lunes, 13 de junio de 2016

LA BATALLA DE SMOLENSK DEL 10 DE JULIO AL 10 DE SEPTIEMBRE DE 1941

El 12 de julio, la Stavka ordenó a la Dirección Estratégica del Oeste de Timoshenko —creada dos días antes y que, a diferencia de otras direcciones estratégicas, integraba poco más que el Frente del Oeste— que lanzara un contraataque desde el norte de Smolensk y Orsha hacia Vítebsk. El ataque iba a ser respaldado por todos los aviones del frente y también por bombarderos de largo alcance, que quedaban bajo control de la dirección estratégica. Al menos seis ejércitos debían atacar de manera coordinada, aunque, una vez más, el plan soviético resultó excesivamente ambicioso, y muchas de las formaciones estaban muy por debajo de su fuerza asignada; algunas de las divisiones contaban con menos de 3.000 hombres. No obstante, el plan causó una gran impresión a los alemanes, que lo llamaron la «ofensiva de Timoshenko». Según Guderian, comandante del Segundo Grupo Panzer.

Guderian y Hoth repelieron los contragolpes soviéticos, pero a un alto precio. El 16 de julio, a la 18.ª División Panzer sólo le quedaban doce tanques operativos. Su comandante señaló que había que reducir el número de víctimas «si no queremos obtener una victoria pírrica».

El 13 de julio, las fuerzas alemanas habían llegado al importante nudo ferroviario de Orsha, donde la línea principal Minsk-Moscú cruzaba otra línea que iba hacia el sur desde Leningrado, a través de Vítebsk. Fue allí, al día siguiente, donde los soviéticos revelaron una nueva «arma secreta». La producción en serie del lanzacohetes múltiple BM-13, curiosamente, se había autorizado el 21 de junio, el día antes de Barbarroja. La máquina, relativamente burda, con dieciséis cohetes de 132 mm que se disparaban desde dos filas de carriles en la parte trasera de un camión, y con un escudo blindado que protegía la cabina, se convirtió en un símbolo de la guerra de Rusia. Debido al sonido de los cohetes, así como a la disposición de los dieciséis carriles o «tubos», los alemanes lo llamaron el «órgano de Stalin». Los rusos lo llamaron Katiusha. El jefe de batería, el capitán Flórov, recordó «excelentes resultados. Un compacto mar de fuego».

Al verse rodeados más tarde, los soviéticos quemaron las nuevas máquinas de guerra para evitar que cayeran en manos enemigas. Katiusha siguió siendo un secreto celosamente guardado, y son muy raras las imágenes de los lanzacohetes antes e incluso durante la batalla de Stalingrado a finales de 1942.

Las fuerzas de Guderian capturaron la ciudad de Smolensk el 15 de julio, pero quedó un gran hueco entre los dos grupos Panzer al norte y al este de la ciudad. El 20 de julio, la ofensiva de Guderian al sur de Smolensk y de Hoth al norte amenazaba con cercar el grueso de tres ejércitos soviéticos —XVI, XIX y XX— en una bolsa situada al noreste de la ciudad y cuya forma determinaron en parte los pantanos del norte y el noroeste de Smolensk. Zhúkov ordenó ese día a la Dirección Estratégica del Oeste que, utilizando cuatro ejércitos de la reserva estratégica de la Stavka, organizara una contraofensiva con el fin de rescatar a las fuerzas soviéticas que estaban casi rodeadas.



Las fuerzas de Timoshenko se dividirían en cuatro «grupos operativos» conocidos por los nombres de sus comandantes. También había un quinto, al mando de Rokossovski, que acababa de ser ascendido a comandante del Decimosexto Ejército después de que su IX Cuerpo desangrara a los alemanes en las batallas del Frente del Suroeste. El ejército de Rokossovski estaba defendiendo el área de Yártsevo, donde la vía férrea Minsk-Smolensk-Moscú cruza el río Vop, que fluye hacia el sur para desembocar en el Dnieper.

Smolensk fue por tanto una batalla estratégica fundamental, ya que obligó a los alemanes a cambiar su objetivo de Moscú a Leningrado y Ucrania. En sí mismo, fue el primer enfrentamiento de la guerra que mereció para los rusos el título de gran «batalla» —una batalla de nivel operativo, o srazheniye— que, en la medida en que puede serlo, fue independiente. Las bajas totales en ambos beligerantes fueron asombrosas.

 Desde el 10 de julio hasta el 10 de septiembre, de acuerdo con las estimaciones de Rusia, el Frente del Oeste soviético sufrió 309.959 bajas irrecuperables de los 579.400 efectivos que participaron en la batalla. Además, hubo 159.625 enfermos y heridos, lo cual arroja un total superior al 80 %.32 Al principio los alemanes, y luego los rusos, se enfrentaron al problema endémico del frente oriental, los «flancos abiertos».

jueves, 9 de junio de 2016

LA GRAN FARSA ELECTORAL DE ESTADOS UNIDOS (2)

En EE.UU. son los gobiernos estatales los encargados de organizar y administrar las elecciones a través de comisiones especiales. Por eso, cuando se acercan las elecciones nacionales, las legislaturas estatales suelen considerar regulaciones para garantizar la limpieza de los procesos y prevenir el potencial de fraude. Aunque todos parecen de acuerdo en que el sistema debe protegerse al máximo y que el derecho al voto es constitucionalmente sagrado, no todos creen que sea un problema que requiera legislación especial, mientras que otros temen que busquen limitar el ejercicio del voto entre los pobres y las minorías. De acuerdo con un informe presentado por el Centro Brennan para la Justicia, titulado "Cambios en las leyes electorales", 14 de los 19 estados que habían adoptado regulaciones para este año revirtieron o modificaron las polémicas nuevas provisiones, que iban desde exigir identificación fotográfica al votante, pruebas de ciudadanía para la inscripción electoral o reducir las posibilidades de votar anticipadamente. Como el día de la elección siempre es el primer martes después del primer lunes de noviembre -jornada laboral- muchas personas para quienes sería difícil salir de sus trabajos aprovechan para votar en centros especiales. Otros envían su voto por correo. De acuerdo con el Censo de EE.UU. la votación personalizada anticipada en estados del sur del país se triplicó del 2004 al 2008 y la abrumadora mayoría fueron votantes negros. Por eso el informe del Centro Brennan critica que en Florida, Georgia, Tennesse, o Virginia Occidental se redujera sustancialmente el número de días y las opciones para votar anticipadamente.


El caso Kennedy


En conversación con BBC Mundo, Ridenour recordó que en 1960 se denunció que la campaña del demócrata John Fitzgerald Kennedy habría hecho trampas que le permitieron derrotar a Richard Nixon.
"Lo que es menos conocido es que ese año los republicanos del estado de Illinois también, sólo que no lo suficiente para superar las trampas demócratas en Chicago. Estos engaños en las elecciones no es tan raro como a muchos de nosotros nos gustaría pensar". Ridenour también rechaza la idea de que las iniciativas de control busquen afectar a grupos minoritarios, identificados con algún partido en particular y por el contrario, considera que redundan en el beneficio de esas comunidades. "El fraude electoral parece afectar desproporcionadamente vecindarios con mayor presencia de minorías. Quienes se oponen a las medidas de protección, presentan eso como argumento, pero creo que lo contrario es lo cierto: las minorías son más susceptibles de ver sus elecciones locales manipuladas y sus votos robados", asegura Ridenour. Aunque el debate se reactiva en tiempos electorales, es seguro que la polémica continúe más allá de las elecciones de noviembre, ya que muchas de las suspensiones de leyes deben resolverse en las cortes. Posiblemente dos de ellas llegarán a la Corte Suprema en Washington, cuya decisión podría inclinar la balanza a favor o en contra de los que defienden el derecho al voto y los que defienden la integridad del sistema electoral.





Sistema Obsoleto e Irracional


Cuando se crea el sistema de elegir al Presidente de los Estados Unidos por medio de un Colegio Electoral representativo no del pueblo de una nación formada y unida sino de unos países -las 13 Colonias- que se federan para librarse de la Corona Británica, existían en cada país o «colonia» intereses tradicionales y prejuicios localistas que hacían que cada Estado que se federara recelara de los otros. Ante esa realidad los «fundadores» de la Federación optaron por un sistema de equilibrio que no permitiera que un Estado con más habitantes se impusiera a los demás. Ese sistema funcionó por más de un siglo mientras los Estados Unidos evolucionaban lentamente a convertirse en una nación unida, con algunas costumbres características que llamaron «the american way of life» (la manera americana o estadounidense de vivir y organizarse en nación).

Al constituirse los Estados Unidos en una gran nación unida con características nacionales propias que los diferencia de los europeos, latinoamericanos, africanos y asiáticos, no obstante sus orígenes étnicos y culturales diversos, el sistema para elegir al Presidente, inventado hace más de 200 años, entonces con muy buen suceso, ha dejado de responder a la realidad actual de ese país donde ya no existen nacionalidades estatales sino una sola nacionalidad con una gran movilidad sin importarles las fronteras estaduales. Un californiano puede vivir, trabajar y votar en la Florida y un originario de Nueva York puede trasladarse libremente a Chicago sin sentir que vive en otro país y una mujer que nunca había vivido en Nueva York puede ser electa senadora de ese Estado. Los Estados Unidos ya no son unos estados que se recelan los unos a los otros y donde pesaba más lo de «estados» que lo de «unidos»; sino una gran nación con una sola nacionalidad con sus propias características que marcan su identidad nacional frente a las otras nacionalidades con las cuales se relaciona por medio del comercio, la «diplomacia del dólar» -moneda universal- y a través de las relaciones políticas, culturales, científicas y tecnológicas.

