista norteamericana o europea. De manera cómica, la lista norteamericana incluye a Irán y Siria, dos de los países, junto con Iraq, que son los principales actores en la lucha contra los grupos terroristas en Oriente Medio, que están apoyados por EEUU y sus aliados.

Recientemente, Turquía envió a miles de terroristas a través de la frontera con Siria con el fin de lanzar una ofensiva en la provincia de Idleb, cuyo territorio se encuentra ahora en las manos del Frente al Nusra. Un reciente vídeo publicado por el periódico turco Cumhuriyet muestra a agentes del servicio de inteligencia turco participando en un contrabando de armas hacia los terroristas a través de la frontera.

Por su parte, Qatar y Arabia Saudí han lanzado una campaña mediática para intentar limpiar la imagen del Frente al Nusra. El pasado mes de marzo, algunos medios árabes del Golfo Pérsico afirmaron que esta organización podría “romper sus vínculos” con Al Qaida, liderada por Aiman al Zawahiri, sin cambiar su doctrina y formar una nueva organización apoyada por las monarquías del Golfo.

Según Reuters, que cita fuentes del Frente al Nusra, un oficial del servicio de inteligencia de Qatar se reunió en varias ocasiones con el líder del Frente al Nusra, Abu Mohammad al Yulani. Fue prometida una generosa financiación si la separación era anunciada. Un nuevo grupo paraguas sería creado con el fin de ocultar nombres como Al Qaida o el Frente al Nusra tanto como sea posible. De este modo, el grupo “Al Yaish al Fateh” (El Ejército de la Conquista) vio la luz en el campo de batalla sirio. Él está compuesto, en realidad, por el Frente al Nusra y otros grupos más pequeños. El cambio de nombre no engañó a nadie.

El Frente al Nusra rechazó, sin embargo, distanciarse de Al Qaida. Esta decisión fue hecha pública en una declaración recogida por Reuters. A pesar de ello y de estar incluido en la lista de organizaciones terroristas de la ONU, está claro que el grupo no ha sufrido una interrupción de la ayuda de países como Turquía y Qatar.

La entrevista de Al Yazira

La pasada semana, el instrumento mediático del régimen qatarí, Al Yazira, que ha sido acusada por muchos gobiernos de apoyar y difundir propaganda terrorista, aireó una entrevista con Yulani en la que él trató de dar “una nueva imagen” del grupo, conocido por sus incontables atrocidades en el suelo sirio.

La entrevista buscó reforzar el estatus del Frente al Nusra en Siria y hacerle parece como un socio “responsable” en la lucha contra Damasco. En este sentido, él afirmó que su organización dirige su atención a derribar al Estado sirio en lugar de lanzar ataques contra objetivos occidentales.... al menos hasta que ellos puedan tomar el poder. Éste es probablemente el mensaje que Al Yazira quería difundir a través de esta entrevista. Yulani dijo, sin embargo, que él no excluía ataques contra EEUU si los aviones estadounidenses continuaban atacando a Al Qaida, señalando que el grupo tenía “derecho a la autodefensa”.

En realidad, un cuidadoso análisis de la entrevista de Yulani muestra la ideología siniestra y criminal del Frente al Nusra. Ella pone de manifiesto el horrible destino que espera a los pueblos de la región si en alguna ocasión caen bajo el control de los grupos takfiris.

Durante la entrevista, Yulani afirmó que su grupo no era “un elemento marginal” del “Ejército de la Conquista”, sino su “punta de lanza” y añadió que “todo el mundo lo sabe”. Se trató de una declaración reveladora que deja claro que los “combatientes moderados”, apoyados por EEUU, son sólo meros instrumentos o títeres de Al Qaida y otros grupos extremistas en Siria. Muchos de ellos comparten incluso su ideología. De este modo, no existe una “oposición armada moderada” en ese país.

Yulani amenazó a otros grupos si ellos se negaban a someterse al Frente al Nusra y no quiso excluir la posibilidad de conflictos. Sin embargo, rechazó criticar al EI, que comparte la misma ideología wahabí, aunque lamentó que ese grupo hubiera adoptado una estrategia que implica atacar al Frente al Nusra “con el fin de aprovecharse de la situación”.

Por otro lado, Yulani rechazó una vez más todas las especulaciones sobre una posible ruptura con Al Qaida. “El Frente al Nusra opera bajo la guía del Dr. Aiman Zawahiri”, dijo. El grupo continua recibiendo sus directrices estratégicas de Zawahiri, añadió Yulani.

Contra las minorías religiosas

El brutal enfoque de Al Nusra en el tema de las minorías religiosas pudo ser visto claramente visto en la entrevista. Yulani buscó asegurar que su grupo no eliminará a estas minorías “mientras se muestren dispuestas a convertirse al Islam” wahabí. Los alauíes -un grupo sincretista surgido del Islam shií- tendría, en un futuro régimen de Al Nusra, que renunciar a su religión y “corregir sus errores doctrinales”. Los drusos tendrían prohibido visitar las tumbas de los santos porque eso es, según los wahabíes, una forma de “politeísmo”. Los cristianos de Siria tendrían que pagar un impuesto yizya y se convertirían en ciudadanos de segunda clase.

Si estos grupos religiosos se niegan a someterse, ellos se arriesgarían a ser expulsados de sus tierras o incluso exterminados.

Por muy brutales que estos planes “moderados y tranquilizadores” puedan parecer, la realidad es incluso peor. En diciembre de 2013, el Frente al Nusra secuestró a 13 monjas y tres criadas en la ciudad cristiana de Maalula en medio de una lucha en contra de las fuerzas sirias. “Todos sabemos que si vienen cortarán nuestros cuellos sin ninguna razón”, dijo un cristiano libanés de la ciudad fronteriza de Qaa a la agencia Associated Press el pasado mes de septiembre. Él añadió que había decidido unirse a los grupos de autodefensa con el fin de luchar contra el terrorismo wahabí.

Un detalle revelador es que la palabra “Israel”no fue pronunciada por Yulani ni siquiera una vez durante la entrevista. Claramente, el estado sionista no figura en lo alto de la lista de prioridades del Frente al Nusra, que recibe ayuda médica y otros tipos de apoyo del Ejército israelí.

Responsabilidad occidental

De este modo, al permitir que sus aliados -Arabia Saudí, Qatar y Turquía, un miembro de la OTAN- financien y armen a estos grupos, al intentar debilitar a Siria a través de sanciones y al entrenar y financiar a los grupos armados “moderados” que cooperan abiertamente con Al Qaida sobre el terreno, EEUU y la Unión Europea son no sólo culpables del asesinato en masa del pueblo sirio, sino también de la creación de una enorme amenaza futura contra Occidente.

La aparición de dos pequeños estados terroristas, en Idleb y el este de Siria, gobernados por Al Qaida y el EI respectivamente, funcionará como un imán para los extremistas de los países occidentales y permitirá a los grupos terroristas sirios construir una disuasión contra cualquier futura acción internacional dirigida a contener sus actividades.

Los países occidentales han promovido la peligrosa ficción de la existencia de una “oposición armada moderada” en Siria. En realidad, no existen tales “terroristas moderados” . Todos ellos comparten la misma ideología extremista y quieren construir un estado extremista, una dictadura wahabí que gobernaría Siria a través del terror.

Estados que han puesto, de forma correcta, al Frente al Nusra y a otros grupos similares en su lista de organizaciones terroristas están, sin embargo, apoyando su campaña mediática y militar con el fin de derribar al Estado sirio. Éste es el caso de Francia, que ha vendido su alma a cambio de unos jugosos contratos firmados por el presidente François Hollande durante sus recientes viajes a Qatar y Arabia Saudí. EEUU y Francia han enviado armas a estos grupos “moderados” sabiendo que muchas de ellas terminarán en las manos del Frente al Nusra y el EI.

