viernes, 25 de julio de 2014

EL ASESINATO DE ROBERT KENNEDY

EL ASESINATO DE ROBERT KENNEDY


Hay tres asesinatos en Estados Unidos que constituyen todo un misterio al que muchos les gustaría encontrar respuesta: el asesinato de John Fitzgerald Kennedy , el de Martin Luther King, y el de Robert Kennedy. En los tres casos las resoluciones que se adoptaron en poco concuerdan con las muchas pruebas que en cada uno se encontraron; balas mágicas que no se saben de dónde han sido disparados; posibles sospechosos que fueron vistos en los lugares de los crímenes pero que nunca se han encontrado; implicaciones políticas, complots… El senador Robert Kennedy había sucedido a su hermano como gran candidato para el pueblo estadounidense a la presidencia de EE.UU...


Su carácter firme, su inteligencia, su constancia, la consecuencia con sus ideas le habían dado ese grado de apoyo y confianza que el pueblo norteamericano había depositado pocos años atrás en su hermano John F. Kennedy. Y así, el que fuera mano derecha de JFK poco a poco convertiría su carrera política en un ascenso meteórico hacia el sillón presidencial. Un viernes, 5 de Junio del año 1968, Robert Kennedy se encontraba en el hotel Ambassador de Los Angeles buscando apoyos para su campaña presidencial. De ese modo agradecía la confianza a todos aquéllos que le habían votado en las primarias de California, en las que había arrasado poco tiempo atrás. Quedaban apenas 5 meses para saber quien sería el próximo presidente de los Estados Unidos, y él era el gran candidato para ganar. Al acabar la reunión, la gran cantidad de público que lo esperaba a la salida hizo que decidieran sacarlo por otro lado, por lo que se dirigieron a las cocinas del hotel. Fue allí donde encontró la muerte. Tres disparos a quemarropa del palestino Sirhan Bishara Sirhan acabaron con su vida después de una larga agonía de 24 horas. Nunca se sabrá como consiguió entrar en las cocinas el asesino, ni como supo de aquel repentino cambio de planes, pero las sospechas se dispararon en todas direcciones. Robert Kennedy sufrió tres impactos de bala: en la cabeza, en la axila y en la base del cuello, pero en total se realizaron diez disparos. De hecho, aparte de Robert, hubo cinco heridos más, uno de ellos con dos tiros. En total, diez balas, y, sin embargo, la pistola de Sirhan sólo tenía un cargador de ocho balas. Eso hizo presuponer que, supuestamente, había dos armas, y por tanto, dos asesinos. Pero aquella línea de investigación no se continuó. Hubo paneles de la cocina en las que se incrustaron las balas, y cristales rotos que se perdieron como pruebas.


El propio Sirhan, cuando fue interrogado por un psicólogo, no recordaba nada de lo ocurrido, y sólo acertaba a escribir: “Matar a Kennedy, matar a Kennedy…”, varias veces, como si fuera una reacción autómata. Los amantes de las teorías conspirativas empezaron a indicar que Sirhan estaba “programado”, teoría que aún se reforzó cuando se supo que dos años atrás Sirhan había tenido un accidente por el que fue internado en un hospital, y que cuando salió de él, todos sus conocidos decían que estaba totalmente cambiado… Y las sospechas, como ocurriera con su hermano John Fitzgerald, volvieron a apuntar hacia la CIA. De nuevo, los presentes hablaron de otros dos personajes desconocidos que estaban en la escena del crimen, de un hombre rubio y de una mujer con un vestido de lunares. Varios testigos coincidieron en ese punto, pero tampoco se encontraron a estos dos sospechosos. Una cuarta bala se quedó en el abrigo de Robert sin llegar a impactarle, pero era imposible que un tiro directo no le atravesara. Por otro lado, el disparo de la cabeza se demostró que había sido hecho a quemarropa, a escasa distancia, y sin embargo, Sirhan, se encontraba a más de un metro en el momento de disparar…