Además de ser completamente obsoleto ese sistema electoral es también irracional pues es absurdo que el candidato que más votos populares obtiene de sus connacionales pueda perder las elecciones en el Colegio Electoral del siglo XVIII. El Imperio Universal está sometido a un sistema electoral obsoleto e irracional al entrar con bombos y platillos al Tercer Milenio.

LAS ELECCIONES DONDE SE EVIDENCIO ROBO: EN 1960 LOS DOS ROBARON VOTOS, Y LA DESCARADA DEL AÑO 2000, EN LA QUE GEORGE BUSH Y SU HERMANO SE ROBARON LAS ELECCIONES.

Elecciones Anómalas

Este sistema absurdo se agrava con las anomalías que se han dado por lo menos en el Estado de la Florida. Tanto los líderes demócratas como los comentaristas de las grandes cadenas televisivas, debido a que el mundo está pendiente de ellos y está envuelto el prestigio democrático de su gran país, no han mencionado la palabra fraude, sino «anomalías». Qué clase de anomalías. Solamente en un condado no se contaron 10.000 votos. Es decir que esos diez mil ciudadanos pasan a ser ciudadanos de tercera, en el país que se proclama como el modelo de la democracia en el mundo entero. Como los medios están saturados sobre el laberinto de anomalías, no insistiré sobre sus particularidades.

¿Elecciones Fraudulentas?

Si esas «anomalías» se hubieran cometido en algún país latinoamericano la sentencia de la globalización imperante sería: Fraude! Fraude! Fraude!

¿Se pueden calificar las elecciones de EEUU como fraudulentas? ¿qué diría el pueblo de los Estados Unidos? ¿Qué dirán los pueblos de la aldea planetaria? ¿Fraude o simplemente «anomalías»?. ¿FRAUDE?

AHORA YO ME PREGUNTO ¿ESTO ES DEMOCRACIA?

LA GRAN FARSA ELECTORAL DE ESTADOS UNIDOS (1)

Dinero para conseguir votos, ausencia del derecho a votar, abstención y corrupción para elegir el presidente

En noviembre de 2016, Estados Unidos celebra sus elecciones presidenciales precedidas de una campaña electoral de casi un año.

EEUU, al frente de la cultura occidental, fundamenta su concepción de la democracia en el carácter representativo de sus gobernantes y legisladores elegidos en sus correspondientes convocatorias electorales. Para el sistema de democracia representativa, ese mero acontecimiento que suele celebrarse cada cuatro años es la fuente de su legitimidad, al tiempo que pone fin a cualquier otra vía de participación ciudadana. Un breve acercamiento a la trastienda de las elecciones norteamericanas nos permitirá comprobar que sólo son el decorado de una farsa que sonrojaría a cualquiera de los históricos luchadores por la democracia en Estados Unidos al verlas como legitimadoras de un sistema político supuestamente justo y libre.

Tres son las características que dominan las elecciones norteamericanas: la utilización del dinero como medio de lograr el apoyo electoral, la falta de implicación ciudadana como lo demuestran los porcentajes de abstención y la corrupción. Pero, además, esos Tres elementos siguen incrementándose en cada campaña electoral.

Accionistas en lugar de votantes 

Viendo los mecanismos de financiación de los candidatos y sus partidos se diría que en EEUU las organizaciones políticas no son refrendadas por votos de ciudadanos, sino por accionistas que son quienes definen el programa electoral, seleccionan el candidato, financian las campañas, logran los votos, desembarcan a sus hombres en la administración ganadora y aplican las políticas deseadas. Una sociedad empresarial en toda regla a la que llaman democracia y quieren aplicar en todo el mundo mediante bombas y torturas si es necesario.

A finales de abril de 2000 el candidato Bush ya había recaudado 185 millones de dólares, un 67 % más de lo que logró en la campaña de 2000, frente a los 180 millones del candidato Kerry. Se podría pensar que ese dinero procede de un gran colectivo de ciudadanos que apoya con parte de sus ahorros y su esfuerzo el proyecto político en el que cree, dándole así a la política norteamericana un elemento de participación ciudadana aunque sólo sea mediante humildes aportaciones económicas. Nada más alejado de la realidad, el 96 % de la población estadounidense no aporta dinero a ningún candidato, según revela el periodista Charles Lewis en su libro "La compra del presidente 2004", elaborado para el Centro por la Integridad Pública. El dinero de las campañas está financiado por el 1 % de la población compuesto por millonarios, grandes corporaciones y grupos de presión. 



Otras fuentes, como la revista Newsweek, afirmaba en 1998 que el 99'97 % de los norteamericanos no aporta voluntariamente contribución financiera alguna a los partidos o a sus candidatos o lo hace en una medida sumamente modesta. La CNN también afirmaba en 1997 ("Democracy for Sale") que el dinero procedía del 0'03 % de la población, y que el grueso de las aportaciones individuales correspondía a 340 personas. En el caso de Bush, según Michael Moore, recibió de tan sólo setecientas personas la cifra record de 190 millones de dólares.

Pero en EEUU se estableció por ley el sistema llamado "marching funds" por el cual cada candidato recibe del presupuesto federal una suma igual a la que obtuvo de sus "contribuyentes". De este modo, el 99'97 % de la población se ve obligada a tener que pagar una cifra semejante a la que dieron el 0'03 % y los seleccionados por 340 personas se convierten en los candidatos. Y lo más indignante es que, a diferencia de los contribuyentes obligados, los adinerados sí lograrán recuperar su dinero mediante subsidios y ayudas a sus empresas por parte de los gobernantes una vez elegidos.

Como afirmó el presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, "es difícil encontrar otro asunto en que los norteamericanos coincidan con tal virtual unanimidad (99'97 %) y asimismo es imposible hallar otro en que una ínfima minoría (0'03 %) imponga su voluntad y obligue a todos a hacer algo que evidente no desean... en nombre de la democracia".

La periodista Belén López detalla en la revista española La Clave  los mecanismos de recaudación por los que millonarios y grandes corporaciones "votan con sus cheques en un referéndum privado y deciden quién es merecedor de la suficiente financiación para aspirar a la presidencia". "Son los ejecutivos de las compañías de petróleo, de las farmacéuticas, las tabacaleras, las inmobiliarios y las aseguradoras. Son los abogados multimillonarios que representan a las víctimas de negligencia médica o a las grandes corporaciones que se sientan en el banquillo (...). A cambio, buscan acceso a los miembros del Congreso y la Casa Blanca una línea directa con el presidente, su gabinete y las leyes que proponen y aprueban" 

Veamos cómo son esos métodos de recaudación.

Dinero y votos 

"Soft money" (dinero blando):

Es el resultado de una ley de 2002 de reforma de la financiación electoral. Establece un límite de 2.000 dólares para las contribuciones individuales. Una cantidad que mediante sofisticados mecanismos se logró burlar fácilmente como a continuación veremos.

Pioneros:

Se trata de un método puesto en marcha en la campaña del año 2000 por Bush y que aprovechaba la extensa red de patrocinadores que creó Bush padre. Puesto que quienes designaban presidente eran los mismos, lo más lógico era heredar en el hijo la designación para evitar complicaciones. Los pioneros son personas que se comprometen por escrito a recaudar un mínimo de 100.000 dólares a través de la recolección (compra de acciones) de cheques que no pueden superar los mil dólares. Se lleva un adecuado registro de las personas que aportan esas donaciones y los intereses a los que representa para "compensar" oportunamente sus esfuerzos una vez alcanzado el poder. Belén López desvela cómo el director de "Tejanos por la Justicia Pública" reconoció que al menos 19 de esos "pioneros" (accionistas) habían sido recompensados (dividendos) con puestos de embajadores (consejeros delegados). Por ejemplo el actual embajador en España George L. Argüiros o la secretaria de Trabajo de Bush Elaine Chao.

Rangers:

Es la nueva figura creada por Bush ese mismo año. Son personas que asumen el compromiso de conseguir al menos 200.000 dólares (acciones de oro). Estaba siendo utilizado tanto por Bush como por Kerry, y actualmente fue utilizado por Obama.

Organizaciones 507:

Toman el nombre del cogido de clasificación fiscal. Se trata de instituciones sin ánimo de lucro o con fines supuestamente sociales y que por tanto no están sujetas a los limites que impone la legislación electoral. López afirma en la revista La Clave que, según el Centro por la Integridad Pública, estas organizaciones recaudaron un total de 59 millones de dólares en los tres primeros meses del año. Entre estas instituciones "filantrópicas" está el productor de cine Stephen Bing, el financiero George Soros y el magnate de las aseguradoras Peter Lewis. No parece que la filantropía afecte mucho ni a los ciudadanos humildes ni a los pequeños partidos de izquierda.

Lobbys:

Su papel es fundamental. Son grandes empresas y conglomerados que con su generoso apoyo económico se aseguran sus negocios con el nuevo gobierno. El ejemplo de Halliburton es elocuente, su presidente Dick Cheney dejó el cargo para incorporarse a la administración Bush como vicepresidente y así, la filial Kellog, Brown & Root se llevó un contrato de 7.000 millones de dólares en dos años para la ejecución de un plan de contingencia de posibles daños provocados por la guerra en los campos iraquíes. Un plan por cierto que ya fue presentado seis meses antes de empezar la guerra.