Mientras tanto, es al gobierno, el pueblo y el Ejército sirio a los que corresponde luchar y derrotar a los grupos terroristas. Ellos saben que la única alternativa es convertirse en esclavos de brutales grupos terroristas guiados por una no menos brutal ideología. Siria está ayudada en su lucha por potencias responsables como Rusia e Irán.

Recientemente, el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, advirtió que el terrorismo en Siria no será derrotado por ataques aéreos y que “para conseguir ese objetivo, las operaciones terrestres son una necesidad”: “No creo que podamos hacer eso sin la participación del gobierno sirio”, dijo Lavrov. Él también se preguntó por qué Washington no ve al gobierno sirio como un socio en la lucha contra el EI aunque no puso obstáculos cuando Damasco cooperó con la comunidad internacional para el desmantelamiento de las armas químicas.

domingo, 17 de mayo de 2015

QUE OCURRIÓ EN TUNGUSKA?


A las 7.15 de la mañana del 30 de junio de 1908, una inmensa bola de fuego azulada, tan o más brillante que el Sol, atravesó como un rayo el cielo de Siberia. Y en cuestión de segundos, estalló en el aire, a seis mil metros de altura por encima del valle del río Tunguska. La explosión fue tan tremenda, que arrasó más de dos mil kilómetros cuadrados de bosque siberiano. Y se escucho a cientos de kilómetros de distancia. Se desataron terribles incendios que aniquilaron a la mayor parte de los animales del lugar. Afortunadamente, los testigos humanos más cercanos, fueron algunos pastores nómades que acampaban a unas prudentes decenas de kilómetros. Sin dudas, el extraño episodio de Tunguska fue el fenómeno natural más destructivo de los últimos milenios. Y si no se convirtió en un capítulo mayor de la historia de la humanidad, fue simplemente porque afectó a una región despoblada del planeta.

Pero? ¿qué fue lo que pasó? ¿Y que era aquella “bola de fuego” azul?. Hoy, después de casi cien años, y cerca de cincuenta expediciones científicas, algunas cosas están un poco más claras. Sin embargo, el “caso Tunguska” aún mantiene intacto parte de su misterio. Y a la vez, nos recuerda que la amenaza del cielo está latente.

Cielo e infierno

"El suelo tembló y se escucho un rugido muy largo. Todo alrededor quedo cubierto de humo de los árboles caídos e incendiados. Luego, el ruido paro y el viento se detuvo. Muchos renos corrieron y se perdieron".

Son las palabras de un anónimo pastor nómade, que acampaba en los bosques de Siberia oriental en aquella terrible mañana de comienzos del siglo XX. Muy lejos de allí, cientos de kilómetros al Sur, los horrorizados pasajeros del tren trans-siberiano vieron pasar por sobre sus cabezas al bólido ardiente, que marchando imparable, iba desgarrando el despejado cielo matinal, arrastrando una espesa estela chispeante que se perdía a la distancia. Algunos lo describieron como “más brillante que el Sol”. El maquinista del tren, asustado por un ruido ensordecedor, clavó los frenos de la locomotora. Y todos, temblorosos, vieron como, finalmente, y después de sucesivos truenos, el objeto estallaba a gran altura sobre el lejano horizonte del Norte. La explosión fue equivalente al estallido de cientos de bombas atómicas como la de Hiroshima. Y dejó una inmensa nube de partículas negras que, durante semanas, “llovieron” sobre todo el valle del pedregoso río Tunguska. Si para los pasajeros del trans-siberiano la escena fue impactante, qué decir del propio lugar del desastre: 80 millones de árboles fueron derribados. Y miles y miles de renos, caballos, aves y otros animales murieron carbonizados en medio del fuego y el humo. En un instante, 2150 kilómetros cuadrados de bosques habían sido destruidos. Diez veces la superficie de la ciudad de Buenos Aires.




“Ecos” del desastre

“El pastor Dronov quedó inconsciente por 2 dias. Todo su rebaño de renos murió, y su casa se incendió” (anónimo)

Paradójicamente, en medio de tanta calamidad, parece que la catástrofe sólo se habría cobrado una víctima humana: un pastor anciano que, junto a sus compañeros, acampaba a 30 kilómetros de la zona del estallido, y que murió después de ser lanzado por el aire más de diez metros. Un poco más lejos, las chozas de las dispersas tribus Evenki, típicos moradores de la región, también volaron junto a sus ocupantes. En forma bastante más atenuada, el desastre también se hizo sentir en Vanavara, el pueblo más próximo, a unos 70 kilómetros del epicentro del misterioso apocalipsis: aún a esa distancia, la onda de choque tiró a la gente por el suelo. Y hasta rompió los vidrios de varias casas ubicadas a 250 kilómetros. Incluso, hubo quienes escucharon el feroz estampido a 500 kilómetros de Tunguska.

Pero el fenómeno tuvo otros curiosos “ecos”. La explosión hizo temblar a toda Rusia: a 4000 kilómetros, en San Petesburgo, una estación sismográfica registró vibraciones sísmicas. Y durante varias noches, en Europa, y hasta en Norteamérica, aparecieron unas extrañas nubes luminosas en el cielo. En su edición del 3 de julio, el New York Times hablaba de “llamativas luces en el firmamento del Norte”. Más allá de las erróneas interpretaciones de la época, no eran otra cosa que nubes noctilucentes, formadas por incontables partículas provenientes de la explosión de Tunguska, que habían sido desparramadas por los vientos. Evidentemente, y en distintas formas, los ecos del desastre habían llegado muy lejos.

La primera expedición

“El dios Ogdy en su descontento con nosotros despedazo el cielo” (Pastor del valle de Tunguska)

A pesar de su tremenda magnitud, pasaron muchos años hasta que la ciencia se ocupara formalmente del caso Tunguska. Y había varias razones. Por empezar, la verdadera escala del episodio fue completamente ignorada por el resto del mundo. La zona no sólo estaba muy aislada de todo rastro de civilizacíon, sino que además era sumamente inaccesible, especialmente en épocas otoñales e invernales. Y por si fuera poco, los habitantes de la zona habían echado a correr toda clase de supersticiones sobre lo ocurrido, atribuyendo la catástrofe a la furia de Ogdy, su dios del fuego. Y declararon al lugar como “encantado y prohibido”. La prensa rusa, ocupada en seguir los avatares que desembocaron en la revolución, tampoco se ocupó del tema. Y la llegada de la Primera Guerra Mundial, lógicamente, también contribuyó a demorar todo intento de investigación.
Lo cierto es que la primera expedición científica recién se produjo casi veinte años después, a principios de 1927. Y estaba financiada por la Academia Soviética de Ciencias. Al frente, marchaba Leonid Kulik, un afamado mineralólogo hoy considerado el padre de la ciencia meteorítica ruso). Kulik había leído algo sobre el tema, y estaba casi convencido que la “bola de fuego” de Tunguska había sido un gran meteorito. Por eso, esperaba encontrar el cráter del impacto, y los pedazos del objeto para analizarlos. Después de muchos avatares y agotadoras marchas a través del bosque siberiano (“taiga”), cruzando ríos y arroyos, acampando aquí y allá, y soportando el ataque de ejércitos de terribles mosquitos (bien llamados “lagartos voladores), Kulik y dos “vaqueanos” del lugar, que hacían de guías, llegaron hasta la cima del Monte Shakharma. Y desde ese balcón natural, contemplaron azorados los recuerdos de la catástrofe: mirando hacia el Norte, un mar de árboles caídos se desparramaba de horizonte a horizonte. Entonces, uno de los guías, Ilya Potapovich Petrov, dijo solemnemente: “allí es dónde cayó el trueno y el rayo”.

