lunes, 28 de mayo de 2018

TERMINE DE LEER NAPOLEÓN DE JEAN TULARD

Lo que los historiadores franceses actuales hacen con el Imperio napoleónico es dejarlo estrictamente solo o ponerlo patas arriba. Así, Louis Bergeron y Alan Forrest miran a la Grande Armée solo de manera incidental, y solo para señalar las injusticias del reclutamiento y las altas tasas de deserción. Jean Tulard está menos alienado, como era previsible, ya que su apelación abarca la Sorbona donde enseña, la Academia Francesa que le otorgó el Gran Premio de Oro por este libro y las mesas de café donde a menudo se leen. Sin embargo, es indicativo que incluso en esta brillante biografía, el héroe no es tanto Napoleón como los militares como la burguesía civil. Porque era principalmente ellos, argumenta Tulard, especialmente los Notables, quienes respaldaron a Napoleón en 1799 como el único salvador ofrecido por la inestabilidad política del Directorio. Esto convenía a Napoleón, que necesitaba una base de poder más amplia y más maleable que el Ejército: el plebiscito de 1802 que lo convirtió en cónsul de por vida provocó más negativas de los soldados que de cualquier otro grupo.

 El Concordato se centró en el conservadurismo religioso burgués y en el codiciado Código Civil de 1804, propiedad burguesa, aunque más en forma de tierra que acciones y acciones. Hasta las campañas españolas y rusas, las guerras de Napoleón se pagaban por sí mismas y dado que los ricos podían comprar la inmunidad de sus hijos, pudieron experimentar el cumplimiento del chovinismo a un precio de ganga, pero solo hasta 1808. Después de eso, la aceptabilidad de Napoleón fue erosionado por casualidad y error de cálculo. A pesar de su bloqueo, Gran Bretaña se negó a sucumbir o ir a la quiebra (aunque Tulard sigue a François Crouzet al pensar que esto fue algo cerrado). Napoleón fue desviado a España y Rusia; el botín se detuvo y la tasa de mortalidad aumentó: 380,000 soldados franceses no regresaron de Moscú. Tal mortalidad impuso una conscripción cada vez más despiadada que alienó al campesinado y mordió la tolerancia de la burguesía. Se enfadaron aún más con la creación de una noblesse de I'Empire de Napoleón y su matrimonio en 1810 con una princesa austriaca. Esta reversión a las élitisms antiguas fue un doble error. Eso convirtió a Napoleón en un enemigo al mismo tiempo que le ganaba pocos amigos de verdad: la nueva nobleza, que en gran parte era igual a la anterior, solo le pagaba 'elogios al usurpador'.

Así que Napoleón de Tulard es esencialmente una amalgama de dos interpretaciones familiares: el agente y abogado de Ralph Waldo Emerson de las nuevas clases medias y el gran innovador de Thomas Carlyle que fue desviado por el "elemento charlatán fatal" de antiguas pompas dinásticas y honores hereditarios. No estoy seguro de si esto es del todo correcto. Las razones que Napoleón en el exilio propuso para su reconstrucción de la nobleza fueron convincentes. Quería reconciliar la Francia bonapartista con la Europa aristocrática; quería integrar la vieja elite francesa con la nueva; y quería crear una nobleza imperial que demostrara la interdependencia del rango social y el servicio al estado, que era precisamente lo que los gobernantes contemporáneos en Austria, Alemania, Rusia y Gran Bretaña estaban tratando de hacer con sus clases altas. Siempre es tentador adelantar razones estructurales a largo plazo para la caída de dinastías, pero como Francia terminó la guerra con reservas de oro razonables y dado que Gran Bretaña en 1810 estaba posiblemente al borde de la bancarrota y la rebelión mercantil, uno se pregunta si algunas victorias más y un poco más de buena suerte podría no haber asegurado a Napoleón, al menos durante su vida.


Uno se pregunta, también, si la tentación de decir que la ropa del Emperador existió solo en la imaginación de algunos de sus súbditos es particularmente fructífera para sucumbir. Por supuesto, las pinturas de propaganda como Napoléon franchissant les Alpes de David son mentiras épicas: Napoleón, de hecho, cruzó los Alpes a horcajadas sobre una mula. Y, por supuesto, Napoleón no era la personificación de Marte ni el favorito de Venus. Como el duque de Wellington se quejó en Waterloo, algunos de los generales de Napoleón eran buenos para atacar y poco más. La propia estrategia militar de Napoleón otorgaba una prima absoluta a la movilidad y, en consecuencia, se volvía incierta cada vez que sus campañas se empantanaban. Sexualmente, también, Napoleón era mejor en la salida relámpago que en la gran conquista después de un asedio prolongado. Hubo una infinidad de asuntos, pero Josephine también fue infiel y las bellezas más célebres de la alta sociedad del Imperio, como Madame Récamier, lo rechazaron. No esta noche, Napoleón.


Tulard obviamente tiene un conocimiento exhaustivo de Napoleón y, en consecuencia, puede avergonzar su reputación muy fácilmente. Su libro ofrece una rica recreación del contexto francés de su sujeto, explora su leyenda con enorme autoridad y proporciona un invaluable ensayo bibliográfico de cien páginas sobre las fuentes y las preguntas abiertas que rodean al Consulado y al Imperio francés. Pero como una evocación de un hombre inusualmente complejo, enérgico, despiadado y vívido, un hombre que -cuando se terminó toda desacitación- logró dominar militar y políticamente Europa durante una docena de años, esta biografía es menos perspicaz y convincente que la que Felix Markham publicó en 1963. La traducción de Teresa Waugh es desigual, pero mejora a medida que avanza; quien sea el responsable de la corrección final debe ser devuelto a tiempo y llevado a Moscú.

viernes, 25 de mayo de 2018

EL VERSÍCULO DE JEREMÍAS QUE DESTRUYE LA TEORÍA DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ

¿“SETENTA AÑOS” PARA QUIÉN? 

Para llegar al 607 a.C. como que fue la fecha de la destrucción de Jerusalén la Sociedad Watchtower hace referencia a la profecía de Jeremías de los "setenta años", reclamando que éste fue el período que los exiliados judíos pasaron en Babilonia después de la destrucción de Jerusalén. Además reclaman que los exiliados retornaron a Jerusalén en el 537 a.C., dos años después de la caída de Babilonia en el 539 a.C. Al sumarle setenta años a la fecha 539 a.C., la Sociedad llegan al 607 como que fue el año de la destrucción de Jerusalén. 

Veamos el Versículo:

(Jer 25:11 NBJ)  Será reducida toda esta tierra a pura desolación, y servirán estas gentes al rey de Babilonia setenta años.

(Jer 25:11 NBJcat)  Será reducida toda esta tierra a pura desolación, y servirán estas gentes al rey de Babilonia setenta años.

(Jer 25:11 KADOSH)  Esta tierra completa se convertirá en una ruina, un despojo; y estas naciones servirán entre los Goyim por setenta años. 

Debe ser notado que esta profecía no habla de la longitud del exilio judío, como así reclaman los autores, sino de la longitud del período que "estas naciones" ("todas las naciones" según Jeremías 27:7) servirían al rey de Babilonia. 

La segunda predicción en cuanto a los setenta años se encuentra en Jeremías 29:10, y qué los autores citan como sigue: 

―Porque esto es lo que ha dicho Jehová: "Conforme se cumplan setenta años en Babilonia yo dirigiré mi atención a ustedes, y ciertamente estableceré para con ustedes mi buena palabra trayéndolos de vuelta a este lugar". Traducción SEGÚN LOS TESTIGOS de JEHOVA.

miremos otras traducciones bíblicas:

(Jer 29:10 NBJ)  Pues así dice Yahvé: Al filo de cumplírsele a Babilonia setenta años, yo os visitaré y confirmaré sobre vosotros mi favorable promesa de volveros a este lugar;

(Jer 29:10 KADOSH)  "Porque aquí está lo que YAHWEH dice: 'Después que se cumplan los setenta años de Bavel, Yo los visitaré y cumpliré mi buena promesa de traerlos de regreso a este lugar. 

La preposición hebrea traducida "en" aquí en la TNM de los testigos de Jehova se trata de le. Las autoridades modernas en el hebreo están de acuerdo que esta preposición significa "a‖" "para", "para" con "de‖". Ellos señalan que también pudiese usarse en un sentido local o espacial (en), pero sólo en ciertas expresiones adverbiales, en cualquier caso no en Jeremías 29:10, dónde el significado es "para Babilonia". El Hebraísta sueco Dr. Seth Erlandsson afirma que: "El sentido espacial es imposible en Jer. 29:10." Otros Hebraístas están de acuerdo, incluyendo el Profesor Ernst Jenni, la autoridad principal en las preposiciones hebreas. ¡Su obra, solamente en la preposición le cubre 350 páginas! 


Muy pocas traducciones de la Biblia en inglés en Jeremías 29:10 vierten ―en Babilonia‖, y la mayoría de las que lo hacen casi todas fueron influenciadas por la venerada versión King James Version (KJV) de 1611. Hoy se comprende que esta es una traducción incorrecta. Justamente, como Ernst Jenni señala: "El verter en todos los comentarios modernos y traducciones es ―para Babel‖ (Babel como un poder mundial, no una ciudad o tierra); esto está claro por el dialecto así como también por el contexto."

Precisamente la NVI, la traducción habitualmente citada en el artículo de La Atalaya en inglés, vierte en Jeremías 29:10 como sigue: 

"Cuando a Babilonia se le hayan cumplido los setenta años, yo los visitaré; y haré honor a mi promesa en favor de ustedes, y los haré volver a este lugar."
Los autores del artículo de La Atalaya en inglés, de hecho, citan a Jeremías 29:10 según la NVI en la página 27, pero con una omisión eminente, lo mismo hacen en español citando de la BNP: 
"Cuando se cumplan los setenta años [...], me ocuparé de ustedes [...] trayéndolos de nuevo a este lugar."

Es cierto que ellos mencionaron antes en la misma página que ―algunas traducciones... dicen "para Babilonia‖ (BN)". Pero ellos evidentemente no quisieron darle más énfasis a esto más adelante en el contexto dónde ellos exigen que: "la Biblia muestra que Judá fue castigada con dureza durante setenta años." Esta reclamación es contradicha por las traducciones modernas las cuales muestran que los setenta años se refieren al período de supremacía babilónica, desde la caída de Asiría en el 609 a.C. hasta la caída de Babilonia en el 539 a.C. durante el cual en este período "estas naciones servirán al rey de Babilonia setenta años." Los setenta años fueron "para Babilonia" y no hicieron, por consiguiente, refiriéndose al período de la desolación de Jerusalén o la longitud del exilio judío.