Los casos de relación entre lobbys y programas y decisiones políticos son frecuentes. Durante el periodo en que Bush fue gobernador en Texas, las principales empresas contaminantes se reunieron con él para diseñar un programa sólo fuera voluntario contra la polución. La aceptación de este programa le supuso al candidato Bush una donación de 260.648 dólares para su campaña gubernamental en 1998 y 243.900 dólares para su campaña presidencial. En cambio, el balance de este "programa anticontaminación" fue muy diferente para los ciudadanos del estado de Texas. La Agencia de Protección al Medio Ambiente cuantificó en ese estado, sólo en 1998, la utilización de 30.000 toneladas de pesticidas y alcanzó la más alta concentración de refinerías y plantas químicas del país con la emisión al aire de 804.000 toneladas de contaminantes cada año.

Charles Lewis y el Center for Public Integrity ya lo dejaron muy claro en 1996: "En realidad acopiar recursos financieros, duros y blandos, es la principal ocupación del político norteamericano y a ello debe dedicar buena parte de su tiempo (...). Tiene que hacerlo porque conoce la verdadera ley que rige el sistema norteamericano: para cada elección desde 1976 los dos partidos seleccionaron como su candidato al aspirante que, el año precedente, había conseguido más dinero".

La Asamblea Nacional de Ciudadanos sobre Dinero y Política llegó a declarar: "el dinero se ha apoderado de nuestra democracia y de la forma en que ella funciona. Hemos perdido de vista algunos de nuestros principios históricos, como el de una persona, una voto".

¿Y qué queda para los ciudadanos de Estados Unidos?.

Los que no pueden votar 

Para Ricardo Alarcón, "se puede afirmar categóricamente que la mayoría de las personas que forman la sociedad estadounidense carecen por completo de derechos electorales, o no puede o no quieren ejercerlos. Al primer grupo pertenecen varios millones de extranjeros que allí residen legalmente (no hablo ahora de la incalculable cifra de los indocumentados ni de los numerosos trabajadores de estación), trabajan muy duro, pagan impuestos, están sujetos a las mismas leyes que los demás, nutren sus fuerzas armadas cuando es necesario, pero carecen de derechos políticos por no ostentar la ciudadanía. A fines de los ochenta comprendían unos 7'3 millones de adultos".

A los que no votan y están censados hay que sumar los millones de ciudadanos de todo el país que no tienen o se les ha negado el derecho de expresarse "democráticamente". Se trata de los casi cuatro millones de personas que cumplen penas por un delito mayor, quienes, según la legislación de Estados Unidos, además de la libertad pierden el derecho al sufragio. Junto con ellos, el pueblo de Puerto Rico tampoco tiene voz en la política del país que determina la vida en la isla.

La ley de algunos estados como Florida sostiene que los ex convictos no tienen derecho a votar. Eso significa, según Michael Moore, que el 31 % de los hombres negros de Florida no puede votar por el hecho de contar con antecedentes penales. De los que lo pudieron hacer, menos del diez por cien votaron a quien terminó siendo su presidente, lo que confirma el grado de democracia representativa que supone el sistema electoral y lo acertado que estaban los gobernantes de Florida seleccionando el tipo de votante (hombre negro) a eliminar. Para asegurarse de que no se producía ningún voto indeseado, el gobierno de Florida encargó en las elecciones del 2000 a Database -una empresa estrechamente vinculada a los republicanos- que "depurara" el censo electoral con el criterio más amplio posible. "De un plumazo, 173.000 votantes registrados en Florida fueron eliminados a perpetuidad del censo electoral. En Miami-Dade, el mayor condado de Florida, el 66 % de los votantes borrados del censo eran negros".

"El segundo grupo -señala Alarcón, lo integran los ciudadanos que no están inscritos en los registros electorales. En 1988 se acercaban a los 70 millones de personas, equivalente a un 40 % de la población electoral. Debe suponerse que entre ellos son muchos los que expresan de ese modo su desinterés por un sistema electoral en el que no creen, pues lo perciben, justamente, como algo ajeno y distante".

Abstención 

Y llegamos, finalmente, al tercer grupo, a los ciudadanos que pueden inscribirse y finalmente lo hacen. Solamente el 49 % de los estadounidenses con derecho a voto participó en las elecciones presidenciales de 1996. En las elecciones del 2000, consideradas de "alta participación" debido al reñido resultado entre Gore y Bush, la afluencia de votantes no superó el 50 %. La abstención lleva una tendencia galopante en Estados Unidos. Atrás quedan porcentajes del 63 % como el de las elecciones de 1960. Se trata de niveles muy inferiores a los índices del 70 y 80 por ciento, habituales en Europa. Así, en 1992, Bill Clinton ganó la presidencia con el apoyo de tan sólo el 43 del electorado que participó en la votación, menos de la cuarta parte de los potenciales electores.

Según un sondeo conjunto del "Proyecto de los No Votantes de la Universidad de Harvard" y el diario The Wahington Post, casi uno de cada cuatro ciudadanos con derecho a voto (un porcentaje similar a los votos que llevaron a Clinton a la Casa Blanca en 1992), dice estar disgustado con la política electoral y un 44 por ciento dice no estar interesado en la política. La mayoría de ellos tiene entre 18 y 30 años y no tienen o sólo alcanzan el nivel de educación primaria. Las encuestas realizadas en las elecciones del 2000 señalaron que de los electores menores de 30 años sólo votó un 28 %. El 35 por ciento de los no votantes afirma que el voto ya ni les importa.

Existe también otro sector de población que no vota a pesar de encontrarse en el censo, son los trabajadores cuyos patrones no los autorizan a ausentarse del empleo par ir a votar o no tienen los medios para desplazarse al lugar de la votación. A diferencia de otros países, en EEUU tanto la inscripción como la votación se realiza en días y horas laborales, concretamente un martes.

Entre las irregularidades en las elecciones norteamericanas es de destacar los errores en el censo, algo que sucede en todos los países en una cantidad razonable pero que en EEUU, según el Washington Post supuso en 1990 la "desaparición" de nada menos que entre 10 y 15 millones de norteamericanos. Todos los diarios coincidían en el perfil de los votantes "desaparecidos" del censo: "negros, latinos, aborígenes, jóvenes, inmigrantes, pobres de la ciudad y del campo, pobladores de arrabales o homeless y la masa creciente de personas que no hablan inglés". En otras ocasiones sucede lo contrario, como el número de representantes no varía sea cual sea la población total del país, algunos distritos inflan sus censos para tener un mayor porcentaje de representación. El Washington Post calcula entre seis y nueve millones la cantidad de personas que están contabilizadas más de una vez. Lo que si parece claro es que entre estos contabilizados doble no aparecen los negros, latinos y la gente pobre.

Corrupción 

A todo ello hay que añadir los mecanismos de corrupción. Existe un tipo de voto que no cesa de crecer, el denominado "voto ausente". Se trata de un voto que no es secreto porque quien deposita la papeleta no es el elector, sino un agente pagado por las maquinarias electorales que "testifican" cual era la "intención" del "elector". No solamente hay fraudes con la utilización del "voto ausente" de personas sin éstas saberlo, sino que se han conocido casos de que se compraron votos por un módico precio. Con este tipo de votos se han producido escándalos históricos, como el de agosto de 1996, cuando el Miami Herald publicó datos suministrados por la Secretaría de Estado de la Florida que revelaron que entre los electores de ese estado aparecieron cincuenta mil delincuentes encarcelados y diecisiete mil fallecidos, personas todas ellas susceptibles de ser cooptadas para el "voto ausente". En el mismo artículo, el Herald agrega la existencia de cuarenta y siete mil personas -vivas y en libertad- que estaban inscritas como electores en más de un distrito y por lo tanto podían votar más de una vez.

Como afirma Ricardo Alarcón, "el mismo sistema que hace extraordinariamente difícil a los trabajadores realizar los trámites para convertirse en electores y multiplica los obstáculos a quienes quieran ir a las urnas, pone a "votar" a los delincuentes convictos, a los muertos, a los que no quisieron votar y permite a otros hacerlo varias veces".

El nivel mayor de fraude electoral lo logró sin duda George Bush en sus elecciones de 2000. Según revela Michael Moore, una de las jugadas fue que el hombre encargado de la cobertura de la noche electoral para Fox News tomó la decisión de anunciar en antena que Bush había ganado en Florida y que, por tanto, la presidencia era suya, sin esperar al recuento. El director encargado de la cobertura de la noche electoral por parte de la cadena Fox era John Ellis. "¿Y quien es John Ellis?", se pregunta Michael Moore. Pues el primo de George W. Y Jeb Bush. 

EL ROBO MAS GRANDE DE ELECCIONES¡

Otra de los fraudes fue el referente al voto de los residentes en el extranjero, procedentes en su mayoría de militares afectos al Partido Republicano. La ley de Florida establece que estos votos sólo se pueden contar en caso de que hayan sido enviados y matasellados en otro países en fecha no posterior a la de la jornada electoral, como es lógico. Una investigación llevada a cabo en julio de 2002 por el New York Times demostraba que de los 2.490 votos de residentes en el extranjero que se aceptaron como válidos, 680 eran defectuosos o cuestionables. Hay que recordar que Bush "ganó" por tan solo 537 VOTOS¡¡. IMAGEN INCONGRUENCIA






FÍJENSE LA BOLETA ELECTORAL DEL AÑO 2000 EN QUE PUNTO UNO SABIA VOTAR?? Y POR QUIEN?