Sin huellas

“Desde nuestro punto de observación, vemos que todo ha sido devastado y quemado? se siente algo sobrenatural al ver todos esos árboles desparramados como si fueran ramitas”. (Del diario de apuntes de Leonid Kulik, 1927).

Kulik exploró con sumo cuidado la enorme región devastada en 1908. Y así descubrió que todos los árboles –o más bien, sus troncos pelados- estaban tumbados en un radio de 30 a 40 kilómetros, a partir de una zona central donde, curiosamente, muchos troncos habían permanecido en pie (un efecto similar a lo observado en Hiroshima). Y la mayoría estaban manchados de negro del lado que miraba hacia el centro del brutal desparramo, como si hubiesen sido “salpicados” por la tremenda explosión. Sin embargo, el científico ruso no encontró las huellas del objeto destructor: no había ningún cráter, ni en la parte central, ni en ningún lado. Entonces, Kulik concluyó que, tal como decían los testigos, la “cosa” había estallado en el aire. ¿Y sus restos? A pesar de las largas búsquedas y excavaciones, no pudo hallar el más mínimo fragmento meteorítico. Raro, sin dudas.

Durante los años siguientes, Kulik volvió a Tunguska al frente de otras 3 expediciones. Y a pesar de que profundizo la pesquisa y utilizó detectores de metales, los resultados fueron igualmente desalentadores. La Segunda Guerra Mundial detuvo la exploración. Y no sólo eso: en 1941, Kulik murió defendiendo a Moscú del ataque de Hitler.



Pistas microscópicas

“En el campamento de Ivan Dzhenkoul, 200 renos fueron quemados en un instante. Todas las reservas de pieles y comida fueron destruidas”. (anónimo)

Después de una larga pausa, el geoquímico soviético Kirill Florensky tomó la posta de Kulik, y encabezó tres expediciones científicas: en 1958, 1961 y 1962. Entre otras novedades, Florensky utilizó un helicóptero para mapear, desde lo alto y con más precisión, los alcances del bestial estallido. Y en lugar de buscar cráteres o grandes trozos del supuesto meteorito, concentró la pesquisa en el análisis detallado de suelo. Así fue como Florensky y su equipo descubrieron algo verdaderamente revelador: en toda el área había una fina de capa de “polvo extraterrestre”. Partículas microscópicas de óxido de hierro magnético (magnetita), y concentraciones bastante altas de iridio, un elemento escasísimo en la Tierra, pero muy abundante en los meteoritos y el material interplanetario. Además, encontraron diminutas gotitas de cristal de roca, fundida por el calor.

Aparentemente, el misterio comenzaba a resolverse: el objeto de Tunguska había llegado del espacio. Y por culpa de su fragilidad, se habría vaporizado en el aire, sin impactar contra la superficie. Juntando todas las piezas, Florensky arriesgó una teoría. Y en 1963, publicó un recordado artículo en la revista Sky & Telescope: “¿Chocó un cometa contra la Tierra en 1908? Es que, a diferencia de los asteroides, los cometas son objetos extremadamente frágiles, apenas débiles y desprolijas amalgamas de hielo, polvo y roca. La posible conexión entre un pequeño cometa y la catástrofe de Tunguska venía circulando desde 1930. Pero a la luz de todas sus investigaciones, Florensky aseguraba: “ahora, eso si está confirmado”.

Más expediciones, más datos

“Azulina fue lanzada por el aire. El viejo Vasiliy, hijo de Okhchen, voló 12 metros y cayó sobre un árbol, se rompió su brazo. Y pronto murió. Los perros de caza desaparecieron.” (anónimo)

Las expediciones para revelar el misterio de Tunguska continuaron a un ritmo cada vez más intenso. De hecho, desde 1963 hasta hoy, hubo casi 40, casi todas bajo el liderazgo de Nikolai Vasiliev, de la Academia Rusa de Ciencias. Y una de las grandes novedades, fue que a partir de 1989, los rusos invitaron a otros científicos del mundo (estadounidenses, ingleses, alemanes y japoneses) a sumarse a la investigación. Y los resultados de toda esta campaña han sido sumamente interesantes. Así, por ejemplo, en 1977, los soviéticos confirmaron que el terreno de Tunguska contenía ciertas partículas de naturaleza muy similar a las de los meteoritos más comunes: las contritas carbonáceas. Y volvieron a jugarse por la hipótesis de un cometa, con alta presencia de estos materiales. Unos cuantos años más tarde, en 1993, el norteamericano Christopher Chyba y sus colegas se inclinaron por la hipótesis de un pequeño y frágil asteroide rocoso. Y hasta arriesgaron su tamaño y peso: de 30 a 50 metros, y entre 50 y 100 mil toneladas. Otro dato de relevancia fue la intensidad y la ubicación exacta del estallido, deducida a partir del meticuloso estudio de la orientación de los árboles derribados: la explosión tuvo una fuerza de 15 a 30 megatones (cientos de bombas de Hiroshima), ocurrió a unos 6000 metros de altura, sobre un punto ubicado a 60o 55’ Norte, 101o 57’ Oeste. El panorama estaba un poco más claro.

Hipótesis insólitas

“Mientras estaba cazando, fui lanzado al suelo. Quedé inconsciente y sin movimiento, como si estuviera muerto. Más tarde desperté...” (Ivan Aksenov, cazador)

O un pequeño cometa, o un frágil (y también pequeño) asteroide. Es difícil saberlo con certeza, entre otras cosas, porque no existe una sola fotografía del evento. Pero, en principio, esas son las dos explicaciones más sólidas para dar cuenta de la identidad del devastador objeto de 1908. Sin embargo, también han circulado unas cuantas teorías, bastante más osadas, por decirlo de algún modo. Hay quienes dicen que lo que explotó en el cielo de Tunguska fue un pedazo de antimateria, que vagaba a la deriva por el espacio, hasta que tropezó con nuestro planeta. Según esta versión, la aniquilación materia-antimateria habría provocado el desastre. Otros hablan de un “mini-agujero negro” que, literalmente, habría atravesado la Tierra. Suena raro, porque nadie vio el “orificio de salida”. Una tercera hipótesis insólita le echa la culpa a una extravagante experimento eléctrico a manos del mismísimo Nikola Tesla. Y claro, como era de esperarse, también hubo lugar para los extraterrestres: a modo de un adelantado “Incidente Roswell”, se dice que el objeto era un plato volador que, quien sabe por qué, estalló en el aire. Avalando esta simpática historieta, el año pasado, un ruso llamado Yuri Lavbin dijo haber encontrado pedazos de la infortunada nave espacial. En realidad, todo indica que son fragmentos de cohetes espaciales rusos de los años ´60. El caso Tunguska, con su halo de magia y misterio, da para todo.

¿Un pedazo del Encke?

“En el campamento de Vasiliy Dzhenkoul unos 700 renos fueron quemados, juntos a las tiendas y a las provisiones. El se salvó porque estaba lejos con otros de sus rebaños.”
(anónimo)

Pero volvamos a las hipótesis más fuertes. La ausencia de un cráter y el desparramo de partículas cósmicas en toda la región, apuntan a un objeto que entró a la atmósfera a decenas de miles de kilómetros por hora, calentándose tanto que, debido a la fragilidad de sus materiales, terminó desintegrándose en el aire, en medio de un descomunal estallido. Es cierto que un asteroide pudo haber corrido tal suerte, especialmente si su constitución es mayormente rocosa –de baja densidad- y no tanto metálica. Sin embargo, la explosión parece más fácil de explicar en un cometa, cuyo cuerpo es, más que nada, hielo y polvo. En este sentido, hay quienes buscaron hilar aún más fino: en 1976, el astrónomo checo Lubor Kresak dijo que, teniendo en cuenta la dirección del objeto y su ángulo de entrada (unos 30?), era muy probable que se tratara de un fragmento del famoso cometa Encke (cuyos parámetros orbitales coincidían con su trayectoria). Las estimaciones de Kresak eran más generosas que las de Chyba: unos 100 metros de diámetro, y una masa de hasta 1 millón de toneladas. Ahora bien, los cometas –o en este caso, un pedazo- suelen ser bastantes vistosos. Entonces: ¿cómo es posible que nadie lo hubiese detectado antes? Tal vez porque era muy chico. O tal vez, porque venía de la dirección visual del Sol, que lo habría imposible de detectar. Quien sabe.