 Como el Profesor Norman Gottwald señala: 

"Ciertamente debe enfatizarse que los setenta años principalmente se refieren al tiempo de dominio mundial babilónico y no al tiempo del exilio, como a menudo de forma desatinada se supone." (N. Gottwald, All the Kingdoms of the Earth, New York, Evanston, London: Harper & Row, Publishers, 1964, Pags. 265, 266) 

Ésta es la conclusión de muchos historiadores y comentaristas bíblicos, no sólo de "algunos", como así los autores de este artículo de La Atalaya en la página 27 afirman, evidentemente en un esfuerzo para reducir esta importante observación. 

Otro reciente ejemplo se trata del Dr. Jack Lundbom, una internacionalmente respetada autoridad sobre el libro de Jeremías. Su comentario de tres volúmenes de Jeremías en la serie de la Biblia Anchor Bible es el más extenso y detallado comentario moderno en el libro, cubriendo un total de 2262 páginas (el Vol. I, 1999, de XXV+934 páginas; El Vol. II, 2004, XVI+649 páginas; y Vol. III, 2004, XIV+638 páginas). En su discusión de los 70 años en Jeremías 25:10-12 y 29:10 El Dr. Lundbom concluye que este período no se refiere: "a la longitud del exilio de Judá ni a las desolaciones de Jerusalén" sino a la tenencia de Babilonia como un poder mundial (Duhm)". Él más adelante afirma: 

"Desde la caída de Nínive (612 A.C.) a la captura de Babilonia por Ciro (539 a.C.) fueron 73 años; desde la batalla de Carquemis (605 a.C. – en el primer año de Nabucodonosor; cotéjese con el 25:1) a la captura de Babilonia por Ciro (539 a.C.) fueron 66 años; y desde el verdadero final del Imperio Asirio (609/8 a.C.) a la captura de Babilonia por Ciro y el retorno de los exiliados (539 a.C.) casi con precisión fueron 70 años." (el Vol. II, Doubleday, 2004, Págs. 249, 250) 

La respuesta para la pregunta, ¿"Setenta Años" para quién?, entonces, es "para Babilonia". Esto es lo que Jeremías claramente predijo en Jeremías 25:11 y 29:10. La reclamación por los autores de este artículo en La Atalaya qué: "la Biblia indica que esos setenta años serían un castigo de Dios contra la gente de Judá y Jerusalén", entra en conflicto con ambas, es decir, la profecía de Jeremías y con la evidencia histórica extrabíblica y claramente se trata de una falsedad. 

CONTINUARA....

sábado, 19 de mayo de 2018

CRISTIANISMO, TOLKIEN Y EL SEÑOR DE LOS ANILLOS

El fondo cristiano de El Señor de los Anillos


Si hubiera que definir la personalidad de J.R.R. Tolkien, sería ineludible aludir a su condición de católico. Esta condición impregnó su obra de manera sutil pero indeleble.

Su libro cumbre, "El Señor de los Anillos", cuya adaptación a la gran pantalla acaba de estrenarse, posee, según han constatado numerosos críticos literarios, un indiscutible poso cristiano.


Tras quedar huérfano a los doce años, Tolkien fue acogido por el padre Francis Morgan, un jesuita de origen hispano-galés que tuvo una gran influencia en su vida. "Siempre tuve la súbita y milagrosa experiencia del amor, del cuidado y del humor de Fray Francis", dijo de él. ¿Se puede ver a la Virgen y al Espíritu Santo en su obra cumbre? Algunos así lo creen.

La madre de Tolkien se convirtió al catolicismo en 1900, cuando su hijo John Ronald Reuel tenía ocho años. La conversión de Mabel Tolkien le supuso un alejamiento de su familia y, por tanto, un acortamiento de sus medios económicos. Mabel Tolkien murió en 1904 y John Ronald, que entonces tenía 12 años, siempre atribuyó su muerte a la incomprensión y dureza de corazón de sus parientes anglicanos.

En una carta de 1958, en la que se definía a sí mismo, Tolkien sentenciaba: "Soy cristiano (lo que puede deducirse de mis historias), y católico apostólico romano". Sus convicciones religiosas las llevó a las páginas de sus libros, como ha recogido Humphrey Carpenter en la biografía que escribió de Tolkien. En ella, Carpenter reconstruye una de las múltiples conversaciones que mantuvieron Tolkien y Jack Lewis, ambos profesores de Oxford.

"Venimos de Dios e inevitablemente los mitos que entretejamos, aunque contengan error, también reflejarán un fragmento desprendido de la auténtica luz, la verdad eterna que está con Dios. Nuestros mitos pueden estar errados, pero se encaminan, aunque temblorosamente, hacia el verdadero puerto, mientras que el progreso materialista sólo conduce a un abismo abierto y a la Corona de Hierro del poder del Mal", dijo Tolkien en aquella ocasión.

Similitudes con el cristianismo

Son innumerables las similitudes que guardan "El Señor de los Anillos" y la teología católica. Por ejemplo, en una carta de 1971, Tolkien afirmaba que la imagen de Galadriel, un personaje de su libro, guardaba una semejanza con la Virgen María. "Creo que es verdad que este personaje debe mucho a la enseñanza cristiana y católica acerca de María y de la presentación de su imagen, pero en realidad Galadriel era una penitente", aseguró en aquella ocasión.

La Encarnación de Cristo encuentra un interesante paralelismo en "El Señor de los Anillos". En "El Anillo de Morgoth", Finrod, uno de los personajes, dice que "si Eru (Dios) no desea abandonar su obra a Melkor (el diablo), Eru debe venir a vencerle. Si Eru deseara hacer esto, no dudo que encontraría un modo, aunque no puedo predecirlo. Pues, así me parece a mí, incluso si Él en sí mismo hubiera de entrar en el mundo, Él debería también permanecer como es, el Autor en el exterior.



Y sin embargo, Andreth, para hablar con humildad, no puedo concebir de qué otro modo podría alcanzarse la cura".

Algunos críticos también encuentran la huella del Espíritu Santo en el libro. En el Ainulindalë, cuando Eru muestra a los Ainur la visión generada a partir de su música, les dice: "¿Eä! ¿Que sean estas cosas! Y envisaré al vacío la Llama Imperecedera, y se convertirá en el corazón del Mundo, y el Mundo será".

La vida eterna, uno de los pilares del cristianismo, también cabe en la obra de Tolkien. La visión de Finrod en el mismo Athrabeth es elocuente: "Todo el tiempo que hablábamos de la muerte como la división de lo unido, yo pensaba en mi corazón en una muerte que no es así, sino el fin de ambos. [...]

Y entonces repentinamente contemplé como en una visión a Arda Rehecha. Y allí los Eldar, completa su historia, pero no finalizada, podían vivir para siempre en el presente, y caminar allí, quizás, con los Hijos de los Hombres, sus libertadores, y cantarles canciones que, incluso en el Gozo más allá del Gozo, hagan resonar los verdes valles y resonar como arpas".

jueves, 17 de mayo de 2018

EL PUENTE AEREO DE BERLIN

LA GESTA HEROICA QUE LE PLANTÓ CARA AL COMUNISMO

Alemania fue el problema que causo la ruptura definitiva de la gran Alianza, del mismo modo que, para empezar, había sido la razón principal de que los tres Grandes se unieran. En la conferencia de Potsdam, Truman, Churchill y Stalin habían decidido que Alemania continuase siendo una única entidad económica, a pesar de su división en zonas de ocupación militar. Sin embargo, los franceses no hicieron caso de esto y continuaron gobernando su zona de ocupación con independencia de las otras zonas aliadas. Los franceses no solo quería que Alemania siguiera siendo débil, sino que también querían asegurarse de que los pagos alemanes en concepto de reparaciones se obtuvieran de la producción alemana actual....

Ya pasaron 70 años del puente aéreo y casi nadie lo olvida. Tras la caída del muro, la mayoría de los berlineses agradece como nunca el hecho de que el sector occidental de la ciudad -el oso refugiado en su cueva capitalista- no se haya quedado solo durante la primera hora de la guerra fría.


Prácticamente todos coinciden en que los 462 días de vínculo aéreo establecido por los Estados Unidos y Gran Bretaña fueron la medida más importante y efectiva contra las intenciones soviéticas y, en particular, contra su crudo bloqueo, que comenzó el 24 de junio de 1948 y se prolongó hasta 12 de mayo de 1949. Una gran batalla ganada por la democracia, la libertad y los valores occidentales.

Corrían los años tensos de la posguerra y tanto las potencias occidentales como la Unión Soviética libraban una pulseada estratégica por el control de la ex capital del Tercer Reich. El problema se desató cuando Moscú, que quería extender su zona de influencia, declaró la unión monetaria en todo Berlín, incluyendo los distritos dominados por las otras potencias, medida que norteamericanos, franceses y británicos desconocieron de inmediato.

En represalia, los soviéticos decidieron cerrar todos los caminos que conducían a la ciudad, que estaban bajo su control desde el fin de la guerra. Pero los aliados sacaron a relucir el puente aéreo, el as en la manga. No era únicamente una cuestión geopolítica. Era, también, una cuestión de supervivencia: el entonces alcalde de la ciudad, Ernst Reuter, había calculado que, ante un eventual sitio, las reservas de alimentos y carbón apenas alcanzarían para seis semanas. "Pueblos del mundo, mirad aquí", pidió en aquel momento.

Una vez cortado el tránsito terrestre y fluvial hacia el sector occidental, con la inverosímil excusa de "una falla técnica", las potencias occidentales pusieron manos a la obra. Por orden del presidente Harry Truman, el gobernador militar de la zona de ocupación norteamericana, general Lucius Clay, dispuso inmediatamente abastecer a Berlín desde el Oeste. Preocupado, Clay pidió las aeronaves "más grandes que hubiera y la mayor cantidad posible".

Los británicos fueron los que mandaron el primer avión y dieron comienzo a lo que los berlineses denominarían leyenda y los militares, sobriamente, "Operación Vittles".

Grandes protagonistas

Ocasionalmente, grandes protagonistas transformaban este hecho esencialmente dramático en una fiesta. Tal es el caso del piloto norteamericano Gail Halvorsen, conocido como "Candy-bomber" o "bombardero de las golosinas". Halvorsen, que volvió a Alemania para los festejos del cincuentenario, ganó fama porque lanzaba caramelos en pequeños paracaídas para los niños berlineses.

Pero la tensa alegría se transformaba, cada tanto, en sentida pena. Durante la operación hubo que lamentar nada menos que 78 víctimas, pilotos que nunca alcanzaron el extremo del puente. Hoy los berlineses recuerdan a estos héroes con agradecimiento.