La conclusión es clara. El país que se presenta como baluarte democrático y cuyo modelo se fundamenta básicamente en la democracia representativa, sin otra fórmula de participación ciudadana, decide el resultado electorales mediante la compra de las elecciones por parte de grandes grupos económicos, prohíbe a millones de ciudadanos ejercer ese derecho, la mitad de quienes pueden ejercerlo no lo hacen hastiados de la farsa en que se ha convertido el sistema y, además, no duda en recurrir a fraudes masivos para controlar los resultados electorales.

miércoles, 8 de junio de 2016

SE ACERCA LA TERCERA GUERRA MUNDIAL

De extraordinaria gravedad es que la Organización del Tratado del Atlántico Norte-OTAN- esté “alertando” de una invasión rusa a Europa. Lo anterior es el preludio a la declaratoria de guerra mundial por parte de la Cleptocracia internacional que desea apoderarse de todo el planeta para sus intereses. No puede ser tomado como una simple exposición sino como la cúspide de una grave amenaza que conduce a la confrontación pues se prepara a los pueblos europeos para el odio y la muerte. Lo delicado es que el Alzheimer y la ceguera son tan avanzados en la Organización que se “olvidan y no ven” los ejercicios que hacen en su operación “Ataque de Sable” con 10.000 militares de 13 países: Estados Unidos, Estonia, Letonia, Lituania, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Luxemburgo, Noruega, Polonia, Eslovenia y el Reino Unido.


Existen muchos hechos concretos, verdaderos, sin lugar a dudas, que no pueden ser controvertidos, los que indican una escalada agresiva y amenazante cada vez más fuerte. En primer lugar, el discurso de confrontación con Rusia, que ha sido llevado a los niveles más altisonantes tanto en las palabras como en la falsedad de los Medios: acusar a Rusia de querer invadir Europa y Estados Unidos a través de los “árabes” o los “nuevos soviéticos” es cada vez más agudizado a través de películas, series y noticieros escritos, hablados o televisivos, y reiterado por las agencias de espionaje y el gobierno. Ello sí indica el nivel de irrespeto a la diplomacia y la transparencia, como un signo de exasperación producto de conflictos personales y sociales propios de sus gobernantes.

En segundo lugar, la creación de focos de conflicto con cuatro centros de poder soberano que existen en el mundo y son representativos: Rusia, China, Irán, Venezuela. Anteriormente fue con lugares cercanos para desestabilizar y organizar caos como Siria o Palestina, por ejemplo. Ahora se acerca a las naciones mencionadas creando artificialmente crisis en la frontera rusa con armas y misiles que provocan, en China con armada naval y encuentros peligrosos en sus fronteras o buscando alianzas con Vietnam.

Cabe interrogarse a qué responden dichos movimientos militares y qué potencias han iniciado prácticamente todos los conflictos actuales en el mundo. De la respuesta a esta pregunta se resuelve la duda sobre quién desea la guerra mundial y ésta es que la Alianza conformada por su centro, Washington, sus socios europeos y la tríada Turquía-Arabia Saudí- Catar, no posee ningún interés en acabar con el terrorismo en el mundo, prueba de ello es la inefectividad de la Coalición que ha matado más civiles que mercenarios, la venta de armas por España-Alemania-Israel a países agresores y el silencio cobarde ante las masacres de pueblos como el palestino, sirio, iraquí, yemení y otros. Les interesa el autodenominado caos controlado porque ello impide el desarrollo de los países que están en conflicto obligándolos a no producir, no desarrollarse, coaccionados para grandes empréstitos o demanda en infraestructura y alimentos…un gran negocio para las Transnacionales.



Cabe mencionar los siguientes hechos que son una suma de actos de agresión para preparar la escalada atómica: durante todo el 2015 y el 2016, la OTAN ha aumentado considerablemente bases y ejercicios militares en toda Europa, cercando las fronteras rusas; en vez de estar contentos que se ataque al terrorismo se manifiestan desconsolados e irritados, lo que reconfirma su vinculación con Daesh; pese a que Irán ha cumplido totalmente las exigencias de las potencias, reconfirmado por segunda vez según la AIEA (Agencia Internacional de la Energía Atómica), algunas naciones siguen asestando golpes bajos lo que indica su violación a los acuerdos logrados, hábito perverso de potencias colonialistas ya conocidas cuya simbología se refleja en la oprobiosa confiscación de sus fondos en EE.UU.

Ante dicha situación, Vladimir Putin ha reaccionado con mesura explicando que Rusia no es una amenaza para Estados Unidos, Europa, ni ningún territorio, confirmado por su política de paz permanente. Sin embargo, ha confirmado también que la paciencia tiene un límite y este se está acercando a su fin, lo que indica una respuesta muy sólida.

En esta línea se debe reconocer a la élite occidental el bajo nivel cultural y diplomático de sus representantes gubernamentales pues, en vez del diálogo franco y sincero, se utiliza el lenguaje de la diatriba, el castigo, la amenaza, como sus únicos recursos habituales cuando en realidad a partir de la inteligencia hay innumerables procedimientos que conducen a la transparencia en la conversación y hacen fluidos los procesos de resolución de conflictos, tal como la Humanología lo ha explicado en reiteradas ocasiones, invitando a los líderes mundiales exasperados a controlar sus impulsos egoístas e interesados económicamente.


Y es que utilizando la prudencia y la verdad informativa, la dirigencia rusa ha logrado no tensar las relaciones hasta el punto que un solo foco, lo que es fácil de crear artificialmente (tal como la Primera y Segunda Guerra Mundial), se convierta en el punto que supuestamente rebasa la copa y se inicia la guerra termonuclear ya que el mundo capitalista ha sido condicionado a creer que es la única solución si otras naciones “no hacen caso a los llamados a la libertad y democracia”…consistente en privatizar la sociedad y convertir a los seres humanos en clientes y luego robots.

Son cientos los hechos donde la Cancillería rusa se ha expresado en los mejores términos al llamar a las potencias occidentales sus socios, ofrecer el trabajo científico conjunto, proponer tareas armadas para destruir el terrorismo, las cuales han sido desechadas, demostrando que la envidia o la negación a suspender conflictos es la tarea oficial de la Corporatocracia. Más bien la ampliación de sanciones es la bofetada a una mano ofrecida para avanzar pese a la posición opuesta y reservada de algunos miembros, y los cientos de bases en el mundo que posee la OTAN y asociados demuestra quién es el agresor.

Por el contrario, las sanciones justificadas por los Medios subalternos y la tergiversación de los hechos, incluso la mentira consumada, se han convertido en sus herramientas cotidianas. El llamado de Donald Trump a las armas responde al temor que sufre la población estadounidense a través de un cine o televisión que cada día crea héroes destructores de supuestos complots árabe-rusos, amenizados con venezolanos dictadores y narcotraficantes latinos. Así se incentiva una generación del odio y eso es el resultado que hoy se ve en Estados Unidos y en gran parte de Europa.

En el perverso hábito de mentir, la Unión Europea apoya decididamente el terrorismo jugando una doble función: a sus Medios de desinformación, que son mundiales y poderosos, da una explicación y, en la realidad, procede de modo contrario. Desde el Norte es similar: casi dos meses después del anuncio de la Administración Obama de que se permitiría a las instituciones financieras cubanas el uso del dólar para realizar ciertas transacciones, Cuba sigue sin poder realizar ninguna operación bancaria en dicha moneda, lo que aunado a la renovación automática de un año más del embargo comercial a la isla derivará en pérdidas cercanas a 70.000 millones de dólares.

Por la documentación confirmada, existente, se puede predecir que en la próxima reunión de la NATO en julio se emitirá una amenaza definitiva a Rusia (seguramente a China también), planteando preferentemente que ya no puede intervenir en ninguna nación cuyo permiso no lo de esta organización: ese será el mensaje real, lo que dejará en vilo y ante cualquier conflicto artificialmente creado por la Corporatocracia, la posibilidad de iniciar una guerra enorme. Así será pues el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, anunció que la organización planea aumentar su presencia militar en el este de Europa y prevé tomar en la próxima cumbre en la capital de Polonia, Varsovia, en julio, “decisiones clave” ante la “agresión rusa”.


Por tanto, es fundamental prevenir o hacer desistir a los expertos en el terror de esta amenaza a través de diversas acciones que muchos analistas consideran imprescindible para poner en su sitio a los terroristas institucionales. Es importante reconocer que, ante cada agresión,  Vladimir Putin, ha actuado razonable y proporcionalmente dando una respuesta mesurada. Sin embargo, ante dicha escalada muchos analistas piensan que es hora de instalar bases rusas en Cuba. Desde la táctica se ha sugerido una potente bomba nuclear en cielo estadounidense eliminando así todos los sistemas electrónicos y después un ataque nuclear estratégico a las ciudades importantes neutralizando el gobierno central de Washington. Se considera que Latinoamérica puede ser un aliado muy importante de la paz y los pueblos del mundo deben tomar partido si no desean ser esclavos del moderno fascismo. Deberá asegurarse el control de los multimedios en los países autonómicos pues las transnacionales crearán burbujas mediáticas basadas en la mentira, engaño, desinformación, para envilecer a la especie humana, experticia demostrada por siglos. En síntesis, todas las naciones solidarias tendrían como misión primordial conjugar sus esfuerzos para  preservar la multiplicidad de culturas milenarias que son la fuente del pasado.

Finalmente, es obligatorio develar que existe el interés de la OTAN por ubicar nuevos puntos de “interés” para iniciar guerras o exacerbar las existentes. Cabe mencionar el apoyo de la Coalición anti EIIL a los kurdos con el fin de separar a Siria en fronteras denominadas federales dividiendo el país, como exacta forma de intervención foránea.