Epílogo

Después de 98 años, la ciencia ha logrado aclarar buena parte del caso Tunguska. Sin embargo, no está del todo resuelto, y por eso, durante los próximos años continuarán las expediciones hasta aquel lugar perdido de Siberia Oriental. Evidentemente, lo sucedido en 1908 ha ido mucho más allá de la curiosidad científica, y con el tiempo, ha despertado un interés mucho más generalizado. Y se entiende, porque, en cierto modo, bien puede interpretarse como una “alarma”. En sus 4600 millones de años, la Tierra ha vivido incontables episodios similares, e incluso mucho peores. Los cometas y los asteroides suelen caer. Tarde o temprano. Aquella catástrofe de principios del siglo XX destruyó, de un plumazo, una superficie 10 veces mayor a la de Buenos Aires. Y si, efectivamente, ocurriera en una ciudad, millones de personas morirían, en lo que sería el capítulo más trágico de la historia.

sábado, 18 de abril de 2015

EL PROYECTO MK-ULTRA DE LA CIA: LA META: CONTROL MENTAL

El ultra secreto proyecto MK-ULTRA de control mental



El día 28 de noviembre de 1953, un hombre se arrojó por la ventana del décimo piso de un hotel de Nueva York. Se trataba del Doctor Frank Olson, un científico que trabajaba en la Chemical Corps Special Operations Division (División de operaciones especiales del Ejército de Estados Unidos dedicado a la investigación química). Las razones de este aparente suicidio tardaron más de veinte años en ver la luz. Detrás de la muerte del científico, al parecer, estaba la CIA su proyecto MK ULTRA. ¿Pero que era el proyecto MK ULTRA ? Se trata de algo que puede parecer ciencia ficción por la cantidad de películas, novelas y hechos que se han relacionado con el mismo. No era ni más ni menos que un proyecto destinado a conseguir el control de la mente. ¿Con qué finalidad? Se apuntan varias tesis, por un lado está el interés en obtener información de los espías enemigos y prisioneros de guerra, por otro lado crear "súper soldados" que no revelen secretos y por último, y este es el que más encaja en la "teoría de la conspiración", crear asesinos que no saben que lo son, que se "activan" a voluntad de quien los domina y son incapaces de recordar lo que han hecho y porqué. El MK-ULTRA , se había creado como continuación de un programa anterior conocido como BLUEBIRD. Originalmente BLUEBIRD fue concebido para contrarrestar los avances soviéticos en tecnologías de lavado de cerebro. El proyecto costó unos diez millones de euros y en él participaron numerosos científicos de las principales agencias de investigación, Institutos tecnológicos y Universidades más prestigiosas del país. Como sus predecesores, el MK-ULTRA era otro de los múltiples proyectos de la Agencia norteamericana para enfrentarse a la Unión Soviética durante la “Guerra Fría”. 


Experimentos con niños para control mental


El experimento se basaba inicialmente en la narco-hipnosis, o la combinación de drogas y una cuidada programación hipnótica. Siempre evolucionando, el proyecto BLUEBIRD, fue más tarde conocido como ARTICHOKE y transformado en un programa ofensivo de control mental que aunaba las divisiones de  inteligencia del Ejército, la Marina, la Fuerza Aérea y el FBI. El fin del proyecto fue delineado en un memorando de enero de 1952, que preguntaba “¿Podemos tomar el control de un individuo, para que este haga nuestra voluntad contra la suya propia, y aún contra las propias leyes fundamentales de la naturaleza y la autoconservación? Se formó un equipo de trabajo en la CIA que pudiera viajar, en cualquier momento a cualquier sitio. Su tarea era probar nuevas técnicas para interrogar, y asegurarse que las víctimas no pudieran recordar nada de ese interrogatorio. Se probaron toda clase de drogas, desde marihuana a LSD LSD, heroína y pentotal , también llamada la droga de la verdad. 

Formas de estimulacion cerebral aplicadas

El 13 de abril de 1953 se creó el MK-ULTRA por orden directa de Allen Dulles, el entonces director del CIA. El primer jefe del programa fue Sidney Gottlieb. Su fin era mucho más ambicioso que todos los proyectos anteriores,El 13 de abril de 1953 se creó el MK-ULTRA por orden directa de Allen Dulles, el entonces director del CIA. El primer jefe del programa fue Sidney Gottlieb. Su fin era mucho más ambicioso que todos los proyectos anteriores, y sólo tenían acceso los mandos más altos de la CIA. El MK-ULTRA estaba considerado como un paraguas para OTROS 149 SUB-PROYECTOS. Muchos de estos tenían que ver con pruebas realizadas ilegalmente con drogas, otros tenían que ver con la electrónica. Uno en particular exploraba la posibilidad de activar un organismo a control remoto. Querían lograr una técnica de lavado de cerebro para convertir individuos en mensajeros y espías sin que ellos lo supieran, también podrían convertirse en un futuro, en terroristas o asesinos. El Congreso de Estados Unidos siempre ha tratado de controlar las actividades de la CIA y marcar unas pautas dentro de un régimen de legalidad, pero desde el mismo día de su creación el proyecto MK ULTRA se saltó cualquier tipo de control y no tuvo ningún problema en utilizar ciudadanos indefensos como cobayas en sus experimentos. El plan original de la droga de la verdad avanzó hasta el proyecto MKSEARCH. Éste, iniciado en 1965, era un proyecto total de control mental y modificación de la conducta mediante medicamentos (drogas y agentes biológicos). La modificación de la conducta buscada trataba de entrenar a asesinos inconscientes. Se trataba del asesino secreto perfecto, ya que ni el mismo asesino sabía que él trabajaba para la CIA. El control mental se planteó como un método para decantar la Guerra Fría en el lado norteamericano. Estos asesinos eran conocidos como “candidatos de Manchuria” 

La muerte de Marilyn Monroe con sobredosis de LSD



John Marks, que parece que trabajó para el gobierno estadounidense, utilizando algunos documentos de hechos públicos expuso el proyecto al pueblo americano, en un libro llamado "La búsqueda del Candidato de Manchuria". 

Quizá nunca se sabrá hasta que nivel llegó la ilegalidad del MK-ULTRA, ya que Richard Helms, director de la CIA y mentor del proyecto, ordenó la destrucción de toda la documentación existente, en 1973, cuando terminó su mandato. Pero algunos documentos sobrevivieron porque, casualmente, estaban mal archivados y vieron la luz al final de los años 70. Algunos de los elementos usados en el programa eran la radiación y el LSD. También se usaron barbitúricos y anfetaminas simultáneamente, un proceso que se abandonó porque la muerte del interrogado era demasiado frecuente. Se utilizaban también muchas otras drogas. Los sujetos
de las pruebas eran empleados de la CIA, miembros de los servicios militares, médicos, agentes del gobierno, prostitutas, pacientes con enfermedades mentales y todo tipo de gente, muchas veces sin que los involucrados supieran lo que se hacía con ellos ni se solicitara su consentimiento. En diciembre de 1974 el New York Times informó sobre las actividades ilegales domésticas de la CIA, mencionando unos experimentos con ciudadanos estadounidenses. Pronto siguieron investigaciones del Congreso y la Comisión Rockefeller. Las investigaciones demostraron que el doctor Frank Olsen había muerto por una caída desde una ventana después de que le administraran un coctail de drogas. La familia Olsen consiguió reabrir el caso en 1994, tras exhumar el cuerpo y hallar indicios de homicidio. La investigación, sin embargo, no consiguió encontrar pruebas concluyentes y cerró el caso en 1996. También se demostró que las personas sometidas a los experimentos no habían dado su consentimiento.