El comienzo de la operación fue difícil. Las aeronaves no alcanzaban para el abastecimiento mínimo de Berlín, que era de 5000 toneladas diarias de alimentos y carbón. Transportaban sólo una décima parte de lo que se necesitaba para sobrevivir. Sólo en octubre se pudo ampliar la flota y, con ella, la capacidad de carga.


La flota estaba integrada inicialmente por bimotores Dakota, que cargaban tres toneladas cada uno. Pero en la primavera boreal de 1948 fueron reemplazados por los cuatrimotores Skymaster, cuya capacidad era cuatro veces mayor. Finalmente, ante la creciente necesidad, terminó recurriéndose a todas aquellas viejas máquinas que habían participado de la guerra.

El llamado del alcalde Reuter había sido oído.

Dos pequeños aeropuertos de Berlín occidental, Tempelhof y Gatow, acercaban suministros a 2,5 millones de personas. Para mejorar el tránsito, miles de brazos construyeron en el tiempo récord de tres meses las pistas de Tegel, en el Norte. Y en la hora pico del puente aéreo, hasta los lagos eran utilizados para aterrizar.

De los productos que llegaban a la ciudad, todos muy esperados, el 63% era carbón y el 28% alimentos. El resto de los compartimientos lo ocupaban materias primas. Tras llevar suministros a la población, las aeronaves regresaban a Alemania occidental con productos terminados, singularizados con el sello "hecho en el Berlín bloqueado".

El poderío aliado quedó demostrado entre el 15 y el 16 de abril de 1949, cuando en sólo 24 horas se realizaron 1398 vuelos transportando 12.940 toneladas de mercadería. Algo así como 22 trenes de carga con 50 vagones cada uno.


Una semana después de la reunión celebrada en Nueva York el 5 de mayo entre las cuatro grandes potencias -Estados Unidos, Unión Soviética, Francia y Gran Bretaña-, los soviéticos dieron por terminado el bloqueo de Berlín occidental. Aun así, el puente aéreo se mantuvo hasta el 30 de septiembre.

El último avión aterrizó ese día en el flamante aeropuerto de Tegel con diez toneladas de carbón a bordo. Para entonces, la leyenda del "Luftbrucke" -como denominan los alemanes al operativo de ayuda- ya había despegado.

El bloqueo de Berlin completó la transformación de la actitud de EEUU  ante la URSS que había empezado con la presidencia de Truman en Abril de 1945. antes de esa fecha, los norteamericanos consideraban los objetivos soviéticos como defensivos, pero después de 1948, los estudios del Consejo de Seguridad Nacional, decía que el objetivo soviético era nada menos que la dominación mundial. Así empezó la guerra Fría... 

Las cifras

  • El puente aéreo duró 11 meses, desde el 24 de junio de 1948 hasta el 12 de mayo de 1949, aunque hubo vuelos hasta septiembre.
  • En ese lapso se realizaron 300.000 vuelos. Cada tres minutos un avión llegaba o despegaba.
  • Se transportaron más de 2,3 millones de toneladas de alimentos y combustibles. En Berlín había 2,5 millones de habitantes.
Recomiendo leer "La Guerra Fría" por Ronald Powaski, un fantástico libro sobre el conflicto que estuvo a punto de destruir la tierra en numerosas ocasiones... Y que lamentablemente se reinicia hoy en día!!

domingo, 13 de mayo de 2018

LA QUIJOTADA DEL ASALTO AL CUARTEL MONCADA

Tomado de mi libro "Fidel Castro Biografía a dos voces" por Ignacio Ramonet

Entrevista a Fidel Castro

Cuándo decide usted atacar el cuartel Moncada?

Sospechaba, tenía indicios, de que Batista planeaba un golpe de Estado. Se lo comuniqué a la dirección del Partido Ortodoxo; ésta solicitó a personas de su confianza que investigaran, lo hicieron, y le dijeron a la Dirección, de la cual yo no era miembro, que no había peligro, que todo estaba muy tranquilo. Ya le conté.

¿Cuándo decidimos atacar el Moncada? Cuando nos convencimos de que nadie haría nada, de que no habría lucha contra Batista, y de que un montón de grupos existentes —en los que había mucha gente que militaba en varios a la vez— no estaban preparados ni organizados para llevar a cabo la lucha armada que esperábamos.

¿Cómo consigue usted reunir al grupo de militantes que van a atacar el Moncada?

Yo había hecho un trabajo de proselitismo y de prédica, porque tenía ya una concepción revolucionaria y el hábito de estudiar a cada uno de los combatientes que voluntariamente se ofrecían, calar bien sus motivaciones e inculcarles normas de organización y de conducta, explicarles lo que podía y debía explicarles. Sin aquella concepción no se podía concebir el plan del Moncada. ¿Sobre la base de qué? ¿Con qué fuerzas vas a contar? ¿Con qué combatientes? Si no cuentas con la clase obrera, los campesinos, el pueblo humilde, en un país terriblemente explotado y sufrido, todo carecería de sentido. No había una conciencia de clase; había, sin embargo, lo que a veces yo calificaba como un instinto de clase, excepto en aquellos que eran miembros del Partido Socialista Popular (comunista), bastante instruidos políticamente. Hubo un Mella, líder universitario, joven, brillante, que junto a un luchador de la guerra de la independencia había fundado en 1925 el Partido Comunista de Cuba. Ya lo he recordado más de una vez. Pero en 1952 ese partido estaba aislado políticamente, en plena época de macartismo y bajo la influencia de una feroz campaña imperialista, con todos los medios a su alcance, contra cualquier cosa que oliera a comunismo. La incultura política era enorme.



Ahora el punto de vista de la contraparte:

En una casa de Artemisa, poblado de donde salieron muchos de los asaltantes del cuartel Moncada en 1953, Domingo René García Collazo habla de su época de revolucionario desde el sillón de ruedas al que está unido hace décadas, cuando le explotó una bomba en las manos.

“Nosotros teníamos distintos trabajos a realizar, mandados por la organización desde La Habana (se refiere al Movimiento 26 de Julio de Fidel Castro, conocido por las siglas M-26-7). Poníamos bombas, quemábamos caña y (hacíamos) otros tipos de sabotajes. Aquello era terrorismo. En todo el circuito norte (provincia Pinar del Río) teníamos esta forma de operar de acción y sabotaje. El señor Fidel Castro dice que aquí no se ha hecho terrorismo, pero aquí sí se ha hecho terrorismo”.


26 de Julio

Los antecedentes son conocidos. El 10 de marzo de 1952, el ex presidente y ex sargento Fulgencio Batista da un golpe de Estado que interrumpe la vida constitucional del país, a 50 días de unas elecciones que estaba seguro de perder y para las que era gran favorito el candidato del "partido ortodoxo", formación de signo populista cuyo fundador, Eduardo Chibás, había desarrollado una intensa campaña contra la corrupción reinante en los últimos Gobiernos constitucionales. Pero Chibás se había suicidado unos meses antes, y sus sucesores fueron incapaces de oponerse al golpe. Quedaba así creado un vacío que sólo podía llenar una juventud altamente politizada. Era la ocasión para que pusiera a prueba sus dotes de imaginación y liderazgo el joven abogado ortodoxo Fidel Castro, hijo de un hacendado gallego de Oriente y nacido el 13 de agosto de 1924, en modo alguno dispuesto a aceptar la pasividad de su partido.

La primera iniciativa de Fidel se situó en el marco de la legalidad: pedir a un tribunal el procesamiento y la condena de Batista por haber vulnerado el orden constitucional. Ningún resultado. Seguirán la publicación del periodiquito clandestino El Acusador, artículos de denuncia en Bohemia y la labor de propaganda y organización de jóvenes, dispuestos a pasar a la acción. A partir de enero de 1953 termina el tiempo de la palabra y comienzan los meticulosos preparativos para la lucha armada, desde la organización de los adherentes en células hasta los entrenamientos en el uso de las armas. "El momento es revolucionario y no político", había escrito Fidel en El Acusador.

A pesar de ello, el acto de fuerza previsto es fundamentalmente político. Lo explicará un Manifiesto a la Nación, que fijaba como metas "reconquistar su Constitución, sus libertades esenciales y sus derechos inalienables". Era una lucha por la restauración democrática.

El mayor éxito del episodio fue el secreto mantenido en su fase de preparación, ya que se trataba de trasladar desde La Habana hasta Santiago, tanto a los encargados de la acción como al armamento. Todos los implicados debían estar dispuestos para la lucha, pero sin saber nada de cómo y donde había de desarrollarse: asaltar el cuartel Moncada, en Santiago, y otro en Bayamo. Un negociante venido de Miami alquila unos locales en Siboney, al este de Santiago, aparentemente para la crianza de pollos, y en realidad como punto de recepción de las armas. Allí mismo tuvo lugar la concentración de los militantes, con automóviles particulares como medio de transporte. Las armas habían costado 16.000 dólares y en más de un caso los voluntarios se dejaron el sueldo para pagarlas. Son, en principio, 165 hombres; luego, algunos menos. Como protagonistas, figuran asimismo tres mujeres. En la sombra desde La Habana, Naty Revuelta, joven ortodoxa, empleada de alto rango en la Esso, esposa de un médico de fama y pronto amante de Fidel: desempeñó un papel decisivo para recaudar recursos económicos y en la preparación de los materiales. En el teatro de operaciones, la doctora Melba Hernández y Haydée Santamaría.



El 26 de julio había sido la fecha elegida, ya que el 25 era domingo de Carnaval (de Santiago), de modo que buena parte de la guarnición del cuartel estaba de permiso. Según Tad Szulc, biógrafo de Castro, los 123 conjurados salieron de Siboney con sus uniformes militares en 16 automóviles a las 4.45 con el propósito de llegar al cuartel media hora después. Debían entrar por sorpresa en el cuartel, rendir a sus defensores y ocupar los edificios colindantes. Dos coches se perdieron en el camino y algunos hombres fueron destinados a la ocupación complementaria del hospital y los juzgados, de modo que en el asalto tomaron parte 83 combatientes. El encuentro del Buick de Fidel con una patrulla exterior a la que intentó apresar, con el consiguiente tiroteo, puso en marcha la alarma y fue decisivo para perder el efecto sorpresa. Una ametralladora pesada comenzó a disparar desde el techo del cuartel. La retirada fue caótica y provocó la de los ocupantes del Palacio de Justicia, con Raúl Castro al frente. Abel Santamaría tuvo peor suerte, quedando atrapado en el hospital.


Sólo ocho asaltantes murieron en combate, pero el balance final de bajas fue de 69 muertos y cinco heridos entre los rebeldes, por 19 muertos y 27 heridos entre los militares. El río de sangre fue sólo detenido gracias a la intervención del arzobispo de Santiago, monseñor Pérez Serantes, quien negoció con el jefe militar la suspensión de las ejecuciones sumarias.