La probabilidad que se inicie una confrontación mundial es improbable en tanto implicaría una parte del mundo y no a todas las naciones, por lo que sería más una guerra de bloques, uno de ellos por la liberación del planeta enfrentado al otro, que insiste en un colonialismo alienante y cadavérico. Ello implica que pudiera darse esta confrontación pues existe una élite guerrerista que está dispuesta a sacrificar a la Humanidad con tal de tener ganancias extremas y, aún más, se satisface de organizar el caos mundial. Su problemática mental de carácter sicótico les permite elaborar sueños extraños que no se compadecen con la lógica de la realidad por lo cual su prospectiva es supremamente  errónea. Sin embargo, son un sector reducido de mega ricos que tiene el pode económico político en el mundo subyugado del capitalismo, es decir, en más de las dos terceras partes de la tierra. Por tanto, es falsa la creencia que estos personajes son lúcidos de igual modo en los negocios como en la guerra. Cabe advertir que en la economía se utiliza recursos como la especulación, manipulación del mercado, chantaje, uso de los Medios, compra de la justicia, etc. Pero en una guerra estos factores son superados pues lo que define es la estrategia inteligente, el uso de la tecnología, el patriotismo, el deseo de vencer o defender una nación, la proporción militar, lo que requiere anexar otros elementos diferentes al poder de dichas élites.

En caso de insistir en una conflagración de potencias coloniales contra naciones soberanas se daría pie a dos bloques, dos estrategias, resultados probables, ya que probablemente un bloque autonomista conformado por Rusia, China e Irán , Venezuela, y otras naciones que se harían parte concreta de una política liberacionista lucharían contra el nazi fascismo revivido en el bloque liderado por EE.UU., con la Unión Europea supeditando su soberanía a dichos intereses y algunos países mayordomos como Turquía, Arabia Saudí, Catar, Ucrania, los que propiciarían una batalla por la muerte y el terror sin contar con la opinión de la mayoría de los pueblos del mundo que se opondrían tenazmente a esta Tercera y probablemente última batalla.

El deseo ferviente de los pacifistas en este planeta es que las decisiones de la OTAN estén a la altura de lo que un mundo civilizado exige: por una parte, que quienes desean guerras sean los que estén en primera fila con sus familias para enfrentar al otro y así su vida sea la primera en caer; por otra, que los intereses basados en el lucro y la explotación sean los valores rechazados por la comunidad de todo país haciendo de la equidad y soberanía los principios más respetados en el espíritu planetario.

lunes, 6 de junio de 2016

EL DISCURSO DE STALIN QUE DABA INICIO A LA GRAN GUERRA PATRIÓTICA

Stalin volvió a su rutina más normal el 1 de julio. En los dos días siguientes se mostró preocupado por la debacle del Frente del Oeste, lo cual lo llevó a ponerlo bajo el mando directo de Timoshenko el 2 de julio. Aquella misma noche, David Ortenberg, director del periódico de las fuerzas armadas Krásnaya Znamia, recibió una llamada para pedirle que reservara la primera página. No tuvo que preguntar para qué. Tras una ausencia de doce días, que había levantado muchas sospechas respecto a su derrumbamiento psíquico, Stalin habló a su pueblo el 3 de julio.


El discurso es extraordinario, porque es el retrato de un cambio completo en la manera de relacionarse de Stalin con su pueblo... Por mucho que en realidad esa relación no hubiera cambiado en nada. Las frases iniciales son irreales: «¡Camaradas! ¡Ciudadanos! ¡Hermanos y hermanas! ¡Combatientes de nuestro ejército y de nuestra flota! ¡Me dirijo a vosotros, amigos míos!»

El uso de palabras como «hermanos», «hermanas» y «amigos» era muy significativo. Stalin llevaba dirigiendo el país con promesas y conduciéndolo con látigo desde hacía más de una década, pero tras una pausa adecuadamente prolongada de doce días, todo el mundo se había convertido en «familia». Este cambio de tratamiento estaba muy relacionado con un nuevo énfasis en el patriotismo ruso tradicional. Tras la sorprendente introducción, Stalin admitió con mayor o menor exactitud las catastróficas pérdidas de territorio: «Lituania, Letonia occidental, Bielorrusia occidental, parte de la Ucrania occidental.» 

Hasta ahí, naturalmente, había hablado de territorio que sólo recientemente, en el curso de los dos años anteriores, había caído bajo administración soviética. Rápidamente pasó a la derrota de Napoleón a manos de los rusos, y también a la derrota alemana en la Primera Guerra Mundial. Alemania había lanzado 170 divisiones hacia la URSS —una ligera subestimación—, pero ya había perdido «sus mejores divisiones y parte de su fuerza aérea», lo cual no era cierto. El Pacto Mólotov-Ribbentrop, continuó diciendo, no había sido ningún error. Alemania lo había propuesto. ¿Tenía que rechazarlo la Unión Soviética? Se refirió a la esclavización de pueblos rusos por parte de los «príncipes y barones germanos», una frase que contenía ciertas similitudes con el discurso del 22 de junio de Churchill en el que éste se había referido a «los taconeantes y afectados oficiales prusianos».

Stalin recalcó la diversidad de pueblos de la Unión Soviética: rusos, ucranianos, bielorrusos, lituanos, letones y estonios, uzbekos, tártaros, moldavos, georgianos, armenios, azerbaiyanos y «otros pueblos libres». Pidió la formación de unidades partisanas que actuaran «donde sea y por todas partes, que hagan explotar puentes y carreteras, que corten las comunicaciones por teléfono y telégrafo, que prendan fuegos forestales, que incendien depósitos y convoyes». Lo que también constituía un añadido inesperado en el campo diplomático no pasó desapercibido. Para cualquier persona sitiada un
tambor lejano constituye algo reconfortante. La guerra soviética formaba parte de «un frente unido de pueblos en pie por la libertad». El discurso de Churchill del 22 de junio, dijo, había sido histórico, y el ofrecimiento de ayuda por parte del gobierno de Estados Unidos tenía que levantar la moral soviética. Finalmente, siguiendo el ejemplo de trabajadores de Moscú y Leningrado, había que formar en cada ciudad una milicia popular (naródnoye opolcheniye) para apoyar al ejército rojo.

La reacción fue de sorpresa, pero no favorable de un modo unánime y sin ambages. El NKGB informó enseguida de la respuesta. La gente había escuchado con mucha atención, por descontado. Los trabajadores de las fábricas parecían haber respondido a la llamada al esfuerzo máximo. Rasskázov, obrero en una fábrica de materiales plásticos, había dicho que era un «discurso cálido, como una moneda recién acuñada. 

Esas palabras, “hermanos y hermanas”, van directamente al corazón». Sin embargo, según seguía diciendo el informe, «algunos elementos de la sociedad» —los mejor educados, por lo que parece— parecían obstinados en «desacreditar» el discurso de Stalin. La creación de una «milicia universal» para los que estuvieran excusados de servir en el ejército a causa de la edad o de la incapacidad fue recibida particularmente mal entre las clases medias acomodadas, lo que era comprensible. Shifman, que trabajaba en el Instituto para la Literatura Mundial, había dicho: «Es destrucción para todos. La situación en el frente es desesperada. El Kremlin ha dado instrucciones para crear organizaciones subterráneas. La situación es tan crítica que el Comité Central del partido ha decidido crear una milicia universal. ¿En qué lugar deja eso al ejército rojo? [...] Es un paso fruto de la desesperación, un signo de confusión.» 

 Un asesor jurídico, Izraelit, presumiblemente judío, había dicho que el gobierno soviético había «pasado por alto la ofensiva alemana en el primer día de la guerra, y que eso llevó a la subsiguiente destrucción y a pérdidas colosales en aviación y personal». En cuanto al movimiento partisano al que invocaba Stalin, era «una forma de guerra completamente ineficaz. Es producto de la desesperación. Y en cuanto a esperar que nos ayuden desde Gran Bretaña o Estados Unidos, eso es una locura. La URSS está acordonada, y no se ve ninguna salida». Perelman, un ingeniero, se mostraba de acuerdo en que «todas estas proclamas (la movilización del pueblo, la organización de una milicia en la retaguardia) son pruebas de una desesperación extrema y no salvarán la situación. Es obvio que los alemanes no tardarán en tomar Moscú y que el poder soviético no sobrevivirá». Karasik, descrito como un «oficinista», había dicho: «La destrucción es inevitable, y la pérdida de Moscú, inminente. Todo lo que hemos construido en el curso de los últimos veinticinco años es un mito. Su destrucción es evidente en el discurso de Stalin, en sus consignas desesperadas.» 

El «análisis», firmado por Kubatkin, fue enviado a los comités de distrito y municipales del partido comunista en Moscú, no al NKVD ni al NKGB, y quizá por esta razón las respuestas de los escépticos no estaban marcadas como arestovan, aunque seguramente habían asumido grandes riesgos. Es posible que, de manera extraordinaria, los comentarios críticos llegaran a considerarse. Reflejaban «valoraciones diversas en diferentes estratos de la sociedad moscovita del mensaje de radio de Stalin. Sin embargo, en general, la impresión que se presenta en el documento es favorable» Los comentarios adversos ciertamente reflejaban juicios bien informados y críticos. Quizás el sistema estuviera empezando a aprender..

lunes, 30 de mayo de 2016

LA DESTRUCCION DE NINIVE Y LA VENGANZA BABILONICA

Cuando Asurbanipal heredó el trono, el imperio asirio se encontraba en su momento de mayor extensión territorial. La continuas conquistas de los reinados precedentes habían estirado hasta el máximo los recursos de la nación; numerosos frentes se abrían por doquier: Elam, la siempre rebelde Caldea, los peligrosos escitas y cimerios siempre amenazantes, y Egipto. Al poco de subir al trono, Egipto fue por dos veces aplastada por los asirios.