Muchas pruebas contradictorias; otras muchas perdidas; muchas líneas de investigación abandonadas; muchos errores en el seguimiento del asesinato… y muchos intereses particulares y políticos, pues como su hermano, Robert seguía en la lucha contra la mafia, en su enfrentamiento a los soviéticos y a Cuba… los mismos motivos que parecieron tener para sospechar que la muerte de JFK fue un complot, se volvían a dar con Robert. Pero como ocurrió con Lee Harvey Osvald, en este caso, tan sólo Sirhan Sirhan fue acusado del magnicidio. Hoy día, cumple cadena perpetua, pero aún así, él sigue declarándose inocente del crimen…



 para mas información vean mi reseña sobre el libro "La Conspiración" en este enlace http://bibliofiliaycolecciones.blogspot.com/2014/04/5-libros-1-presidente-asesinado.html


domingo, 20 de julio de 2014

LA OPERACIÓN CONDOR

Los Archivos del Horror del Operativo Cóndor.

Por Stella Calloni.

La periodista argentina Stella Calloni es editora en El Día Latinoamericano (Ciudad de México) y corresponsal en América del Sur para La Jornada (Ciudad de México). Ha escrito numerosos trabajos sobre política latinoamericana y actualmente está preparando un libro de relatos. Cuando los documentos mencionados fueron consultados por la autora en Asunción, Paraguay, aún no estaban catalogados y clasificados. Sin embargo, a mediados de 1994 se publicó una selección de los archivos en Boccia Paz, Myriam Angélica González y Rosa Palau Aguilar ediciones, Es mi informe: Los archivos secretos de la Policía de Stroessner (Asunción: Centro de Documentación y Estudios, 1994). Los documentos mencionados en este artículo que han sido catalogados por Boccia Paz, et al, utilizarán las clasificaciones CDE.

Los esqueletos en los armarios de los dictadores de derecha, que gobernaron América Latina durante los años setenta, son literalmente reales. Cuando en Paraguay salieron a la luz los enormes archivos secretos de la policía, resultó evidente la existencia de una campaña de terror coordinada internacionalmente. Ahora, los EE.UU., que apoyaron a los dictadores, estarían ayudando a quienes están intentando depurar los registros documentales de unas 50.000 personas asesinadas, 30.000 desaparecidos y 400.000 encarcelados. Una mañana de diciembre de 1992, el juez paraguayo José Fernández y el profesor y ex prisionero político Martín Almada, entraron a la estación de policía de Lambaré, suburbio de Asunción, a buscar los archivos policiales de Almada. Lo que encontraron en su lugar fueron décadas de historia documental sobre la represión en Paraguay y otros países. También encontraron registros de la cooperación de la inteligencia estadounidense con las dictaduras de la región, incluida la paraguaya.

Los "Archivos del Horror", tal como fueron conocidos desde entonces, se han convertido en una clave para descifrar la historia reciente de América Latina. Los archivos detallan el destino de cientos, quizá miles, de latinoamericanos secretamente secuestrados, torturados y asesinados por los regímenes derechistas de los años setenta. También ofrecen una pista en papel que confirma la existencia de una conspiración escurridiza y sanguinaria entre los servicios de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay para rastrear y eliminar a los adversarios políticos con independencia de las fronteras nacionales. Ahora es posible completar el esbozo del "Operativo Cóndor", tal como se conocía a esta red ilícita.

Pero debido a que los archivos plantean una amenaza a los hombres que organizaron y llevaron a cabo la represión hemisférica, se están realizando esfuerzos para eliminarlos o depositarlos en manos "seguras". Algunos de los documentos ya han desaparecido y existen sutiles maniobras para sustraer a los restantes del control legal y periodístico.

Cuando Fernández y Almada entraron en la comisaría de Lambaré, desenterraron una montaña desordenada de amarillentos y deteriorados papeles, archivos, cartas y registros que describían las actividades de la policía y la inteligencia militar durante la recientemente derrocada dictadura de Stroessner. Una búsqueda similar, realizada pocos días después en el cuartel general de la Policía Técnica paraguaya (contraparte del FBI estadounidense), sacó, a la luz más documentos reveladores. En total, se han rescatado unas cuatro toneladas de documentación.