En cuanto a Fidel, resultó detenido el 31 de julio mientras pernoctaba en una choza con nueve seguidores, camino de Sierra Maestra. Fue la más costosa contradicción del régimen batistiano: masacrar a los rebeldes sin nombre y dejar con vida al autor político y militar del asalto. Tal vez contaron para este desenlace el pacto alcanzado por Serantes o que Fidel fuera cuñado del ministro del Interior de Batista, Rafael Díaz-Balart.

En mi Biblioteca tengo el libro de Ramonet, Fidel Castro Biografía a dos voces"  el cual toma el punto de vista de Fidel,  y tengo la Biografía no autorizada escrita por Volker Skierka, el cual da una visión mas neutral de lo que sucedió. he tomado como testimonio de la contraparte el testimonio de las actividades terroristas castristas de Domingo Rene Garcia, el cual lo pueden buscar en internet si quieren profundizar mas en el tema; hay que notar el paralelismo del "Golpe fallido" de Castro aquí , y el golpe del 4 de febrero de 1992 de Hugo Chavez, ambos fallidos, pero que dieron comienzo a ambos procesos políticos...



lunes, 7 de mayo de 2018

C.S LEWIS Y LA VIEJA CULTURA OCCIDENTAL

"Hablando no solo para mí, sino para todos los demás hombres del viejo occidente a los que puedes ver ", concluyó C. S. Lewis en su discurso inaugural en la Universidad de Cambridge.



 Cambridge había sacado a Lewis de Oxford ofreciéndole una cátedra de literatura medieval y renacentista, y el título de Lewis para su primer discurso fue" De Descriptione Temporum ", una descripción de los tiempos. Lewis volvió su ojo observador a una diferencia decisiva entre una era anterior, la de Austen, Milton y Shakespeare, y la era moderna de las máquinas, Darwin, y el progreso. La vista por defecto de la era anterior era que se respetaban la edad y la tradición; la visión moderna es que lo antiguo y lo antiguo deben superarse y luego descartarse. Como un hombre impregnado de la antiguedad, pero que vivía entre los modernos, Lewis se ofreció a sí mismo como un espécimen del viejo hombre occidental, alguien que podía hablar a ambos lados de la división entre la modernidad y los antiguos.

A pesar de que dio esta discurso en 1955, y murió el 22 de noviembre de 1963, Lewis todavía habla, conservando muchos seguidores que no muestran señales de disminuir. Descrito por Time en 1947 como "uno de los portavoces más influyentes del cristianismo en el mundo de habla inglesa", Lewis apareció por primera vez en el ojo público con la publicación de The Screwtape Letters en 1943. Cuatro años más tarde, Lewis había vendido más de un millón de copias de sus libros y se pronunciaron en veintinueve transmisiones de radio a audiencias con un promedio de 600,000 oyentes. El interés en Lewis nunca ha disminuido. Sus libros sobre el  cristianismo se encuentran entre los diez mejores libros religiosos que se venden cada año.

Las crónicas de Narnia de Lewis y sus apologías cristianas son bien conocidas. Menos conocido es su enfoque de la cultura y la política. El pensamiento político de Lewis ha sido relativamente inexplorado en los cincuenta y cinco años transcurridos desde su muerte. La sabiduría convencional sugiere que Lewis era, en el mejor de los casos, apático sobre la política y, en el peor, activamente hostil a ella. 


Como estudiante y profesor, Lewis leyó, escribió y enseñó acerca de muchos de los grandes filósofos políticos en el canon occidental. El estudioso de Lewis Adam Barkman señala en una nota sobre el ensayo inicial de Lewis "Sobre el bolchevismo" que sabemos que Lewis estaba enseñando a sus estudiantes de ciencias políticas y sobre Lenin en 1939, e incluso como un erudito literario Lewis continuó enseñando a sus estudiantes sobre Platón. "Mientras enseñaba literatura inglesa en Magdalen", observó A. J. P. Taylor, "Lewis ayudó en la escuela de historia enseñando teoría política. Él tomó todos los estudiantes de historia. Sus conferencias cubrieron a Rousseau y Aristóteles".

Lewis estaba inmerso en los clásicos de la tradición occidental y podía apreciar las transiciones filosóficas e intelectuales que habían tenido lugar desde Platón hasta Locke y los teóricos de su época. Sus intereses en las mitologías mundiales también le dieron una amplitud de perspectiva que trascendió un enfoque puramente occidental. Con su experiencia en los antiguos griegos, así como en los escolásticos y los primeros pensadores modernos, Lewis estaba bien versado en ética y pensamiento político, incluida la teoría del derecho natural, la ética de la virtud y el consecuencialismo.

Es cierto que Lewis no participó activamente en la política partidista, y no estaba interesado en la mayoría de las cuestiones políticas. Pero la política en su sentido más amplio significa más que intrigas parlamentarias y debates sobre impuestos y aranceles. La política es más que el simple alboroto instrumental del egoísmo y el cinismo que vemos en las noticias. En el sentido aristotélico, la política se refiere al negocio de la polis , la palabra griega casi intraducible que describe una comunidad comprehensiva, combinando esferas e identidades que los modernos solemos separar: religión, gobierno, familia, escuela y negocios. La polis , nos dice Aristóteles, se establece y mantiene con miras a algún bien. Así, la vida política plantea preguntas perennes que pertenecen a los seres humanos como seres humanos: ¿Cuál es la vida buena? ¿Cómo deberíamos vivir juntos? ¿Qué cosas son tan buenas como para ser requeridas, por la fuerza si es necesario, y qué cosas son tan malas como para ser prohibidas, por la fuerza si es necesario? ¿Tienen los seres humanos un propósito más profundo que la mera supervivencia o el placer? Concebida de esta manera, la política está inextricablemente ligada a las preguntas más fundamentales sobre la naturaleza humana.

Lewis pasó su vida luchando con esas preguntas y recurrió a sus considerables dones y su fe cristiana para intentar darles respuestas. En este sentido, los escritos de Lewis están llenos de temas políticos. Screwtape ofrece una dirección sobre política y educación democrática. Las Crónicas de Narnia describen un estado original de la naturaleza y la fundación de una nueva política, sin mencionar las aventuras y desventuras de varios monarcas y tiranos, todos los cuales ejercen el poder para bien o para mal. El favorito de Lewis de sus propios libros, Till We Have Faces , se relata enteramente desde la perspectiva en primera persona de Orual, una reina responsable del bienestar de su gente. Mere Christianity , primero como una dirección de radio en la BBC y luego como el libro más vendido, incluye un capítulo sobre la moral social. 

El estudioso de la política y de la sociedad en general debería interesarse por Lewis si no fuera por el enorme impacto que ha tenido en el pensamiento de cientos de miles de personas en varios países y en las décadas posteriores a su muerte. Además, Lewis vale la pena estudiar porque él identificó de manera incisiva y formidablemente las realidades perdurables y las preocupaciones políticas duraderas. Si bien hay una gran cantidad de aspectos del pensamiento político de Lewis que podrían destacarse, dos merecen especial atención aquí: su compromiso con la ley natural y el gobierno limitado, y su evaluación bastante crítica de la modernidad.

domingo, 1 de abril de 2018

ROBESPIERRE SENTENCIA LA GUILLOTINA PARA MIRANDA¡

Año 1793... comienza un período terrible para Francia (llega el periodo de la Revolución Francesa conocido como Terror) y también para Francisco de Miranda.

El año se inicia con Dumouriez en París, donde trata de influenciar a la Convención sobre aspectos referentes a la conducción de la guerra. En su ausencia y en la del general Valence, Miranda queda ese mes de enero como comandante en jefe de los tres ejércitos franceses que controlan Bélgica y Luxemburgo, desde Amberes hasta la ciudad alemana de Aquisgrán (Aachen).


En la Convención, los revolucionarios más radicales, agrupados alrededor de la facción llamada "de la montaña", han comenzado a ganar espacio frente a la facción de los girondinos, la cual ha disfrutado hasta ese momento de la mayor influencia en la marcha de los acontecimientos; el debilitamiento girondino supondrá graves problemas para Dumouriez, Miranda y demás generales. Las tensiones entre las diversas facciones serán atizadas por las intrigas de actores individuales que buscan hacer avanzar sus propias causas, cuando no sus propias personas.


Es en ese mismo ambiente de polarización que la Convención se constituye en tribunal y enjuicia a Luis XVI por traición buscando cortar de raíz cualquier posibilidad de restauración de la monarquía; hallado previsiblemente culpable, el rey depuesto es decapitado en París en presencia de una enorme multitud el 21 de enero de 1793, en lo que hoy es la Plaza de la Concordia.


El salto al vacío que representa la ejecución del monarca intensifica el conflicto que se desarrolla entre Francia y el resto de Europa: si la Revolución era ya un precedente preocupante para las casas reales del continente, con la ejecución de Luis XVI pasa a ser una amenaza de muerte a erradicar a toda costa; Inglaterra, España y Holanda pronto se sumarán al esfuerzo de guerra inicialmente sostenido por Austria y Prusia.

Buscando hacer frente a la grave situación y castigar todo lo que signifique una amenaza interna a su autoridad, la Convención crea, el 10 de marzo de 1793, el Tribunal Criminal Revolucionario; sus fallos sólo incluyen la inocencia o la condena a muerte y no tienen apelación. Es el preludio del período que pasará a la historia con el nombre de El Terror.


Dos días después, el 12 de marzo, Dumouriez manifiesta a Miranda su temor de verse acusado por el mal avance de la guerra, y le pregunta si lo arrestaría en caso de que la Convención le hiciera llegar tal orden. Miranda contesta que, de ser así, sería su deber hacerlo, pero que no le tocaría a él esa responsabilidad pues le correspondería al general Valence, quien le supera en antigüedad.


Miranda tenía un temible enemigo oculto: Maximilien Robespierre, quien era miembro del "Comité de Salud Pública", comité de carácter político el cual ordenó una nueva prisión de Miranda, (época conocida como el Segundo Terror). Esta vez acompañado de los demás jefes girondinos, pues se trata de eliminarlos físicamente, pues los Jacobinos los consideraban, parejamente, traidores a la Revolución. La orden era guillotinarlos y el conocimiento que de nuestro héroe tenía el jacobino Fouquier-Tinville hizo aplazar en varias oportunidades la orden de guillotinarlo. Finalmente, por órdenes de Robespierre, se fijó la fecha para el día 12 de Termidor (según el calendario de la Revolución), es decir el 30 de julio de 1794. 