La segunda vez, Assurbanipal en persona tomó el mando de la campaña que le llevo hasta Tebas, que fue conquistada y saqueada. Sin embargo dos o tres años después, fueron los asirios, esta vez definitivamente, expulsados del país. Asiria se encontraba al limite de sus posibilidades, y encontrándose el rey amenazado en otros frentes, no podía distraer fuerzas para combatir contra un lejano faraón que no representaba en realidad ninguna amenaza para la integridad territorial del imperio. Más serios problemas se daban en la propia Mesopotamia El siempre molesto Elam, que continuamente daba cobertura a las rebeliones que se sucedían en la baja Mesopotamia contra Asiria, fue invadida y destruida por Assurbanipal. La batalla del río Ulai, el decisivo choque contra el ejército del rey elamita Teumann, fue una rotunda victoria para el ejército asirio; los elamitas fueron derrotados y empujados contra el río, donde fueron masacrados. Elam fue entonces ocupada y devastada; Susa destruida y sus campos sembrados con sal. Elam desapareció del panorama político mesopotamico. El vacío de poder que quedó en el país no pudo ser aprovechado por los asirios, quienes optaron por fragmentar el territorio y crear varios principados que repartieron entre algunos de los regulos locales. Relieve del rey asirio Assurbanipal Ahora que los elamitas habían sido anulados, del este surgió una nueva y vigorosa nación, la de los persas, que a corto plazo ocuparán parte del vacío de poder dejado por los elamitas. Durante el largo reinado de Assurbanipal, 40 años, podemos creer que, en principio, el imperio se encontraba sólidamente preparado para la defensa. La red de alianzas creada por Assurbanipal, unida a la propia capacidad del ejército asirio, aseguraban la estabilidad de las fronteras por un largo periodo de tiempo. Sabemos de las campañas fronterizas contra cimerios (en Cilicia), manneos (en los zagros) y árabes, fueron ganadas, demostrando la gran versatilidad de las fuerzas asirias. Sin embargo, algo ocurre durante los últimos y oscuros años del reinado de Assurbanipal. Las crónicas se detienen en este periodo inmediatamente anterior al de la caída del imperio. Cómo es posible que, casi de repente, se derrumbe el edificio imperial tan trabajosamente elaborado durante siglos. En el año 635 cesan las inscripciones celebrativas de Assurbanipal. El oscuro decenio que se abre, 635-626, está plagado de incertidumbres; se sabe que los escitas irrumpen en Siria y Palestina sometiendo a estas regiones a un severo castigo; los asirios pierden el control de la cadena montañosa de los zagros, que ceden paulatinamente y que queda en manos de los pueblos locales y del nuevo, y fulgurante, reino de los medos.




En el ¿631? muere Assurbanipal. Dos de sus hijos le suceden y se enfrentan en una guerra civil en el 626. Asiria ya no es capaz de imponer un rey a los babilonios, la metrópoli mesopotamica se independiza de su vecino del norte, los caldeos se rebelan y, pese a los repetidos ataques asirios entre el 626-623, su líder, Nabopolassar, consigue sacudirse el yugo asirio y ser reconocido rey en Babilonia. De nuevo hay un vacío en las crónicas, que nos trasladan hasta el año 616. Han pasado 10 años desde que Babilonia se ha independizado, y ahora ha pasado a la ofensiva; el dominio asirio en la linea del Éufrates se derrumba ante el empuje babilonio; Nabopolassar intenta llegar hasta la Baja Mesopotamia para interceptar las comunicaciones entre asirios y egipcios, que están avanzando por Siria para ayudar a los asirios contra sus enemigos. En una rápida sucesión de avances y ataques por todos los frentes, los asirios pierden una tras otra todas sus posiciones avanzadas; además, los medos empujan desde la cordillera de los Zagros, donde han destruido al estado tapón que les separaba de los asirios; aliados con los babilonios, avanzan sobre Asiria. En el año 614, lo medos de Ciaxares irrumpen en el corazón de Asiria devastando unas tierras que llevaban siglos sin ser holladas por el enemigo. La ciudad de Tarbisu es asaltada y destruida; Nìnive es atacada pero se salva del trágico final gracias a sus formidables defensas ante las cuales los medos no tienen nada que hacer. Siguiendo el curso del Tigris, llegan hasta Assur, la capital espiritual de la nación Asiria; es asaltada, saqueada y destruida. El ejército babilonio llega en ese momento al lugar... sobre las ruinas de Assur, Ciaxares y Nabopolassar firman un acuerdo de alianza; el fin de Asiria esta ya sellado. 




A partir de ese momento solo tenemos constancia de un movimiento en el año 613; la del ataque y destrucción de Elam. capital de los Shuki, nación en rebelión contra los babilonios, es atacada por Babilonia; Sin-Shar-Ishkun, rey asirio, marcha al frente de su ejército en apoyo de los Shuki pero llega demasiado tarde para salvarlos; Anat, su capital, ha sido asaltada y destruida por Nabopolassar. El año siguiente, 612 a.C., los ejércitos babilonio y medo se unen en el Tigris para avanzar conjuntamente contra Asiria. El objetivo es la capital, Nìnive. La ciudad es rodeada, y durante tres meses, se la somete a un duro asalto; para expugnar sus defensas se emplearon todo tipo de ingenios y tácticas, por ejemplo, se desvió el curso del río Khosr y se atacó la ciudad por sus dos extremos para debilitar la capacidad de respuesta asiria. La puerta de Halzi y la de Adad son asaltadas (los descubrimientos arqueológicos demuestran cómo las puertas, de una anchura inicial de 7 metros, fueron reducidas a 2 para facilitar su defensa; también se han encontrado restos humanos con evidencias de haber sido acuchillados en brazos y pecho). El asalto definitivo parece que vino por el curso, ya seco, del río Khosr. La biblia nos habla de la entrada en la ciudad por ese punto y del asalto al templo de Ishtar, y de cómo las sacerdotisas de la diosa se lamentaban. La ciudad fue arrasada totalmente. El rey asirio murió en ella, y de su destrucción, como dirá la Biblia, no hubo nadie que se lamentara. Tras la muerte del rey Sin-Shar-Ishkun y la destrucción de la capital, pasó un año sin que los asirios consiguiesen reorganizar sus fuerzas. 




Los babilonios aprovecharon ese año para recorrer y devastar sus tierras. El trono de la tambaleante Asiria fue ocupado por un nuevo personaje en el 610 a.C., Ashur-uballit II (1). Entre tanto, los restos del ejército y de la nobleza se habían replegado y reorganizado en una las antiguas capitales, Kalkhu, apoyados por un poderoso aliado, Egipto, que incluso envió tropas para ayudarles. Los babilonios y los medos se sintieron tan alarmados por estas nuevas que de nuevo unieron sus ejércitos y marcharon contra la ciudad Asiria. No hubo batalla; el ejército egipcio-asirio, con Ashur-uballit II al frente, renunció a enfrentarse a tan poderosos enemigos y se retiraron en dirección al Éufrates, abandonando su patria y su última ciudad a los atacantes. La ciudad de Kalkhu fue asaltada y destruida. A partir de este momento, los asirios, junto con su rey, combatirán junto con los egipcios como apátridas. Un par de años después desaparecen hasta de las crónicas; es el fin, Asiria, los asirios se han evaporado y sus tierras han sido repartidas entre Babilonia y Media. 




Nota: 1 El príncipe Asirio adoptó el nombre del fundador del imperio Asirio. Una prueba más del dramático momento que vivía la nación, que necesitaba de todo el impulso moral y espiritual posible para afrontar con determinación los acontecimientos pasados y futuros.

viernes, 27 de mayo de 2016

LIBROS SOBRE LA GUERRA MAS ATERRADORA: LA GRAN GUERRA PATRIÓTICA URSS VS LA ALEMANIA NAZI

La guerra en el frente oriental continúa suscitando un enorme interés. Stalingrado y Berlín: la caída, 1945, ambos de Anthony Beevor, son estudios nuevos de campañas específicas; los dos relacionados con la derrota final de la Alemania nazi y la batalla de Berlín. Hasta ahora la mayoría de las historias de la Gran Guerra Patria se han concentrado en las operaciones militares y en el papel de los ejércitos alemán y soviético. Los líderes carismáticos, con sus fascinantes similitudes y contradicciones —sobre todo Hitler, Stalin y Churchill—, naturalmente también atraen atención.

Entre los nuevos estudios destacan en primer lugar el soberbio La guerra de los ivanes de Catherine Merridale, que es el resultado de más de tres años de trabajo con entrevistas a unos doscientos veteranos de guerra soviéticos. La profesora Merridale, reconociendo que fue en el frente oriental donde realmente se ganó la guerra y que la prueba crucial de lo que hizo luchar al ejército soviético estaba en peligro de desaparecer, ha estudiado de manera amplia y profunda la historia social del ejército rojo en la guerra. El libro llega justo a tiempo para capturar el testimonio oral de hombres y mujeres que combatieron en el frente, pero que, por desgracia, pronto ya no estarán.