"EL candidato de Manchuria" 


Al final de 1940 había una terrible preocupación dentro de la CIA, y del Gobierno americano, acerca de las posibilidades del Control Mental o del lavado de cerebro. Parece ser que un Cardenal húngaro tuvo que comparecer en un juicio farsa en Budapest y que parecía un robot controlado, esto levantó sospechas y miedo de que existiera una tecnología disponible que estaba permitiendo que se realizaran actos en contra de la propia voluntad. Como consecuencia surgió la sospecha de que todo el propósito del MK ULTRA era la creación del Candidato de Manchuria, una persona que podría ser utilizada para cometer un asesinato y después olvidarlo. Los "investigadores" estimaron que desde 1950 miles de ciudadanos americanos podían haber sido torpemente utilizados en este programa secreto, supuestas victimas hablan de horribles experimentos con drogas, hipnosis, e implantes así como tecnología de microondas de última generación, su meta era simple, erosionar el pensamiento racional y crear asesinos programados. El 20 de Septiembre de 1977, el Senado decidió investigar las actividades de la CIA, sin embargo en la investigación, la CIA negó que MK ULTRA tuviera como propósito la creación de candidatos de Manchuria. 

Algunos de estos experimentos se podrían haber realizado en la Base de Montauk, Long Island - New York. Uno de los trabajadores de la base, supuestamente, contó con pelos y señales como y cuando se realizaron. Decía que " podían hacer que un individuo fuera extremadamente fácil de programar y lo podían enviar para que fuera un asesino o un súper soldado lo que quisieran" Sobre si tuvieron éxito estos experimentos, hay quien afirma que los asesinos de los hermanos Kennedy o el autor del atentado de Oklahoma City, fueron programados para cometer los crímenes y que no eran del todo responsables. En los últimos años las victimas del Mkultra, han comenzado a hablar, victimas de experimentos de Control de la Mente, han formado una organización llamada ACHES-MC, están haciendo campaña, para que el Gobierno de Estados Unidos, reinvestigue los programas de investigación sobre Control de la Mente. Dos supuestos supervivientes del Mkultra testificaron ante un comité Presidencial que investigaba la nociva utilización de ciudadanos americanos en experimentos científicos encubiertos, el Expresidente Clinton, pidió perdón por los experimentos sobre radioactividad llevados acabó con ciudadanos americanos. En un almacén cerrado en algún sitio cerca de Washington, la CIA, almacena todos sus archivos y documentos clasificados, una completa historia de sus operaciones encubiertas. Cediendo a la presión del público, el Expresidente Clinton ordenó a la CIA desclasificar documentos secretos que tengan más de 25 años, la CIA ha solicitado ciertas excepciones a está desclasificación. La verdad real acerca del MK-ULTRA permanece todavía en el secreto y parece ser que lo que se ha desclasificado no es más que la punta del iceberg.


Los pocos documentos que se salvaron de la destrucción referentes a MK-ULTRA



martes, 14 de abril de 2015

COMO DESANGRARON A MI TIERRA... AMERICA LATINA... EDUARDO GALEANO VIVIRÁS POR SIEMPRE¡

EXTRACTO DEL LIBRO "LAS VENAS ABIERTAS DE AMÉRICA LATINA"