Desde su celda, Miranda, con pasmosa paciencia, mantenía correspondencia de contenido artístico con el arquitecto Quatreme're de Quincy, quien se hallaba oculto pues era pro monárquico.No obstante, el 9 de Termidor (27 de julio de 1794), los moderados se sublevan y guillotinan a Robespierre y a sus cómplices, terminándose así "el Terror" y salvándose Miranda de la muerte. Sin embargo, aun cuando mucho presos girondinos que quedaban en las cárceles parisinas fueron liberados Miranda permaneció detenido todavía algún tiempo más, hasta el 16 de enero de 1795, cuando, por fin, fue liberado. Al parecer su reclamación monetaria contra el Gobierno republicano por los daños patrimoniales que le ocasionó "el Terror' obtuvo éxito, lo cual le permitió alquilar una habitación lujosamente amoblada. Allí le conoció Napoleón Bonaparte, el futuro emperador, quien opinó sobre nuestro héroe que tenía "fuego sagrado en las venas".

Serán más de 17 mil las personas que morirán durante los 11 meses que durará el Terror, la inmensa mayoría sin una justicia digna de ese nombre, y más de 300 mil los encarcelados, como Miranda, sobre la base de simples sospechas. "¡Oh, libertad! ¡Qué de crímenes se cometen en tu nombre!" es la frase con la que Madame Roland denuncia la sed de sangre revolucionaria momentos antes de que su propia cabeza le sea cercenada el 8 de noviembre de 1793.


Fuentes: 

Parra-Pérez, Caracciolo: Miranda y la Revolución Francesa, Ediciones Banco del Caribe, 1966

Miranda, Francisco de: Archivo del General Miranda, Tomo XIII, Revolución Francesa, Editorial Sur-América, Caracas, 1932.

lunes, 19 de marzo de 2018

EL ENIGMA DE LA TUMBA DE ALEJANDRO MAGNO

El 13 de Junio del año 323 a.C, según el calendario juliano, se declaró la muerte de Alejandro Magno, en Babilonia, al parecer de los expertos de hoy dia, de una pancreatitis aguda. 


Hubo peleas entre sus generales por hacerse con los restos de su Rey, al cabo de un mes se impuso el general de la caballería Pérdicas, fue nombrado Regente del Imperio, se acordó también que el cadáver de Alejandro fuera llevado a Egipto, estuvieron un año construyendo el catafalco funerario en oro y piedras preciosas. En esos meses Pérdicas reafirmó su poder sobre el resto de generales y, seguramente influenciado por Olimpia, la madre de Alejandro, decidió llevar los restos de Alejandro a Macedonia, en contra de los acuerdos adoptados un año antes entre todos los generales. Ptolomeo ya se había proclamado faraón de Egipto y necesitaba los restos de Alejandro en Egipto para reafirmar y consolidar su posición en Egipto. Pérdicas con su ejército debía de salir en campaña a Asia Menor y dejó encargado del traslado de los restos de Alejandro hacia Macedonia a uno de sus oficiales llamado Arrideo. En el verano del año 322 a.C se pone en marcha la procesión funeraria desde Babilonia hacia el sur ya que Arrideo ha llegado a un acuerdo con Ptolomeo para llevar el cortejo fúnebre a Egipto, desobedeciendo a Pérdicas. Este se entera una semana después, manda dos batallones de caballería por delante para coger a Arrideo y conducir el cortejo fúnebre hacia el norte, pero cuando llegan, el ejército de Ptolomeo ya está escoltando el cortejo hacia Egipto y la caballería de Pérdicas ,el Regente, es rechazada. 


Pérdicas, furioso, atacó Egipto con todo su ejército en la primavera del 321 a.C. Intentó por dos veces forzar el cruce del rio Nilo, fallando en ambas oportunidades sufriendo enormes pérdidas entre sus tropas, muchos cayeron al rio siendo arrastrados por la corriente y devorados por los cocodrilos. Los propios oficiales del Regente asesinaron a Pérdicas con sus lanzas y ofrecieron la regencia a Ptolomeo, éste la rechazó cortésmente.

Ptolomeo en Menfis depositó los restos de Alejandro en una tumba que estaba ya construida para Nectanebo II (el último faraón vivo y nativo que había huido a Etiopia).

Ptolomeo II Filadelfo, hijo de Ptolomeo, trasladó la tumba de Alejandro de Menfis a Alejandría (ciudad fundada por Alejandro en el año 331 a.C). No se sabe nada de la ubicación de ésta tumba construida por Filadelfo. Esta primera tumba de Alejandro en Alejandría fue reemplazada por un magnífico mausoleo en el centro de Alejandría en el año 215 a.C ,por el nieto de Filadelfo, Ptolomeo IV Filopator, éste mausoleo se levantaba dentro de un enorme recinto sagrado conocido como el Soma, que fue el más famoso y sagrado santuario del mundo antiguo, ya que en Egipto y durante todo el Imperio Romano, hasta Constantino, Alejandro Magno fue venerado como un dios.

En el año 89 a.C, Ptolomeo XI fundió el ataúd de oro macizo que contenía la momia de Alejandro y usó el oro para pagar a sus soldados.

En el año 48 a.C, Julio César persiguiendo a Pompeyo llegó a Alejandría, el joven faraón Ptolomeo XIII le presentó como regalo la cabeza amputada de Pompeyo, Julio César enojado lo depuso, mandó asesinarlo y cedió el trono a su hermana la reina Cleopatra. César peregrinó a la tumba de su héroe Alejandro en el mausoleo de Soma.

Cleopatra después de un espectacular reinado y puesta en amores con Marco Antonio, fue finalmente vencida y depuesta por Octavio (futuro emperador César Augusto). Llegado Augusto a la tumba de Alejandro Magno, ordenó que le sacaran el sarcófago de la cámara funeraria para coronarlo con una corona de oro que llevaba, tuvo un pequeño descuido, se le resbaló la corona, y rompió una parte de la nariz de la momia de Alejandro.

En el año 19 d.C. Germánico, acompañado de su hijo Cayo Calígula que contaba 7 años, visitó también el Soma de Alejandro. Cuando Calígula fue proclamado emperador, ordenó que le trajeran la coraza de oro de Alejandro de su tumba, la usó en alguna de sus actuaciones.

En el año 69 d.C Vespasiano y Tito también visitaron la tumba de Alejandro.

En el 130 d.C. también la visitó Adriano.

En el año 200 d.C. la visitó Septimio Severo. Se horrorizó de ver la facilidad de acceso que tenía la tumba y lo deteriorada que la encontró, de forma que ordenó que fuera sellada.

La última visita imperial documentada es la del hijo de Septimio Severo, el emperador Caracalla, en el año 215 d.C., dejó su anillo y su cinturón como tributo a Alejandro.

Se sabe que en el año 365 Alejandría sufrió un gran terremoto seguido por un tsunami gigantesco (¡¡en el Mediterraneo!!) que arrasó toda la costa del Mediterráneo Oriental. En Alejandría los barcos fueron levantados hasta dejarlos encima de los tejados de los pocos edificios que quedaron en pié. Esta es la ocasión más probable de la total destrucción del Soma. Veinticinco años después Teodosio (emperador romano del Imperio Oriental ya cristiano) publicó una serie de decretos prohibiendo el culto a los dioses paganos entre los cuales Alejandro era uno de los principales. En Alejandría los cristianos causaron muchos disturbios destruyendo el Serapeo, principal templo pagano. Desde entonces los restos y la tumba de Alejandro Magno desaparecen de la historia.

Luego llegaron los musulmanes, en textos árabes del siglo IX y X, se alude al sarcófago vacío probablemente bajo la mezquita Atarina, donde fue encontrado en 1798 por el ejercito de Napoleón, se creía que era el sepulcro de Alejandro, después los ingleses vencieron a Napoleón, el sarcófago fue llevado a Inglaterra en 1801 y está depositado en el Museo Británico de Londres. En 1822 cuando Champollion descifró los jeroglíficos de la piedra roseta y, por fín, pudo descifrarse la escritura jeroglífica egipcia de éste sarcófago se vió que era el preparado para Nectanebo II, que debió de contener el ataúd de oro macizo que contenía la momia de Alejandro, que Ptolomeo II Filadelfo trasladó desde Menfis a Alejandría. De los restos de Alejandro, de su Mausoleo o Soma en Alejandría nada se sabe a ciencia cierta, sólo unas losas de alabastro pulido en una de sus caras encontradas en lo que debio de ser el cementerio latino en Alejandría que podrían haber formado una tumba similar a la encontrada en Vergina (Macedonia) de Filipo II, el padre de Alejandro, por Manolis Andronikos en 1977. Hay estudiosos , A.M.Chugg, que llegan a ubicar los restos de Alejandro en la Basílica de San Marcos en Venecia, traídos desde Alejandría a Venecia por dos mercaderes venecianos en el siglo IX convencidos de que eran los de San Marcos. Llevamos 1700 años buscando los restos y la tumba de Alejandro y no la encontramos.

Uno de los sarcófagos atribuido a ser el de Alejandro Magno se encontró en el Líbano, cerca de Sidón, en el año 1887 por un artista turco llamado Osman Hamdi, junto con otros asombrosos sarcófagos milagrosamente intactos, unos esculpidos en estilo egipcio y otros labrados según los cánones del arte griego del siglo IV a.C. Uno de ellos, el más espectacular, de inmediato se atribuyó a que era el Sarcófago de Alejandro, así se sigue llamando hoy en día, es la pieza más destacada del Museo Arqueológico de Estambul que fue construido para albergar éstas piezas, aun conserva clarísimos restos de policromía original, tiene forma de arca y la tapa reproduce el tejado de un templo de doble vertiente, en los laterales se representan en altorrelieve, escenas de batallas entre griegos y persas, en los que se reconoce perfectamente los rasgos de Alejandro Magno por su yelmo y sus facciones, en los que es el protagonista absoluto de cada una de las franjas laterales. El sarcófago está esculpido en mármol pantélico, el mismo con el que está realizado el Partenón de Atenas. Seis escultores jonios firmaron la obra en dialecto ático. Pero no es el sarcófago de Alejandro, no, es el de Abdalónimo rey de Sidón, Tal y como ha demostrado Karl Schefold de manera convincente en la década de 1960, éste sarcófago se hizo después de la muerte de Abdalónimo ( año 311 d.C) por sus herederos, en homenaje al gran rey Alejandro y a la admiración que Abdalónimo sentía por el. En los lados cortos del sarcófago se representa al rey Abdalónimo cazando una pantera y en el otro una batalla, posiblemente la de Gaza.


Espero que ésta historia sobre la tumba de Alejandro Magno les haya gustado. Ya saben:  lean mucha historia, es apasionante.

martes, 6 de marzo de 2018

LOS IDUS DE MARZO, EL ASESINATO DE CESAR Y COMO CAMBIO LA HISTORIA

El 15 de marzo del año 44 a.C. Cayo Julio César, dictador de Roma y pontífice máximo, fue asesinado en la Curia del teatro de Pompeyo donde se reunía el Senado de Roma.