Algunas fotografías y registros incluían el país de origen de los prisioneros. Muchos eran de Argentina, Brasil o Chile. Los periodistas autorizados a buscar entre los caóticos archivos se apresuraron a fotocopiar cartas y documentos. Los primeros datos confirmaban el arresto y asesinato de políticos paraguayos cuya "desaparición" había sido continuamente negada por la dictadura, además de la entrega e intercambio de prisioneros con otros países, particularmente Argentina, Chile y Uruguay.

La justicia tardía llega al Paraguay.

Paraguay, un país de cuatro millones de habitantes situado en el centro de América del Sur, tiene una larga tradición de aislamiento introspectivo con extravagantes y veleidosos dictadores. El General Alfredo Stroessner, que tomó el poder con un golpe en 1954, impuso una estructura social feudal y represiva y ofreció su hospitalidad a nazis sin residencia fija y traficantes de drogas bien conectados.
El despiadado aparato represivo del dictador controló con eficiencia a una población mayormente atemorizada. Pero en febrero de 1989, la era de 35 años de Stroessner llegó a su fin. El General fue derrocado por su amigo, pariente político y segundo al mando, General Andrés Rodríguez, y huyó al Brasil como exiliado.

Martín Almada, un conocido profesor y figura política, se puso bajo la mira de la policía secreta de Stroessner en 1974, cuando publicó un discurso doctoral crítico sobre la educación en Paraguay. Fue arrestado y acusado de "terrorismo" y vinculación con los comunistas paraguayos. Fue torturado antes de pasar los siguientes tres años en el conocido campo de concentración Emboscada. Su esposa de 33 años murió de un ataque al corazón tras recibir una llamada telefónica en la que los torturadores reproducían sus gritos. |1| Tras su liberación en 1977, se marchó al exilio pero después de la caída de Stroessner, Almada inició los procedimientos legales contra sus perseguidores.

Mediante una provisión de la nueva Constitución paraguaya post-Stroessner, Almada presentó un mandato de habeas data, que permite que las personas accedan a sus registros policiales. A través de sus propias investigaciones privadas y una carta anónima, Almada se enteró que algunos documentos relacionados con su caso podían encontrarse en la comisaría de Lambaré |2|. Actuando con discreción y cuidado, Almada pasó esta información al juez Fernández, que ordenó el registro.

Los documentos se convirtieron en un acontecimiento político y generaron órdenes de detención contra primeras figuras del régimen de Stroessner, además de oficiales militares de Argentina y Uruguay. La temida cabeza de los detectives de Stroessner, Pastor Coronel, está actualmente encarcelado en Paraguay, al igual que el jefe de estado mayor y titular de la inteligencia militar de Stroessner, General Benito Guanes Serrano. El jefe de la Policía Técnica, Antonio Campos Alum, se reunió con el dictador en el exilio; ambos están actualmente citados por los tribunales paraguayos como "acusados en rebeldía" y "fugitivos de la justicia paraguaya".

El caso Inzaurralde-Santana.

Un informe de Pastor Coronel a Stroessner, fechado el 16 de mayo de 1977, ha demostrado ser crucial para la producción de un extraordinario caso legal. En 1973, Gustavo Edison Inzaurralde huyó a Paraguay tras ser arrestado y torturado por su pertenencia a una organización combativa uruguaya antigubernamental. Cuando fue arrestado en Paraguay, el 28 de marzo de 1977, se estaba preparando para exiliarse en Suecia y reunirse con su esposa, embarazada de siete meses. En cambio, el "desapareció" después de ser apresado por militares argentinos.
El informe revela que las autoridades paraguayas entregaron a Inzaurralde, a su compatriota Nelson Rodolfo Santana y a tres argentinos, a un capitán de la armada argentina y todos oficiales de inteligencia argentinos. El Coronel informó a Stroessner de la "gratitud" de los militares argentinos y uruguayos por haber permitido que dos agentes de los servicios de inteligencia argentina (SIDE) y un oficial uruguayo interrogaran [torturaran] a los prisioneros en Asunción |4| .