GRACIAS AL SACRIFICIO DE LOS ESCLAVOS
EN EL CARIBE, NACIERON LA MÁQUINA
DE JAMES WATT Y LOS CAÑONES DE WASHINGTON

El Che Guevara decía que el subdesarrollo es un enano de cabeza enorme y panza hinchada: sus piernas débiles y sus brazos cortos no armonizan con el resto del cuerpo. La Habana resplandecía, zumbaban los cadillacs por sus avenidas de lujo y en el cabaret más grande del mundo ondulaban, al ritmo de Lecuona, las vedettes más hermosas; mientras tanto, en el campo cubano, sólo uno de cada diez obreros agrícolas bebía leche, apenas un cuatro por ciento consumía carne y, según el Consejo Nacional de Economía, las tres quintas partes de los trabajadores rurales ganaban salarios que eran tres o cuatro veces inferiores al costo de la vida.
Pero el azúcar no sólo produjo enanos. También produjo gigantes o, al menos, contribuyó intensamente al desarrollo de los gigantes. El azúcar del trópico latinoamericano aportó un gran impulso a la acumulación de capitales para el desarrollo industrial de Inglaterra, Francia, Holanda y, también, de los Estados Unidos, al mismo tiempo que mutiló la economía del nordeste de Brasil y de las islas del Caribe y selló la ruina histórica de África. El comercio triangular entre Europa, África y América tuvo por viga maestra el tráfico de esclavos con destino a las plantaciones de azúcar. «La historia de un grano de azúcar es toda una lección de economía política, de política y también de moral», decía Augusto Cochin. Las tribus de África occidental vivían peleando entre sí, para aumentar, con los prisioneros de guerra, sus reservas de esclavos. Pertenecían a los dominios coloniales de Portugal, pero los portugueses no tenían naves ni artículos industriales que ofrecer en la época del auge de la trata de negros, y se convirtieron en meros intermediarios entre los capitanes negreros de otras potencias y los reyezuelos africanos. Inglaterra fue, hasta que ya no le resultó conveniente; la gran campeona de la compra y venta de carne humana. Los holandeses tenían, sin embargo, más larga tradición en el negocio, porque Carlos V les había regalado el monopolio del transporte de negros a América tiempo antes de que Inglaterra obtuviera el derecho de introducir esclavos en las colonias ajenas. Y en cuanto a Francia, Luis XIV, el Rey Sol, compartía con el rey de España la mitad de las ganancias de la Compañía de Guinea, formada en 1701 para el tráfico de esclavos hacia América, y su ministro Colbert, artífice de la industrialización francesa, tenía motivos para afirmar que la trata de negros era «recomendable para el progreso de la marina mercante nacional» Adam Smith decía que el descubrimiento de América había «elevado el sistema mercantil a un grado de esplendor y gloria que de otro modo no hubiera alcanzado jamás». Según Sergio Bagú, el más formidable motor de acumulación del capital mercantil europeo fue la esclavitud americana; a su vez, ese capital resultó «la piedra fundamental sobre la cual se construyó el gigantesco capital industrial de los tiempos contemporáneos» (38 Sergio Bagú, op. cit.)
La resurrección de la esclavitud grecorromana en el Nuevo Mundo tuvo propiedades milagrosas: multiplicó las naves, las fábricas, los ferrocarriles y los bancos de países que no estaban en el origen ni, con excepción de los Estados Unidos, tampoco en el destino de los esclavos que cruzaban el Atlántico. Entre los albores del siglo XVI y la agonía del siglo XIX, varios millones de africanos, no se sabe cuántos, atravesaron el océano; se sabe, sí, que fueron muchos más que los inmigrantes blancos, provenientes de Europa, aunque, claro está, muchos menos sobrevivieron. Del Potomac al río de la Plata, los esclavos edificaron la casa de sus amos, talaron los bosques, cortaron y molieron las cañas de azúcar, plantaron algodón, cultivaron cacao, cosecharon café y tabaco y rastrearon los cauces en busca de oro. ¿A cuántas Hiroshimas- equivalieron sus exterminios sucesivos? Como decía un plantador inglés de Jamaica, «a los negros es más fácil comprarlos que criarlos». Caio Prado calcula que hasta principios del siglo XIX habían llegado a Brasil entre cinco y seis millones de africanos; para entonces, ya Cuba era un mercado de esclavos tan grande como lo había sido, antes, todo el hemisferio occidental. (39 Daniel P. Mannix y M. Cowley. Historia de la trata de !egros, Madrid, 1962).
Allá por 1562, el capitán John Hawkins había arrancado trescientos negros de contrabando de la Guinea portuguesa. La reina Isabel se puso furiosa: «Esta aventura -sentenció- clama venganza del cielo». Pero Hawkins le contó que en el Caribe había obtenido, a cambio de los esclavos, un cargamento de azúcar y pieles, perlas y jengibre. La reina perdonó al pirata y se convirtió en su socia comercial. Un siglo después, el duque de York marcaba al hierro candente sus iniciales, DY, sobre la nalga izquierda o el pecho de los tres mil negros que anualmente conducía su empresa hacia las «islas del azúcar». La Real Compañía Africana, entre cuyos accionistas figuraba el rey Carlos II, daba un trescientos por ciento de dividendos, pese a que, de los 70 mil esclavos que embarcó entre 1680 y 1688, sólo 46 mil sobrevivieron a la travesía. Durante el viaje, numerosos africanos morían víctima de epidemias o desnutrición, o se suicidaban negándose a comer, ahorcándose con sus cadenas o arrojándose por la borda al océano erizado de aletas de tiburones. Lenta pero firmemente, Inglaterra iba quebrando la hegemonía holandesa en la trata de negros. La South Sea Company fue la principal usufructuaria del «derecho de asiento» concedido a los ingleses por España, y en ella estaban envueltos los más prominentes personajes de la política y las finanzas británicas; el negocio, brillante como ninguno, enloqueció a la bolsa de valores de Londres y desató una especulación de leyenda.
El transporte de esclavos elevó a Bristol, sede de astilleros, al rango de segunda ciudad de Inglaterra, y convirtió a Liverpool en el mayor puerto del mundo. Partían los navíos con sus bodegas cargadas de armas, telas, ginebra, ron, chucherías y vidrios de colores, que serían el medio de pago para la mercadería humana de África, que a su vez pagaría el azúcar, el algodón, el café y el cacao de las plantaciones coloniales de América. Los ingleses imponían su reinado sobre 68
los mares. A fines del siglo XVIII, África y el Caribe daban trabajo a ciento. ochenta mil obreros textiles en Manchester; de Sheffield provenían los cuchillos, y de Birmingham, 150 mil mosquetes por año(10 Eric Williams, Capitalism and Slavery,Chapel Hill, Carolina del Norte, 1944.) . Los caciques africanos recibían las mercancías de la industria británica y entregaban los cargamentos de esclavos a los capitanes negreros. Disponían, así, de nuevas armas y abundante aguardiente para emprender las próximas cacerías en las aldeas. También proporcionaban marfiles, ceras y aceite de palma. Muchos de los esclavos provenían de la selva y no habían visto nunca el mar; confundían los rugidos del océano con los de alguna bestia sumergida que los esperaba para devorarlos o, según el testimonio de un traficante de la época, creían, y en cierto modo no se equivocaban, que «iban a ser llevados como carneros al matadero, siendo su carne muy apreciada por los europeos» (41 Daniel P. Mannix y M. Cowley, op. cil) . De muy poco servían los látigos de siete colas para contener la desesperación suicida de los africanos.
Los «fardos» que sobrevivían al hambre, las enfermedades y el hacinamiento de la travesía, eran exhibidos en andrajos, pura piel y huesos, en la plaza pública, luego de desfilar por las calles coloniales al son de las gaitas. A los que llegaban al Caribe demasiado exhaustos se los podía cebar en los depósitos de esclavos antes de lucirlos a los ojos de los compradores; a los enfermos se los dejaba morir en los muelles. Los esclavos eran vendidos a cambio de dinero en efectivo o pagarés a tres años de plaza. Los barcos zarpaban de regreso a Liverpool llevando diversos productos tropicales: a comienzos del siglo XVIII, las tres cuartas partes del algodón que hilaba la industria textil inglesa provenían de las Antillas, aunque luego Georgia y Louisiana serían sus principales fuentes; a mediados del siglo, había ciento veinte refinerías de azúcar en Inglaterra.
Un inglés podía vivir, en aquella época, con unas seis libras al año; los mercaderes de esclavos de Liverpool sumaban ganancias anuales por más de un millón cien mil libras, contando exclusivamente el dinero obtenido en el Caribe y sin agregar los beneficios del comercio adicional. Diez grandes empresas controlaban los dos tercios del tráfico. Liverpool inauguró un nuevo sistema de muelles; cada vez se construían más buques, más largos y de mayor calado. Los orfebres ofrecían «candados y collares de plata para negros y perros», las damas elegantes se mostraban en público acompañadas de un mono vestido con un jubón bordado y un niño esclavo, con turbante y bombachudos de seda. Un economista describía por entonces la trata de negros como «el principio básico y fundamental de todo lo demás; como el principal resorte de la máquina que pone en movimiento cada rueda del engranaje». Se propagaban los bancos en Liverpool y Manchester, Bristol, Londres y Glasgow; la empresa de seguros Lloyd's acumulaba ganancias asegurando esclavos, buques y plantaciones. Desde muy temprano, los avisos del London Gazette indicaban que los esclavos fugados debían ser devueltos a Lloyd's. Con fondos del comercio negrero se construyó el gran ferrocarril inglés del oeste y nacieron industrias como las fábricas de pizarras de Gales. El capital acumulado en el comercio triangular --manufacturas, esclavos, azúcar- hizo posible la invención de la máquina de vapor: James Watt fue subvencionado por mercaderes que habían hecho así su fortuna. Eric Williams lo afirma en su
documentada obra sobre el tema. 69
A principios del siglo XIX , Gran Bretaña se convirtió en la principal impulsora de la campaña antiesclavista. La industria inglesa ya necesitaba mercados internacionales con mayor poder adquisitivo, lo que obligaba a la propagación del régimen de salarios. Además, al establecerse el salario en las colonias inglesas del Caribe, el azúcar brasileño, producido con mano de obra esclava, recuperaba ventajas por sus bajos costos comparativos. (42 La primera ley que expresamente prohibió la esclavitud en Brasil no fue brasileña. Fue, y no por casualidad, inglesa. El Parlamento británico la votó el 8 de agosto de 1845. Osny Duarte Pereira, Quem faz as leis no Brasil?, Río de janeiro, 1963.)
La Armada británica se lanzaba al asalto de los buques negreros, pero el tráfico continuaba creciendo para abastecer a Cuba y a Brasil. Antes de que los botes ingleses llegaran a los navíos piratas, los esclavos eran arrojados por la borda: adentro sólo se encontraba el olor, las calderas calientes y un capitán muerto de risa en cubierta. La represión del tráfico elevó los precios y aumentó enormemente las ganancias. A mediados del siglo, los traficantes entregaban un fusil viejo por cada esclavo vigoroso que arrancaban del África, para luego venderlo en Cuba a más de seiscientos dólares.
Las pequeñas islas del Caribe habían sido infinitamente más importantes, para Inglaterra, que sus colonias del norte. A Barbados, Jamaica y Montserrat se les prohibía fabricar una aguja o una herradura por cuenta propia. Muy diferente era la situación de Nueva Inglaterra, y ello facilitó su desarrollo económico y, también, su independencia política.
Por cierto que la trata de negros en Nueva Inglaterra dio origen a gran parte del
capital que facilitó la revolución industrial en Estados Unidos de América. A mediados del siglo XVIII, los barcos negreros del norte llevaban desde Boston, Newport o Providence barriles llenos de ron hasta las costas de África; en África los cambiaban por esclavos; vendían los esclavos en el Caribe y de allí traían la melaza a Massachusetts, donde se destilaba y se convertía, para completar el ciclo, en ron. El mejor ron de las Antillas, el West Indian Rum, no se fabricaba en las Antillas. Con capitales obtenidos de este tráfico de esclavos, los hermanos Brown, de Providence, instalaron el horno de fundición que proveyó de cañones al general George Washington para la guerra de la independencia. (43 Daniel P. Mvnnix y M. Cowley, op. cit). Las plantaciones azucareras del Caribe, condenadas como estaban al monocultivo de la caña, no sólo pueden considerarse el centro dinámico del desarrollo de las «trece colonias» por el aliento que la trata de negros brindó a la industria naval y a las destilerías de Nueva Inglaterra. También constituyeron el gran mercado para el desarrollo de las exportaciones de víveres, maderas e implementos diversos con destino a los ingenios, con lo cual dieron viabilidad económica a la economía granjera y precozmente manufacturera del Atlántico norte. En gran escala, los navíos fabricados por los astilleros de los colonos del norte llevaban al Caribe peces frescos y ahumados, avena y granos, frijoles, harina, manteca, queso, cebollas, caballos y bueyes, velas y jabones, telas, tablas de pino, roble y cedro para las cajas de azúcar (Cuba contó con la primera sierra de vapor que llegó a la América hispánica pero no tenía madera que cortar) y duelas, arcos, aros, argollas y clavos.