¿Por qué fue asesinado César? Los conspiradores alegaron que César era un tirano y Shakespeare, que de Historia no sabía nada les creyó, inmortalizándoles como héroes y tiranicidas. Pero la realidad histórica es otra muy distinta.

AVE CESAR¡

Los líderes de la conjura contra César fueron tres: Bruto, Casio y Casca y según ellos decían "su espíritu era el de Catón", el espíritu de aquel loco seguía vivo para envenenar a estos criminales.

Bruto era hijo de Servilia, la más famosa amante de César y por lo tanto sobrino de ese funesto y ridículo personaje llamado Catón. Los romanos murmuraban diciendo que Bruto era hijo de César. No lo era, pero lo cierto es que César le amaba como a un hijo. Aunque él vivió toda su vida atormentado y humillado por las murmuraciones sobre su paternidad. Bruto era nieto del infame Servilio Cepión, el general romano que encontró el famoso Tesoro de Tolosa en el sur de las Galias. Un tesoro que doblaba al estatal de Roma. Cepión lo envió a Roma custodiado por una cohorte de legionarios, pero en el camino, la cohorte entera fue pasada a cuchillo y el tesoro desapareció para ir a parar a manos de sociedades fenicias en todas las cuales Cepión tenía ¡casualmente! acciones. Roma se encolerizó y exigió que Cepión fuera arrojado desde la roca Tarpeya, pero el Senado, dominado por los amigos de Cepión condenó a éste al exilio, donde pudo disfrutar tranquilamente de tan inmensa fortuna. Por lo tanto, Bruto era un hombre inmensamente rico y se dedicó a prestar dinero a ciudades arruinándolas con exorbitados intereses. César le amó como a un hijo. Tras la batalla de Farsalia recorrió el campo buscándolo desesperado ante la idea de encontrarlo muerto. Le encontró temblando de miedo debajo de un escudo y le envió a Roma con su madre y ocupándose de que siguiera una carrera política notable... Y él se lo agradeció asesinándole.

Casio estuvo con César en la Guerra Civil, sin embargo, la cosa no salió como él esperaba. No hubo saqueos ni botines que repartir. Ni siquiera puestos en el Estado, ya que César no hizo limpieza de enemigos, por lo que resentido pensó que si mataban a César conseguiría el ansiado botín.

Casca siempre estuvo contra César. César le perdonó la vida dos veces durante la Guerra Civil, pero él no se la quiso perdonar a César. Era un tipo con aires de matón de taberna que tenía más de gangster que de senador de Roma.

Todos ellos fueron vencidos en la batalla de Filipos por Marco Antonio y Octavio y murieron de la misma manera que habían vivido: con cobardía y vileza.

Todos ellos, esta banda de gángsters, de resentidos, de locos, decían actuar "en nombre de las libertades". ¿De qué libertades? ¿Qué libertades eran esas que estos gángsters decían defender? Las suyas, que no las de los demás. Las "libertades" que les habían proporcionado gigantescas fortunas esquilmando las provincias. Cuando César promulgó una ley para cortar la corrupción ellos se alzaron "ofendidos". César era su mayor enemigo porque quería acabar con su negocio de villanos. Para César los habitantes de las provincias eran iguales, y no esclavos. César se enfrentó a la oligarquía romana, una oligarquía corrompida hasta el tuétano que sólo sabía hacer una cosa: robar. Roma nunca había sido una democracia como entendemos hoy las democracias, pero sí es cierto que había un sistema en el que las castas dirigentes gobernaban con una fachada de democracia, una fachada que funcionó hasta que tras las guerras púnicas y las conquistas las riquezas inundaron de riquezas Roma y desataron la codicia de los hasta entonces austeros patricios que se lanzaron a gobernar las provincias esquilmándolas, exprimiéndolas hasta llevarse su sangre. Hombres como los Gracos, Mario y César lucharon contra estos depredadores y sus sagradas "libertades" basadas en la explotación de los más pobres, los más indefensos, precisamente aquellos que apoyaron a César abriéndole sus ciudades y recibiéndole con flores. César no fue ningún santo, pero los que tenía enfrente eran auténticos canallas de la peor ralea imaginable.

Es muy triste que el único error que César cometiera en toda su vida fuera no coger a todos estos sinvergüenzas, meterlos a todos en un barco y mandarlos a ALTA MAR. César no tomó represalias contra sus enemigos, no hubo ejecuciones, ni confiscaciones de bienes, ni prisión para sus enemigos. César fue clemente y ni siquiera les expulsó de sus cargos públicos.

Un error, porque no se le puede dar la espalda a las hienas.

Mientras César tuvo a su lado a su guardia personal nadie se atrevió a pensar en atacarle. Los guardias se hallaban vinculados a él mediante la Fides, un pacto de honor que vinculaba las vidas de los pactantes. Sin embargo, César pensó que no podía pasearse por Roma rodeado de guardias y disolvió su escolta. Era el momento de matarlo. El 15 de marzo del año 44 aC, se convocó una reunión del Senado en la que se discutirían cuestiones sobre la campaña contra los partos que César estaba a punto de emprender apenas días después.

Conjurados contra César todos los canallas antes mencionados y otros muchos más, decidieron asesinarle ese 15 de marzo durante la reunión del Senado. Sería fácil, ya que César no tenía una guardia que le protegiera y era la última oportunidad antes de que saliera de Italia a encontrarse con las nuevas legiones que ya aguardaban en Oriente.

Los canallas, además de canallas eran unos bocazas, por lo que muchos senadores supieron de la conjura. La noche del 14 al 15 de marzo Calpurnia, la esposa de César, tuvo malos presagios y al amanecer rogó a su marido que no fuera al Senado. Tanto insistió que César estuvo a punto de hacerla caso, pero uno de los conjurados llegó y le convenció para que no diera crédito a las "supersticiones de mujer". César salió hacia la Curia de Pompeyo, lugar donde se reunía el Senado.

Al llegar a la plaza de la Curia César vio a un adivino que días antes le había profetizado "César, guárdate de los idus de marzo". César, siempre guasón, se acercó a él y de dijo "Ya han llegado los idus". "Si, César -respondió el adivino-. Pero aún no han terminado..." Un hombre se acercó y le entregó un pergamino. "¡Léelo, César -le gritó-. Léelo antes de entrar en la Curia". Era una lista detallada de todos los conjurados, pero César no tuvo tiempo de leerlo y entró en la Curia con el rollo en la mano. En ese momento, uno de los conjurados se llevó fuera a Marco Antonio con el pretexto de contarle algo importante. Así quitaban de en medio al único que hubiera podido defenderle.


Otro de los conjurados se arrojó a los pies de César suplicando que perdonara a su hermano desterrado.

- Tu hermano ha sido hallado culpable y ha sido desterrado por sus delitos -contestó César.

El conjurado agarró la toga trabea de César asiéndola con firmeza para impedirle moverse.

- ¿Qué haces? -replicó César- ¡Estás utilizando la violencia!

En ese momento otro de los conjurados se acercó por detrás a César y le clavó su puñal en la espalda. César se volvió y se defendió clavándole el estilo que llevaba para escribir en el brazo al traidor, pero cayeron sobre él los demás conjurados apuñalándole. César aún tuvo fuerzas para empujarlos, pero los carniceros se lanzaron sobre él apuñalándolo con saña. Entonces, cubierto de heridas, desangrándose, Cayo Julio César se irguió con dignidad, se colocó la túnica para que al caer cubriera sus piernas y, siguiendo una milenaria costumbre, se cubrió la cabeza con la toga para no tener que ver el rostro de sus asesinos que volvieron a lanzarse sobre él apuñalándole hasta que cayó muerto a los pies de la estatua de Pompeyo Magno que presidía la Curia del teatro de Pompeyo.

miércoles, 24 de mayo de 2017

CHINA Y LA RUTA DE LA SEDA... EL PLAN MARSHALL DEL SIGLO XXI

La Nueva Ruta de la Seda que impulsa China

El megaproyecto de infraestructuras que contempla Pekín para mejorar la conectividad entre Asia y Europa es una especie de Plan Marshall chino.


Líderes de 29 países, entre ellos España, Italia, Rusia, Argentina y Chile, han participado este domingo y lunes en un foro en Pekín para la promoción de las Nuevas Rutas de la Seda, el gran proyecto liderado por China para mejorar la conectividad entre Asia y Europa con infraestructuras y otras inversiones. Ideado por el presidente chino Xi Jinping en 2013, durante una visita oficial a Asia Central, el plan busca construir carreteras, vías férreas, puertos, plataformas logísticas y otras infraestructuras en más de 60 países.

Una de sus metas es crear una red que permita, por mar y tierra, crear rutas alternativas para los productos que China exporta y para las materias primas que requiere su industria, para lo cual se planean grandes conexiones por Asia Central, Rusia, el subcontinente indio, el sureste asiático e incluso el este de África. También conocido con el nombre oficial de "Iniciativa de la Franja y la Ruta", el proyecto con el que el presidente Xi busca pasar a la historia es visto como una suerte de Plan Marshall con el que China aumentará su influencia económica -y hay quien cree que también política- especialmente en su órbita asiática.


El proyecto se inspira en la histórica Ruta de la Seda que durante un milenio fue el principal nexo comercial entre el Este y el Oeste a través de los desiertos y montañas de Asia Central y Oriente Próximo. Esa ruta que recorrieron viajeros como Marco Polo, y que cayó en desuso con la caída del Imperio Bizantino y el descubrimiento de América, es la que ahora China busca simbólicamente resucitar, sustituyendo camellos y caravanas por trenes bala y cables de banda ancha.

La iniciativa llega en un momento en el que China, tras 30 años de reforma hacia una economía de mercado y rápido crecimiento, comienza a proyectarse al exterior, impulsada en parte por cierta saturación de su mercado interno (su red de ferrocarriles de alta velocidad, por ejemplo, ya está más que desarrollada). China, gran beneficiada de la globalización, quiere con este plan además reivindicar su apuesta por mercados más abiertos, frente a los temores al aislamiento que el mundo atraviesa desde la llegada al poder de Donald Trump en EEUU y la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Menos perjudicada por la crisis financiera mundial que otras grandes economías, China cuenta hoy día con el enorme capital económico necesario para afrontar este plan, así que se presenta como la principal fuente de los préstamos que lo costeen, aunque se espera que en Pekín se acuerde aceptar la participación de otros países. Las principales herramientas de financiación son dos: el llamado Fondo de la Ruta de la Seda, patrocinado por Pekín con un monto inicial de 40.000 millones de dólares, y el Banco Asiático de Inversión e Infraestructuras (BAII), con unos 60 países miembros, sobre todo de Asia y Europa, que lleva ya un año de actividad. El monto total de las inversiones podría superar los 500.000 millones de dólares.