 La otra gran obra reciente que usa fuentes archivísticas es la (La locura de Stalin) de Konstantín Pleshákov, sobre los días críticos que condujeron a la guerra y las batallas en la frontera, la crisis del gobierno sovietico, y el posible descalabro nervioso o agotamiento que sufrio Stalin, Véase mi reseña sobre este libro en este enlace http://bibliofiliaycolecciones.blogspot.com/2015/12/que-le-paso-stalin-en-los-primeros-dias.html



Y por ultimo, el magnifico libro "Guerra Absoluta", fruto de más de una década de investigación, Chris Bellamy proporciona una historia moderna del mayor y más aterrador conflicto bélico de la historia.
En el Frente Oriental, entre 1941 y 1945, la mayoría de las fuerzas terrestres y de apoyo aéreo de la Alemania nazi y sus aliados terminaron destruidas por la Unión Soviética en lo que todavía se conoce como la Gran Guerra Patria. Fue posiblemente el hecho más decisivo de la Segunda Guerra Mundial, y el meticuloso relato de Bellamy narra la historia tanto del lado soviético como del alemán.
Fue una contienda que libraron todos los elementos de la sociedad: una guerra absoluta, porque ambos beligerantes pretendían exterminar a su oponente y destruir su existencia política.
Gracias al material nuevo y al profundo conocimiento de la estrategia militar y política, así como al talento narrativo de su autor, Guerra absoluta está destinado a convertirse en la historia definitiva del más cruel de los conflictos bélicos.



lunes, 23 de mayo de 2016

LA DIPLOMACIA NAZI EN ACCION

El protocolo alemán era perfecto. El presidente checo fue recibido con todos los honores oficiales debidos a un jefe de estado. El ministro de exteriores alemán Ribbentrop recibió al Dr. Hacha con un apretón de manos, y ofreció a su hija un magnífico ramo de flores. En el apartamento había una caja de bombones regalo personal de Hitler para la joven...


Hacha no fue recibido por Hitler hasta las 1:15 de la madrugada, al entrar en plena noche al despacho del fhurer, vio inmediatamente que éste tenia a su lado, no sólo a Weizsaecker, sino a Goering, llamado urgentemente a San Remo, donde se encontraba de vacaciones, y al General Keitel. Cuando Hacha penetró en la guarida del lobo, sin duda no observó que el médico de Hitler, Morell, estaba listo y dispuesto a intervenir... Y había buenas razones para su presencia.

El Dr. Hacha, presidente de una Checoslovaquia amenazada, humillada después del pacto de Munich, fue humillado prácticamente por Hitler, quién le maltrató. Hitler le acusó de querer atacar por sorpresa al reich alemán, Hacha aseguró al fhurer que él, personalmente no se había mezclado en ninguna conspiración y que tampoco se había mezclado en política. También acotó que el fhurer debería considerar el largo viaje hecho por él, una persona enferma y anciana ya, hasta Alemania, para tratar de solventar la situación y establecer la suerte de su pueblo.

A su vez Hitler dijo lo que tenía que decir. Después de lanzar la acusación de que Benes y sus secuaces trataban de insertar partisanos en los sudetes, y tras haber repetido que, desgraciadamente, los checos no habían cambiado en nada desde la conferencia de Munich, entro en materia.

Estimaba que el viaje emprendido por el presidente a pesar de su edad y su enfermedad, podía ser muy provechoso para su país. Alemania se preparaba para intervenir,no era mas que cuestión de horas. Sido estado muñón de Checoslovaquia continuaba existiendo, era únicamente porque él, Adolf Hitler, había observado una actitud leal... En otoño no había querido sacar una conclusión final, creyendo todavía en una posible coexistencia pacífica, pero el hecho de comprender sin equivocó que, si las concepciones Caracas al gobierno del primer ministro Bebés no desaparecían totalmente, destruiría por completo el Estado checoslovaco.

Por ende, seguía Hitler, he dado la orden a la wermacht de invadir el país, decidiéndose ya la incorporación de Checoslovaquia al reich alemán.

Hacha y su ministro se quedaron como una piedra, sólo por sus ojos se veían que estaban vivos. Pero Hitler no había terminado. Aún le faltaba humillar aún mas a sus invitados amenazándoles con hacer reinar en su pais el terror teutón. El ejercito alemán, prosiguió Hitler, había invadido ya ciertas partes del país y había aplastado toda oposición de forma despiadada.

Qué convenía hacer? El viejo presidente, aniquilado, no necesitaba retirarse para tomar una decisión. Inmediatamente se lo declaró a Hitler: resistir seria una locura,y preguntó como podía, si eran pasadas las dos de la madrugada, con solo cuatro horas impedir al pueblo checo entero resistir la invasión? Hitler asintió y dijo que se pusiera de inmediato en contacto con sus ministros en Praga.

Tras estas palabras, despidió a sus invitados de forma momentánea. En una pieza contigua, Goering y Ribbentrop escucharon la protesta de Hacha, y que ellos habían decidido no aceptar la capitulación y se negaron a firmarla. Ribbentrop perseguía a Hacha con la pluma en la mano, amenazándole  que si no firmaba la capitulación medís Praga seria destruida en dos horas por los bombarderos alemanes.


En ese momento, el Dr. Hacha, presa de un ataque de nervios y estrés sufrió un desmayo. Por un instante los nazis temieron que el anciano presidente, que yacía en el suelo sin conciencia, muriera en sus manos, y como dijo el traductor Schmidt, que el mundo entero pudiera decir al día siguiente que había sido asesinado en la cancillería. El Dr.Morell, inyecto al presidente y consiguió reanimarle. Los nazis le pusieron en sus manos un teléfono para que hablara con su gobierno en Praga, Hacha habló y aconsejó una capitulación. Una hora mas tarde, ya un poco mejor de salud, volvió titubeante junto a Hitler para firmar la condena a muerte de su país. Era el 15 de marzo de 1939. El documento fue redactado previamente por Hitler,y fue obligado a firmarlo Hacha y su ministro. Como acabamos de ver, la diplomacia nazi  funcionaba bajo la amenaza de guerra y coaccion politica. En los años previos a la Segunda guerra mundial, esa táctica diplomática funciono, con Austria (anschluss), los sudetes (Checoslovaquia, Memel (Lituania), y el que acabamos de ver con la anexión completa de la nación al reich.

lunes, 16 de mayo de 2016

UN NUEVO MELODRAMA AMERICANO: LA CAMPAÑA PRESIDENCIAL 2016


Al fin pasó lo que nadie creía que los republicanos permitirían que pasara. ¿Cómo han podido el partido, sus simpatizantes, sus electores dar la nominación a este sujeto? No se trata sólo de la cómica aura color calabaza que luce. Ni de saber cómo un mensaje xenófobo y sexista ha logrado tantos apoyos. La pregunta es por qué oponer a Hillary Clinton un candidato que todas las encuestas dicen que perderá.

Y ahí está la cuestión. Que no está tan claro que vaya a perder. Es cierto que los sondeos le dan como perdedor y que no se recuerda a ningún candidato que despertara tanto rechazo. Pero ocurren varias cosas. La primera es que Clinton provoca casi tanta aversión como Trump. Luego está la herencia Obama. Sus políticas han sido tan de izquierdas que Clinton sólo ganará renegando de ellas. Sin embargo, su desdén no será creíble si elige como compañero electoral y candidato a la vicepresidencia al derrotado Sanders, un socialista de vieja escuela, o a la senadora Elizabeth Warren, que encarna todo lo que desprecia el elector medio norteamericano, las ideas socialistas y la pertenencia al establishment universitario. Encima, Clinton se enfrenta a la estadística. Desde 1947, fecha de la Vigésimo Segunda Enmienda, que limita a dos los mandatos, nadie logró ser elegido presentándose por el partido del presidente saliente. La única excepción es Bush padre, sucesor de Reagan, pero que contó con la ventaja de enfrentarse al débil Michael Dukakis. Si Clinton gana este noviembre, sería la segunda ocasión en que alguien logra la hazaña.

Claro que Hillary podría acentuar su carácter centrista eligiendo como compañero electoral a un demócrata moderado como Julian Castro. De esta forma podría además asegurarse el voto de los hispanos, que tanto detestan a Trump. Pero eso no resolvería el problema del todo. No lo haría porque a lo que Clinton y todo el partido demócrata se enfrentan es a que las políticas de Obama han desilusionado por completo a las masas de votantes blancos de clase media. Muy frustrados se encuentran especialmente los blue-collars, esto es, los obreros cualificados, que entre otras cosas han perdido capacidad de progreso laboral gracias a la discriminación positiva. De modo que las exageradas políticas izquierdistas los han inclinado a comulgar con las ideas de Trump. En realidad, el fenómeno es parecido a lo que ocurre en Francia con el Frente Nacional. Son los viejos obreros de izquierdas quienes se sienten atraídos por esta extrema derecha. La diferencia es que Trump no se presenta bajo las siglas de un nuevo partido, sino bajo las del partido republicano de toda la vida, el "viejo gran partido" (GOP, según sus siglas en inglés). Y eso hace perfectamente posible que gane. Sobre todo si el partido, sus donantes y sus terminales mediáticas se vuelcan con él, que es algo que hoy todavía no hacen, pero que quizá en el futuro hagan con tal de impedir a Hillary llegar a la Casa Blanca.

lunes, 9 de mayo de 2016

ESPARTACO Y LA REBELIÓN ESCLAVA









Las aptitudes militares de Espartaco y su carisma personal convirtieron una limitada revuelta de gladiadores en la mayor rebelión de esclavos que conoció Roma; bajo su mando, los insurrectos batieron a seis generales romanos



El mundo romano conoció otras revueltas de esclavos, pero ninguna alcanzó la dimensión y resonancia de aquella. Hubo otros rebeldes que se alzaron en armas contra el poder del pueblo y el Senado de Roma, pero ningún caudillo popular logró la fama de Espartaco, que en tan sólo dos años derrotó nueve veces a las legiones romanas. El Senado, alarmado por tamaña serie de derrotas, en un gesto inaudito, no sólo envió contra los rebeldes diez legiones al mando del implacable y ambicioso Craso, sino que, recelando un nuevo fracaso, reclamó el regreso urgente a Italia de los ejércitos de sus dos mejores generales, Pompeyo y Lúculo, para acabar con Espartaco. Todo empezó con una revuelta en la escuela de gladiadores de Léntulo Batiato en Capua, en la primavera o el verano del año 73 a.C. De los doscientos esclavos sublevados fueron setenta los que lograron huir. Eran tracios, celtas y germanos, seleccionados y entrenados para los combates en el circo. Apenas tenían armas, pero eran fuertes y sabían combatir. Prefirieron arriesgarse a morir luchando por su libertad que en la arena circense. Designaron como jefes al tracio Espartaco y a dos celtas, Criso y Enómao. Marcharon hacia el sur, se fueron armando y saquearon campos y aldeas. Se les sumaron esclavos, desertores y gentes empobrecidas, atraídos por la generosidad de Espartaco, que repartía el botín de los saqueos de modo igualitario, y buscaron refugio en las laderas verdes y escarpadas del Vesubio.