Así se iba trasvasando la sangre por todos estos procesos. Se desarrollaban los países desarrollados de nuestros días: se subdesarrollaban los subdesarrollados.

VIVIRÁS POR SIEMPRE GALEANO¡¡

lunes, 13 de abril de 2015

LOS CINCO PILARES DEL COMPLEJO MILITAR INDUSTRIAL DE EEUU

Los cinco pilares del complejo industrial militar de Estados Unidos


“Se pueden encontrar sistemas militares desmesurados en cualquier modalidad de gobierno que mantenga actitudes de rechazo ante la libertad, y que son considerados particularmente hostiles ante la libertad republicana.” George Washington (1732-1799). Primer presidente estadounidense. “[La] conjunción de un sistema militar inmenso y de una gran industria armamentística es algo nuevo en la experiencia estadounidense… En los consejos de gobierno, debemos guardarnos bien de que el complejo industrial militar llegue a tener una influencia injustificable, sea o no alentada. Hay potencial, y seguirá habiéndolo, para que se produzca ese desastroso aumento de poder a todas luces inapropiado.” Dwight D. Eisenhower (1890-1969), 34º presidente, discurso de despedida, 17 de enero de 1961.

D. Einsenhower en su discurso denunciando el "complejo militar industrial"

“Que nuestro país vaya ahora encaminado hacia un modelo de economía basada en las armas es parte del modelo general de una política desacertada, alimentado con ayuda de una psicosis, inducida artificialmente, de histeria de guerra y nutrida a partir de una propaganda incesante alrededor del miedo.” General Douglas MacArthur, discurso del 15 de mayo de 1951. En la década de los años veinte del pasado siglo, el Presidente Calvin Coolidge dijo: “El negocio de EEUU consiste en hacer negocios”. En la actualidad, puede decirse que la industria de armas y la guerra permanente se han convertido en una gran parte del negocio estadounidense, conformándose como una especie de filial de un complejo industrial militar bien arraigado. Anteriores hombres estadounidenses con visión de alcance hicieron advertencias contra esta deriva, hombres como el Presidente George Washington y el Presidente Dwight Eisenhower, al ser intrínsicamente contrapuesta a la democracia y la libertad. Sin embargo, a la actual administración Obama-Biden no le asustan esas tendencias; sus principales miembros son parte de ellas y, precisamente, están muy ocupados 
promocionándolas.Las guerras, especialmente las guerras electrónicas modernas, provocan unas masacres
terribles, pero son también sinónimo de grandes contratos que suponen costes altísimos, grandes beneficios y grandes posibilidades de empleo para todos aquellos que conforman el necesario engranaje militar. Las guerras son el paraíso de los carroñeros.Las guerras son también una vía para que políticos mediocres monopolicen las noticias y los medios de comunicación en su favor de forma partisana avivando el fervor patriótico y presionando por un nacionalismo de vía estrecha. Efectivamente, inflamar el patriotismo y el 
nacionalismo es un viejo truco demagógico que se utilizó siempre para dominar las naciones. Cuando eso sucede, hay un claro riesgo de que la democracia y la libertad se lleguen a erosionar, e incluso que desaparezcan si esos desarrollos conducen a una concentración exacerbada de poder y de corrupción política. Los ataques terroristas del 11-S de 2001 supusieron una bonanza para el complejo industrial militar estadounidense. Fue un acontecimiento, un “Nuevo Pearl Harbor”, por el que algunos habían estado abiertamente esperando. ¿La razón? Esos ataques dieron el pretexto perfecto para desarrollar gastos militares, que se habían estado en gran medida anhelando tras la desaparición del antiguo Imperio Soviético. Y, además, proporcionaron el fundamento para aumentarlos de modo espectacular, sustituyendo la "guerra contra el comunismo" y la "Guerra Fría contra la URSS" por una "guerra antiterrorista" y una "guerra contra los islamistas". En esta nueva perspectiva, las puertas del gasto militar podían abrirse y éste fluir de nuevo. El desarrollo del cada vez más sofisticado armamento podría continuar y miles de corporaciones y cientos de distritos políticos podrían seguir llevándose los beneficios. Los costes serían asumidos por los contribuyentes, por los hombres y mujeres jóvenes que morirían en combate y por las remotas poblaciones que yacerían bajo la lluvia de bombas que caerían sobre ellos y sus hogares. Efectivamente, en septiembre de 2000, cuando el Pentágono emitió su famoso documento estratégico titulado “Reconstruyendo las Defensas de EEUU”, se expresaba la creencia en que el tipo de transformación militar que los planificadores estaban considerando requeriría de algún “suceso catastrófico y catalizador”, como un nuevo Pearl Harbor, para que fuera posible venderle el plan al pueblo estadounidense. Fueron o intuitivos o afortunados porque, un año más tarde, ya tenían el “Nuevo Pearl Harbor” que estaban esperando. El complejo industrial militar necesita guerras, muchas y sucesivas guerras, para prosperar. El equipamiento militar viejo tiene que ser reparado y reemplazado cada determinado tiempo si hay una guerra en marcha. Pero para justificar el enorme coste que supone tener que desarrollar armas cada vez más mortíferas, se necesita que haya un clima constante de temor y vulnerabilidad. Por ejemplo, hay muchos informes, elaborados por observadores internacionales y personal médico, acerca de que los ataques israelíes contra el Líbano y Gaza durante el verano de 2006 facilitaron el uso de “nuevas armas hechas en EEUU”. Se informó que esas armas incluían bombas de uranio empobrecido, armas de ‘energía directa’ y armas nuevas químicas y biológicas. Estas armas no sólo logran que el acto de matar sea más fácil sino que también dejarán contaminado el medio ambiente con partículas de uranio empobrecido radioactivo durante las próximas décadas. Pero, para construir un pacto suficientemente fuerte como para llevar a un país democrático por la senda de una permanente economía de guerra, se necesita una alianza de intereses entre militaristas, industriales, políticos, aduladores y propagandistas. Estos son los cinco pilares del complejo industrial militar que pueden encontrarse en los Estados Unidos.