Las principales obras que plantea China

Éstas son algunas de las principales obras que China quiere acometer como parte de ese plan. La mayoría de ellas ya se encuentran en sus primeras fases de construcción:

- Red de ferrocarriles China-Europa

China opera una veintena de trenes de carga directos a una veintena de ciudades europeas como Madrid, Londres, Varsovia o Rotterdam (Holanda). Ahora su objetivo es una red más coordinada que sea una alternativa más rápida (aunque más costosa) al transporte marítimo de sus productos al Viejo Continente.


- Corredor China-Pakistán

Pekín ayudará económicamente a la vecina Pakistán, un aliado histórico, para el desarrollo de su puerto de Gwadar, en el mar Arábigo. La idea es convertirlo en una versión paquistaní de Shenzhen, el puerto del sur de China que se ha convertido en el "Silicon Valley chino". Para China ofrecería además una salida al mar de sus productos sin pasar por el siempre complicado estrecho de Malaca. El proyecto, de 55.000 millones de dólares, incluye ampliar la famosa Carretera del Karakorum, una de las más altas del mundo, que une China y Pakistán.

- Puerto de Colombo

China considera que las Nuevas Rutas de la Seda no sólo son terrestres sino también marítimas, por lo que el desarrollo de puertos es clave. El de la capital de Sri Lanka es uno de los prioritarios en el plan. Este proyecto se paralizó con el cambio de Gobierno en la isla, de uno más proclive a un acercamiento a China a otro más interesado en estrechar lazos con la vecina India, pero tras nuevas negociaciones ha vuelto a reanudarse.


- Ferrocarril Yakarta-Bandung

Sería el primer tren de alta velocidad de Indonesia, uniendo la capital del archipiélago con la cercana Bandung, uno de los principales centros económicos de Java. Firmas de Japón también aspiraban a este proyecto, pero el Gobierno indonesio finalmente lo adjudicó a compañías chinas.

- Red de trenes panasiática

China proyecta unir por tren su ciudad de Kunming, en el sur del país y cercana al sureste asiático, con Vientiane, la capital de la vecina Laos, y con la red de ferrocarriles de Birmania. Unidos a otros planes de desarrollo del transporte en tren hacia países de la región como Tailandia, Camboya o Vietnam, constituirían una red panasiática que vinculara al gigante chino con sus vecinos del sur.

- Proyectos en África

China comenzó ya la construcción del ferrocarril entre las dos principales ciudades de Kenia, Nairobi y Mombasa, como parte de una futura red de transportes en África Oriental. En ella también se encuadrarían la carretera ya iniciada entre la capital de Etiopía, Adís Abeba, y Adama, o el tren ya inaugurado entre ese país y Yibuti. Nación esta última donde firmas chinas trabajan en el desarrollo de un centro logístico marítimo y donde que algunos analistas han llegado a considerar susceptible de convertirse en el futuro en una base de la Marina china.

Qué incomodo le resulta esto al establishment estadounidense¡¡

lunes, 15 de mayo de 2017

UNA CONVERSACIÓN ENTRE ASESINOS

CONVERSACION KISSINGER - PINOCHET, 8 DE JUNIO DE 1976, ASAMBLEA GENERAL DE LA OEA, SANTIAGO-CHILE

Memorándum de conversación, Documento desclasificado por el Departamento de
Estado. Fecha: 8 de junio de 1976. Hora: 12, mediodía. Lugar: Santiago,
Chile (Oficina del Presidente Pinochet).
Participantes:
CHILE: Augusto Pinochet, Presidente; Patricio Carvajal, ministro de
Exteriores; Manuel Trucco, embajador en Estados Unidos; Ricardo Claro
Valdés*, coordinador de la conferencia de la OEA por el Gobierno chileno.
ESTADOS UNIDOS: Henry Kissinger, Secretario de Estado; William D. Rogers,
Subsecretario para Asuntos Interamericanos; Anthony Hervas, intérprete.



KISSINGER: Este es un hermoso edificio. La conferencia está bien organizada.
¿Usted se está reuniendo con todas las delegaciones?

PINOCHET: Sí. Dos o tres al día. Quiero decirle que estamos muy agradecidos
que usted haya venido a la conferencia.

KISSINGER: Es un honor. Quedé muy impresionado con la recepción popular
cuando llegué. Tengo fuertes sentimientos de amistad hacia Chile.

PINOCHET: Este es un país de gente de buen corazón que ama la libertad. Esta
es la razón por la cual no aceptaron el comunismo cuando los comunistas
intentaron tomarse este país. Es una larga lucha de la cual somos parte. Es
una etapa del mismo conflicto que explotó durante la guerra civil española.
Y destacamos el hecho de que a pesar de que los españoles trataron de parar
al comunismo hace 40 años, en España está floreciendo otra vez.

KISSINGER: Recientemente recibimos al rey español y discutí con él
exactamente ese mismo tema.

PINOCHET: Yo he estado siempre en contra del comunismo. Durante la guerra de
Vietnam yo me reuní con algunos de sus militares y les dejé claro mi
anticomunismo y les dije que esperaba que ellos pudieran derrotarlo.

KISSINGER: En Vietnam nos derrotamos a nosotros mismos debido a nuestras
divisiones internas. Hay una campaña comunista internacional.

PINOCHET: Chile está sufriendo debido a esa propaganda. Desgraciadamente no
tenemos los millones necesarios para hacer contra-propaganda.

KISSINGER: Debo decir que su representante (Sergio Diez) fue muy efectivo al
explicar su posición durante la Asamblea General de esta mañana. En los
Estados Unidos, como usted sabe, tenemos simpatía por lo que usted está
tratando de hacer aquí. Yo pienso que el gobierno anterior iba en la
dirección del comunismo. Nosotros le deseamos lo mejor a su gobierno. Al
mismo tiempo, nosotros enfrentamos problemas domésticos masivos respecto al
tema de los derechos humanos en todas las ramas del gobierno, especialmente
en el Congreso pero también en el Ejecutivo. Como usted sabe el Congreso
está ahora debatiendo mayores restricciones en la ayuda a Chile. Nosotros
nos oponemos a ello. Pero básicamente nosotros no queremos intervenir en sus
asuntos domésticos. Nosotros no podemos ser precisos en nuestras propuestas
sobre lo que usted debe hacer. Sin embargo, este es un problema que complica
nuestras relaciones y los esfuerzos de aquellos que son amigos de C! hile.
Esta tarde yo voy a hablar sobre derechos humanos en la Asamblea General. Yo
postergué mi discurso hasta que pudiera hablar con usted. Yo quería que
usted entendiera mi posición.

Nosotros queremos manejar el asunto en términos de persuasión moral y no en
términos de sanciones legales. Por esta razón nos oponemos a la Enmienda
Kennedy. En mi discurso voy a tratar el asunto de derechos humanos en
términos generales y los derechos humanos en el contexto mundial. Me voy a
referir en dos párrafos al informe sobre Chile de la Comisión de Derechos
Humanos de la OEA. Yo voy a decir que el tema de los derechos humanos ha
afectado las relaciones entre Estados Unidos y Chile. Esto es en parte el
resultado de las acciones del Congreso. Voy a agregar que yo espero que
usted elimine estos obstáculos pronto.

También voy a destacar el informe sobre Cuba y la hipocresía de algunos que
manejan el tema de los derechos humanos como un medio para intervenir en los
gobiernos. Yo no puedo hacer menos que esto sin provocar en Estados Unidos
una reacción que lleve a restricciones legislativas. El discurso no es
contra Chile. Yo le quería decir esto. Mi evaluación es que usted es una
víctima de los grupos izquierdistas alrededor del mundo y que su mayor
pecado fue derrocar a un gobierno que iba en dirección del comunismo. Pero
tenemos un problema práctico que debemos tener en cuenta sin provocar
presiones incompatibles con su dignidad y que al mismo tiempo no conduzcan
al establecimiento de legislación que dañe nuestra relación. Sería de gran
ayuda que usted nos informe sobre las medidas que está tomando en el campo
de los derechos humanos.

Nada de esto es dicho con la intención de minar a su gobierno. Yo quiero que
usted salga adelante y quiero mantener la posibilidad de ayuda. Si
derrotamos la Enmienda Kennedy (Yo no sé si usted escucha mis conversaciones
telefónicas, pero si usted lo hace, usted acaba de escuchar mis
instrucciones a Washington para hacer exactamente eso), nosotros vamos a
hacerle llegar los F-5 que hemos acordado. Vamos a esperar un poco en otros
temas para evitar darles munición adicional a nuestros enemigos.

PINOCHET: Estamos volviendo paso a paso a la institucionalidad. Sin embargo,
estamos siendo constantemente atacados por los demócratas cristianos. Ellos
tienen una voz muy fuerte en Washington. No la gente en el Pentágono, pero
se las arreglan para meterse en el Congreso. Gabriel Valdez tiene acceso.
También Letelier.

KISSINGER: Yo no he visto un demócratacristiano por años.

PINOCHET: También Tomic y otros que no recuerdo. Letelier tiene acceso al
Congreso. Nosotros sabemos que están dando información falsa. Vea usted,
nosotros no tenemos experiencia en cuestiones de gobierno. Estamos
preocupados por nuestra imagen. En unos pocos días vamos a publicar el
artículo constitucional sobre derechos humanos y también otro que va a
establecer el Consejo de Estado. Hay varios esfuerzos que estamos realizando
para establecer la institucionalidad.

En el área económica, hemos pagado nuestras deudas después de renegociarlas.
Estamos pagando 700 millones en deudas con intereses este año. Hemos hecho
una reforma agraria. Y estamos tomando otras medidas constitucionales. Hemos
liberado a la mayoría de los prisioneros detenidos. Recientemente a 60 más.
El 11 de septiembre de 1974 yo desafié a los soviéticos a que liberen a sus
prisioneros. Sin embargo, no lo han hecho, mientras que nosotros solamente
tenemos 400 personas que están actualmente detenidas. En el plano de las
relaciones internacionales, estamos funcionando bien. En el caso de Bolivia,
hemos expresado nuestra buena voluntad. Todo depende de Perú ahora.

KISSINGER: Tengo la impresión de que Perú no tiene muchas simpatías.

PINOCHET: Usted está en lo correcto. Perú no quiere que prospere la idea.

KISSINGER: Los peruanos me dijeron que no obtendrían un puerto según el
arreglo.

PINOCHET: Perú se está armando. Perú está tratando de comprar un
portaaviones de los británicos por 160 millones. También está construyendo 4
torpederos en Europa. Perú está rompiendo el equilibrio de armas en el
Pacífico Sur. Tiene 600 tanques de la Unión Soviética. Nosotros estamos
haciendo lo que podemos para mantenernos en pie en caso de una emergencia.