El ataque nocturno

Ante aquella amenaza, el Senado de Roma envió contra ellos, con toda urgencia, un ejército de tres mil hombres. No eran las mejores legiones, porque por entonces dos grandes ejércitos romanos luchaban fuera de Italia: el dirigido por Pompeyo contra Sertorio en Hispania y el de Licinio Lúculo en Asia Menor, enfrentado a Mitrídates. Pero era una tropa numerosa mandada por el pretor Clodio Glabro, que se apresuró en poner sitio al monte para rendir pronto a los sitiados, confiando en que no tenían otra salida de su cerco que el paso donde sus tropas los aguardaban. Porque las laderas del volcánico Vesubio, rocosas y cortadas a pico, eran inaccesibles. Pero en lo alto de la montaña, los refugiados se hicieron escalas de cuerda con los sarmientos de las vides, y de noche bajaron en silencio y atacaron el campamento de los desprevenidos romanos, logrando una primera y clara victoria. De nuevo Roma envió otras tropas, al mando del pretor Varinio, y de nuevo los ejércitos romanos fueron vencidos en tres encuentros. El botín y el armamento reforzaron la fama y el valor de los esclavos liberados que formaron ya un ejército considerable, al que se fueron agregando miles y miles de nuevos rebeldes. No se les unieron los esclavos de las ciudades, sino los fugitivos, los descontentos y algunos pastores, chusma despreciable a ojos de los poderosos. Espartaco inculcó un ánimo solidario y disciplina a sus tropas. Sin duda sacó provecho de que, antes de ser gladiador, había militado como mercenario en las tropas auxiliares del ejército romano y conocía sus tácticas bélicas. En la primavera de 72 a.C., un año después de la huida de Capua, sus seguidores ya ascendían a cuarenta mil, y no tardarían en pasar de sesenta mil. El Senado, decidido a responder con toda dureza a la insoportable amenaza, encargó esta vez el combate a los dos cónsules: Lucio Gelio y Cneo Léntulo. Dos ejércitos, pues, marcharon para cortar los caminos a los rebeldes. El uno, dirigido por Gelio, partió hacia el sur; el otro, bajo el mando de Léntulo, se dirigió hacia el norte para bloquear la marcha hacia Piceno.

Nuevas victorias y un largo viaje

La disensión entre el ya enorme tropel de los liberados había causado una escisión entre sus fuerzas. Criso y los que prefirieron seguirle fueron atacados por las legiones de Gelio y sufrieron una completa derrota junto al monte Gargano. Allí quedó muerto el jefe celta y los veinte mil hombres que había llevado consigo al terrible desastre. Pero Espartaco se enfrentó con los dos cónsules y los venció uno tras otro. Y como homenaje póstumo a su camarada sacrificó a trescientos prisioneros, con un cruel ultraje: les hizo enfrentarse entre ellos como si fueran gladiadores en lucha a muerte. Después emprendió una marcha hacia el norte, hacia los Alpes. Junto a Módena se enfrentó con otro ejército romano, acaudillado por Cayo Casio, el pretor de la Galia Cisalpina, al que también derrotó. Sin embargo, no cruzó la cordillera para huir de Italia, como parecía ser su plan inicial, sino que, con un giro enigmático, decidió volver de nuevo hacia el sur, acaso forzado por su falta de víveres o por la terca oposición de la mayoría de sus seguidores. Corría el verano del año 72 a.C. Los rebeldes pasaron cerca de Roma, como las tropas del cartaginés Aníbal siglo y medio atrás, lo que debió de alarmar a muchos ciudadanos, pero aquella abigarrada y numerosa tropa carecía de medios para asediar una ciudad o intentar un asalto a sus muros.



Craso toma el mando

Vista la alarmante situación, un ambicioso político, Marco Licinio Craso, se ofreció para salvar la República. De noble familia, era el hombre más rico de Roma y tenía muchos esclavos y latifundios en el sur, por lo que ansiaba la rápida aniquilación de los rebeldes. El Senado le concedió un poder militar excepcional y los dos cónsules derrotados, Gelio y Léntulo  (que aún mantenían su cargo), le cedieron el mando de las tropas. Craso reunió seis nuevas legiones –unos treinta mil hombres–, les sumó las cuatro de los cónsules, o lo que quedaba de ellas, y se puso en marcha hacia el sur. Era un ejército de casi cincuenta mil soldados, muy superior a todos los anteriores, y dirigido por un general despiadado y confiado en su superioridad. Pronto demostraría su rigor. Envió por delante a su lugarteniente, un tal Mummio, con dos de las castigadas legiones para acosar y vigilar a los rebeldes. Pero en un arranque de audacia, Mummio fue más allá de sus órdenes y, confiando en su posición ventajosa, atacó al enemigo. Sufrió una franca derrota; una gran parte de sus hombres huyó ante los bravos rebeldes de Espartaco. Craso, enfurecido, aplicó a aquellas tropas un terrible castigo: las diezmó. Es decir, hizo dar muerte –a manos de sus propios compañeros– a uno de cada diez hombres. La decimatio fue un buen golpe de efecto para restaurar la disciplina; desde entonces sus hombres temerían más el castigo por huir que pelear hasta la muerte. El plan de su campaña era empujar a los esclavos hacia el extremo suroeste, hacia Reggio, y encerrarlos allí hasta la batalla final. Desde Reggio, en enero del año 71 a.C., Espartaco intentó pasar con sus hombres a Sicilia. La isla se divisaba cerca, pero carecía de medios de transporte. Intentó cruzar el estrecho de Mesina en los barcos de algunos piratas, que lo traicionaron, y no logró hacerlo en pequeños botes. Por otra parte, había una nueva disensión entre sus gentes y algunos grupos se escindieron buscando un paso hacia el norte. Fueron cazados y aniquilados por las tropas de Craso. Aunque éste hizo construir un muro entre los pasos de las montañas para cortar el camino al enemigo, los audaces rebeldes lo cruzaron de noche y entre la nieve, y avanzaron hacia el este. Pero no pudieron evitar que los  acorralara el enorme ejército de Craso.

Héroe de la libertad

En abril de aquel mismo año, obligado a la gran batalla campal, Espartaco degolló su caballo a la vista de sus tropas. En un gesto de gran dramatismo, dijo que si vencía tendría muchos otros, y, si no, no lo necesitaría. Tal vez aquello tuviera el halo de un sacrificio ritual a sus dioses. El combate fue extraordinariamente encarnizado. Espartaco avanzó sembrando muerte a su paso, dirigiéndose tal vez hacia donde se encontraba Craso. Pero cayó heroicamente con múltiples heridas y su cadáver quedó irreconocible entre los montones de muertos. Craso obtuvo una aplastante victoria. Para conmemorarla y para escarmiento de cualquier rebelde, mandó crucificar a los seis mil prisioneros supervivientes a lo largo de la vía Apia, que iba de Capua hasta Roma. Numerosos fugitivos trataron de escapar hacia el norte, pero se toparon, ya en Etruria (es decir, en la Toscana), con el ejército de Pompeyo, que aprovechó la ocasión para aniquilarlos y adjudicarse un nuevo timbre de gloria. Luego se jactaría de haber sido él quien puso punto final a la guerra: «Craso había derrotado a los esclavos fugados en una batalla, pero él, Pompeyo, había destrozado las raíces de la guerra», haciendo así sombra a los méritos de su rival político. Aunque Craso había logrado derrotar y matar a Espartaco en medio año, de otoño de 72 a.C. a abril de 71 a.C., no pudo monopolizar la victoria. Este último año, Pompeyo y Lúculo festejaron con un triunfo en Roma sus triunfos bélicos respectivos (en Hispania y en Asia Menor), pero Craso tuvo que contentarse con una celebración menor, la ovatio u ovación pública. El triunfo se concedía por ley sólo a los vencedores en una guerra contra enemigos externos, pero no a quien sólo había derrotado a una turba de esclavos, miserables rebeldes, en tierras itálicas. Pompeyo y Craso fueron elegidos cónsules para el año siguiente. Ambos compartieron poder en Roma durante lustros y luego coincidieron en tener una muerte violenta y ser decapitados. Pero la gloria de Espartaco sobrevivió a la de los dos generales victoriosos. El nombre del esclavo tracio, rebelde y revolucionario, no se eclipsó con su fracaso y muerte. Perduró en la memoria colectiva como mítico héroe de la libertad.