1. El sistema militar estadounidense.


En 1991, al final de la Guerra Fría, el presupuesto de defensa de EEUU era de 298.900 millones de dólares. En 2013, ese presupuesto había aumentado hasta alcanzar la cifra de 698.602.800.000 millones de dólares, y esa cifra no incluía los 100.000 millones de más gastados en las guerras de Iraq y Afganistán. Se ha estimado que los gastos militares estadounidenses, sin necesidad de exagerar, se aproximan a la mitad de los desembolsos militares mundiales (48% del total mundial en 2005, según cifras oficiales), a pesar de que la población estadounidense representa menos del 5% de la población mundial y alrededor del 25% de la producción mundial total. Como porcentaje, los gastos militares estadounidenses se engullen un mínimo de un 4.2% del PIB total estadounidense (2013=16.633.400 billones de dólares). Un presupuesto militar tal es mayor que el productor interior bruto (PIB) de algunos países, como Bélgica o Suecia. Es una especie de gobierno dentro de otro gobierno.En 2006, el Departamento de Defensa de EEUU empleó a 2.143.000 personas, mientras que los contratistas de defensa privada emplean a 3.600.000 trabajadores, lo que supone un total de 5.743.000 puestos de trabajo en EEUU relacionados con el sector de la defensa, o el 3,8% del total de la fuerza laboral (en 2013 se duplicaron estas cifras). Además, hay casi 25 millones de veteranos en EEUU. Por tanto, se puede decir que más de 30 millones de estadounidenses reciben cheques que tienen su origen directa o indirectamente en el presupuesto militar de EEUU. Suponiendo con cautela que sólo dos personas mayores de edad votan por hogar, esto se traduce en un bloque de unos 60 millones de votantes estadounidenses que tienen intereses financieros en el sistema militar estadounidense. Así pues, nos encontramos con el peligro de una sociedad militarizada que se perpetua a si misma políticamente.

2. Los contratistas de la defensa privada.

Los cinco contratistas más importnates de la Defensa estadounidense son Lockheed Martin, Boeing, Northrop Grumman, Raytheon y General Dynamics. Van seguidos de Honeywell, Halliburton, BAE System y miles de compañías y subcontratas de defensa más pequeñas. Algunas, como Lockeheed Martin en Bethesda (Maryland) y Raytheon en Waltham (Massachussets) obtienen cerca del 100% de sus negocios de los contratos de defensa. Otras, como Honeywell en Morristown (Nueva Jersey), tienen importantes divisiones de productos de consumo. Sin embargo, todas están preparadas para sacar provecho en cuanto los gastos de suministros de armas aumentan. De hecho, los contratistas de defensa estadounidenses han estado disfrutando de los grandes presupuestos del Pentágono desde marzo de 2003, i.e., desde el comienzo de la guerra de Iraq. Como consecuencia, han contabilizado aumentos considerables en los rendimientos totales de sus acciones, yendo desde el 168% (Northrop Grumman) hasta el 1164% (General Dynamics) desde marzo de 2006 a septiembre de 2013.También se ha señalado que los contratistas de la defensa privada juegan otro papel social: son grandes empleadores de antiguos generales y antiguos almirantes del sistema militar de EEUU.

Algunas "Joyas" del Complejo Militar Industrial


3. El sistema político.


En EEUU, el Presidente Barak Obama, una simple marioneta de Wall Street y el Vicepresidente Joe Biden, como antiguo senador, personifican la imagen de políticos consagrados al crecimiento y desarrollo del complejo industrial militar. Su administración ha extendido el sistema militar y de mercenarios y ha adoptado una política exterior militarista a una escala nunca vista desde el final de la Guerra Fría e incluso desde el final de la II Guerra Mundial. Efectivamente, desde la administración Bush-Cheney y la actual Obama- Biden, la industria armamentística se ha vuelto extremadamente rentable. Contratos por miles de millones de dólares van a toda marcha vendiendo aviones y tanques a diversos países en un mundo que evoluciona cada vez más de espaldas al derecho. Casi las dos terceras partes de todas las armas exportadas en el mundo salen de Norteamérica.El Congreso, por su parte, está en deuda con las corporaciones de defensa que operan en las plantas militares existentes es cada uno de los distritos de los congresistas o en los estados de los senadores, además de ciertas gratitudes a los lobbys que les proporcionan fondos y apoyos en los medios en épocas electorales.

4. Los “think tanks” del sistema.

Los asesores y los aduladores que se hallan detrás de la economía orientada hacia la guerra forman un red entrelazada de los denominados “think tanks” con sede en Washington, financiados por ricas fundaciones que están exentas de impuestos y que tienen miles de millones de dólares de activos, como, por ejemplo, la Fundación John M. Olin, la Fundación Scaife o la Fundación Coors, etc… Entre los “think tanks” más influyentes y representativos, cuya misión es orientar la política exterior estadounidense, se encuentra el American Enterprise Institute (AEI), la Heritage Fundation, el Middle East Media Research Institute, el neoconservador Washington Institute for Near Eastern Policy, el Center for Security Policy, el Jewish Institute for National Security Affaire, el Project for the New American Century (PNAC) y el Hudson Institute. Todos esos “think tanks” sirven para un doble objetivo: proporcionan funcionarios gubernamentales para realizar informes políticos sobre diversos temas, normalmente con una visión muy conservadora; y sirven como incubadoras de los departamentos gubernamentales, suministrándoles personal que ya ha sido formado y proporcionando puestos de trabajo para funcionarios que están fuera del poder.Se observa que la misma puerta giratoria que existe entre el sistema militar y los contratistas de defensa, también se mueve entre los “think tank” con sede en Washington y los departamentos del gobierno de EEUU.

5. El establishment de la “propaganda”.

Los propagandistas de la economía a favor de la guerra se pueden fundamentalmente encontrar en la derechista industria de los medios de comunicación estadounidenses. Esto se debe a que la venta de políticas orientadas hacia la guerra requiere la pericia que sólo una bien engrasada máquina de propaganda puede proporcionar. La herramienta propagandística más potente es la televisión. Y ahí, la Red Fox de Noticias de Rupert Murdoch es invencible. No hay un medio de comunicación estadounidense más abiertamente devoto de la ideología neocon y más comprometido en el apoyo de las nuevas guerras estadounidenses que la Fox News. La CNN o la MSNBC pueden intentar algunas veces emularla, pero su profesionalismo les impide acercarse demasiado a Fox News, que está demasiado predispuesta a favor de la guerra y promueve sin pudor alguno la dominación global de EEUU. Los esfuerzos de propaganda de Fox están estrechamente coordinados con otro medio escrito propiedad de Murdoch, como es el Weekly Standard y el New York Post. El Washington Times, que está controlado por el Reverendo de la Iglesia de la Unificación Sun Myung Moon, el neoconservador New York Sun y otras publicaciones neocon, como el National Review, The New Republic, The American Spectator, the Wall Street Journal, completan la infraestructura más importante de propagandistas a favor de la guerra. En conclusión, esa conjunción de cinco maquinarias para la guerra, i.e., el inflado establishment militar, la gran industria armamentística estadounidense, la administración neocon favorable a las guerras, con el Congreso de rodillas ante los lobbys militaristas, la red de “think tanks” favorables a la guerra y los belicosos propagandistas de los medios constituyen el marco del complejo industrial militar, del cual el Presidente Dwight Eisenhower, en 1961, hace ya 45 años, ya temía sabiamente que pudiera ejercer una influencia corrosiva sobre la sociedad estadounidense. 


El Verdadero poder que secuestro la democracia en EEUU a partir de 1963