KISSINGER: ¿Y qué están haciendo?

PINOCHET: Principalmente, estamos modificando viejos armamentos, arreglando
chatarra. Nosotros somos un pueblo con mucha energía. No tenemos peones.

KISSINGER: Entiendo que Chile generalmente gana sus guerras.

PINOCHET: Nunca hemos perdido una guerra. Nosotros somos un pueblo
orgulloso. En el frente de los derechos humanos, estamos progresando
lentamente. Ahora sólo tenemos 400. Hemos liberado a más. Y también estamos
cambiando algunas sentencias de modo que los prisioneros puedan salir del
país.

KISSINGER: Si usted pudiera agrupar las liberaciones, en vez de 20 a la
semana, tener un programa más grande de liberaciones, eso sería mejor para
el efecto sicológico de las liberaciones. Lo que quiero decir no es que
usted debería demorarlas, pero que usted debería agrupar las liberaciones.
Pero para volver a la cuestión de la ayuda militar, yo realmente no sé qué
va a pasar mañana en el Senado.

TRUCCO: La Enmienda Buchanan es posible.

KISSINGER: Repito que si la versión de la Cámara de Representantes tiene
éxito, entonces vamos a enviar los aviones [Trucco discute los aspectos
técnicos de la legislación en efecto en 1975-1976-1977]

TRUCCO: El problema está ahora en el Senado en relación a la Ley [de
Presupuesto] para el año fiscal 1977. La Cámara de Representantes ya ha
aprobado la Enmienda Fraser.

KISSINGER: Yo entiendo. Nosotros tenemos una posición respecto a eso. Mi
discurso y nuestra posición están diseñados de modo que podamos decirle al
Congreso que estamos conversando con el gobierno chileno y, por tanto, el
Congreso no necesita actuar. Teníamos la opción de que yo viniera o no
viniera. Decidimos que era mejor para Chile que yo viniera. Mi discurso no
es ofensivo para Chile. Noventa y cinco por ciento de lo que digo vale para
todos los gobiernos del hemisferio. Ello incluye cosas que vuestra propia
gente ha dicho.

TRUCCO: Eso es cierto. Nosotros estamos fuertemente a favor de reforzar la
Comisión [de DD.HH.] de la OEA.

KISSINGER: Nosotros no le estamos pidiendo a la OEA que apoye nada. Yo he
hablado con otras delegaciones. Queremos una salida que no sea profundamente
embarazosa para ustedes. Pero como amigos, yo debo decirles que nosotros
enfrentamos una situación en los Estados Unidos según la cual debemos ser
capaces de señalar ciertos hechos aquí en Chile, o de lo contrario vamos a
ser derrotados. Tal como Angola ha demostrado, el Congreso se encuentra en
un estado de tendencia destructiva. Nosotros estábamos en una buena posición
en Angola. Nosotros creíamos que Angola podría convertirse en el Vietnam de
Cuba. Esto podría haber ocurrido si Cuba hubiera comenzado a tener 20 caídos
en combate por semana. Cuba no podría haberse mantenido por mucho tiempo.
Nosotros teníamos las fuerzas para ello.

El Congreso nos paró pero yo tengo la convicción de que el Ejecutivo,
quienquiera que sea elegido, va a ser más fuerte después de la elección.

PINOCHET: ¿Cómo ven los Estados Unidos el problema entre Chile y Perú?

KISSINGER: [Después de una pausa] No nos gustaría ver un conflicto. Todo
depende de quién lo empiece.

PINOCHET: La cuestión es realmente cómo prevenir el inicio.

KISSINGER: El pueblo americano se preguntaría quién está moviéndose contra
quién.

PINOCHET: Pero ustedes saben lo que está pasando aquí. Ustedes lo ven con
sus satélites.

KISSINGER: Bueno, yo le puedo asegurar a usted que si usted se toma Lima,
usted va a tener poco apoyo de los Estados Unidos.

PINOCHET: Ya lo hicimos una vez, cien años atrás. Sería muy difícil ahora en
vista del actual equilibrio de fuerzas.

KISSINGER: Si Perú atacara esto sería un asunto muy serio para un país
armado con equipo soviético. Sería muy serio. Claramente, nosotros nos
opondríamos diplomáticamente. Pero todo depende, más allá de eso. No es
fácil generar apoyo para acciones militares de los Estados Unidos en estos
días.

PINOCHET: ¿Tenemos que combatir con nuestras propias armas?

KISSINGER: Yo distingo entre preferencias y probabilidades. Todo depende de
cómo ocurra. Si hay una agresión frontal, eso significa una resistencia más
fuerte, más generalizada.

PINOCHET: Supongamos lo peor, es decir, que Chile es el agresor. Perú se
defiende y nos ataca. ¿Qué pasa?

KISSINGER: No es tan fácil. Nosotros vamos a saber quién es el agresor. Si
usted no es el agresor, usted va a tener apoyo, pero la agresión no resuelve
disputas internacionales. Un lado puede montar un incidente. Sin embargo,
generalmente, nosotros vamos a saber quién es el agresor.

CARVAJAL: En el caso de Bolivia, si le damos algo de territorio a Bolivia,
el territorio boliviano puede ser garantizado por los Estados Americanos.

KISSINGER: Yo he apoyado a Bolivia en sus aspiraciones de una salida al mar,
pero de la Flor no está contento con ello.

CARVAJAL: Si nosotros le diéramos algo de territorio a Bolivia y después
Perú usara el puerto, Perú obtendría todo lo que necesita.

KISSINGER: Presiento que Perú no aceptaría.

PINOCHET: Estoy muy preocupado por la situación peruana. Las circunstancias
pueden provocar una agresión por parte de Perú. ¿Por qué están comprando
tanques? Ellos tienen artillería pesada, de 155.

Perú se inclina más hacia Rusia que hacia Estados Unidos. Rusia apoya a su
gente 100%. Nosotros estamos tras de ustedes. Usted es el líder. Pero usted
tiene un sistema que castiga a sus amigos.

KISSINGER: Hay mucho mérito en lo que usted dice. Esta es una época muy
curiosa en los Estados Unidos.

PINOCHET: Nosotros resolvimos el problema de las grandes empresas
transnacionales. Nosotros renegociamos las expropiaciones y demostramos
nuestra buena fe haciendo pagos oportunos sobre nuestra deuda.

KISSINGER: Es una desgracia. Nosotros hemos pasado por Vietnam y Watergate.
Tenemos que esperar hasta las elecciones. Nosotros recibimos muy bien el
derrocamiento del gobierno pro comunista aquí.

Nosotros no tenemos por propósito debilitar su posición. Respecto a agresión
extranjera, sería una grave situación si uno fuera atacado. Eso constituiría
una amenaza directa al sistema interamericano.

CARVAJAL: Hay una influencia cubana masiva en Perú. Hay muchos cubanos allí.
Los peruanos pueden ser empujados. ¿Y qué va a pasar con los miles de
soldados cubanos actualmente en Africa, cuando ya no se les necesite allí?

KISSINGER: Si hay tropas cubanas involucradas en un ataque peruano, entonces
el problema es fácil. Nosotros no vamos a permitir una fuerza militar cubana
de 5000 cubanos en Perú.

CARVAJAL: Ahora tienen un sistema según el cual los peruanos [debió decir
'cubanos' en vez de 'peruanos'] entran en grupos de 20 pero el registro
peruano sólo registra 1.

KISSINGER: Los cubanos no son buenos soldados.

CARVAJAL: Sin embargo, existe la posibilidad de un ataque irresponsable.

CLARO: Yo tengo fuentes en Perú. Se me dice que existe la posibilidad muy
real de que Cuba pueda enviar tropas por vía aérea a Perú.

KISSINGER: Esto cambia la situación y el asunto resulta fácil entonces.
Nosotros no le vamos a permitir a Cuba otra aventura militar. Una guerra
entre Perú y Chile sería un asunto complicado pero una guerra entre Cuba y
Chile u otros, no nos sería indiferente.

CLARO: Vuestros planificadores estuvieron aquí en 1974. Ellos no creyeron
que había una amenaza cubana. Los soviéticos usan Cuba para agredir, yo
argumenté. Desde entonces, Angola ha confirmado esto.

KISSINGER: Nosotros no vamos a tolerar otra movida militar cubana. Después
de la elección, vamos a tener problemas masivos si ellos no han salido de
Angola. Segundo, yo también creo muy firmemente que no podemos aceptar
coexistencia y subversión ideológica. Ahora tenemos las condiciones para una
política más realista. A ustedes les ayudaría mucho si hicieran algún
progreso respecto a los derechos humanos, el cual podría ser anunciado en
paquetes. Lo más importante son las garantías constitucionales.

El número preciso de prisioneros es lo de menos. El derecho de habeas corpus
también es importante. Y si ustedes pudieran darnos información anticipada
respecto a vuestros esfuerzos en materia de derechos humanos, nosotros
podríamos usar esto. Respecto a los demócratas cristianos, nosotros no los
tenemos en cuenta. Yo no he recibido a ninguno desde 1969. Lo que queremos
hacer es quitarles las armas a nuestros enemigos. Este es un fenómeno que
manejamos de manera especialmente severa con nuestros amigos. Yo quiero ver
que nuestras relaciones y nuestra amistad mejoren. Yo incentivé a la OEA a
que tuviera su Asamblea General aquí. Yo sabía que iba a ser de prestigio
para Chile. Yo vine por esa razón. Nosotros tenemos sugerencias. Nosotros
queremos ayudarlos, no debilitarlos. Ustedes le prestaron un gran servicio
al occidente al derrocar a Allende. De otra manera Chile habría seguido a
Cuba. Entonces no habría habido derechos humanos o una comisión ! de
derechos humanos.

TRUCCO: Nosotros le entregamos a la Asamblea General nuestras respuestas a
algunas de las sugerencias del señor secretario. Lo que va a faltar será
nuestra explicación de las Actas Constitucionales que se están preparando.

KISSINGER: ¿Podrían terminarlas mientras la OEA está aquí?

PINOCHET: Nosotros hemos querido no hacer nada mientras la OEA está aquí,
pues de lo contrario parecerá que lo estamos haciendo para evitar las
presiones de la OEA. Es posible que lo podamos hacer en unos 30 días.

KISSINGER: Si podemos, nosotros estamos dispuestos a decir que tenemos la
impresión de que el Acta Constitucional es de mucha ayuda.

PINOCHET: Yo lo discutí en mi discurso inaugural.


CUANDO EL CÓNDOR DE LA MUERTE VOLABA POR AMÉRICA LATINA...

TOMADO DE MI LIBRO "OPERACIÓN CÓNDOR"