Con esta información en la mano, las familias de Santana e Inzaurralde iniciaron los procedimientos legales en Paraguay. En junio de 1993, el juez Arnulfo Arias inculpó en el caso al jefe de la inteligencia militar, Guanes Serrano, y al jefe de la Policía Técnica, Campos Alum. Guanes Serrano admitió ante el tribunal los intercambios extrajudiciales de presos políticos entre Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay durante los años setenta. Campos Alum testificó que "el intercambio de prisioneros era frecuente en la región" e identificó como principales colaboradores a los oficiales argentinos y uruguayos mencionados en el informe de Coronel |5|.

EN un paso sin precedentes, el juez Arias decidió entonces someter a juicio también a oficiales militares extranjeros. En marzo de 1994 comenzó un juicio singular. Doce agentes de seguridad militares --cinco paraguayos, seis argentinos y un uruguayo-- fueron acusados por "abuso de autoridad, privación ilegal de la libertad, tortura y secuestro" |6|.

Almada y los dos uruguayos desaparecidos forman parte de los miles de perseguidos por los regímenes militares derechistas del Cono Sur (Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay) durante los años setenta. Mientras que muchos de los crímenes fueron estrictamente asuntos internos, otros implicaron la cooperación de oficiales de inteligencia y militares más allá de las fronteras nacionales. Con el nombre en clave del Operativo Cóndor, los dictadores del Cono Sur se embarcaron en una empresa de alcance hemisférico para neutralizar o eliminar a los adversarios detectados. Y al llevar a cabo su tarea, no diferenciaron entre oposición violenta y disenso pacífico.

El Cono Sur durante los años setenta.

Alfredo Stroessner ya había estado en el poder durante una década cuando los generales derechistas brasileños interrumpieron la democracia de dicho país en 1964. Se aseguró el cargo en su feudo sin salida al mar, a medida que el resto del Cono Sur descendía hacia un torbellino de inestabilidad política y terror de Estado.
El resultado del golpe y contragolpe de Bolivia desembocó en la dictadura derechista de Hugo Bánzer en 1971. El golpe de Pinochet de 1973 en Chile interrumpió el experimento socialista de Salvador Allende. Ese mismo año, la prolongada democracia de Uruguay finalizó cuando el presidente Juan María Bordaberry clausuró el Parlamento y encaminó al país hacia la dictadura. La violencia política tras el retorno y la muerte de Juan Perón desembocó en la perversa dictadura militar derechista argentina en 1976.

Los crecientes niveles de represión dejaron a la región plagada de refugiados y exiliados políticos. Unos cuatro millones de personas huyeron de sus hogares buscando un refugio seguro, mayormente en los países vecinos |7| . Tras los golpes de Chile y Uruguay, millares buscaron asilo en Argentina, reuniéndose con los cientos de miles de paraguayos que ya estaban allí. Mientras tanto, los argentinos buscaban seguridad en Bolivia y Paraguay. La región era el escenario de un frenético ir y venir de refugiados. Pero, a medida que se fue expandiendo la ola de dictaduras militares, quedaron de lado las viejas tradiciones de santuarios para los exiliados políticos. El tributo generado por la represión en el Cono Sur fue de unos 50.000 asesinatos, 30.000 desaparecidos --la mayoría en Argentina-- y 400.000 encarcelados. Entre los asesinados y los desaparecidos se cuentan unos 3.000 niños |8| . No obstante, estas cantidades sólo aluden a la espeluznante realidad de los estados ilegales.

Descenso a la brutalidad.

La caída del Cono Sur en el salvajismo se originó en la crisis política y geopolítica y en la ideología común compartida por los regímenes militares de la región. Estados Unidos desempeñó un papel crítico en todas estas causas. La Guerra Fría proporcionaba el contexto global para un anticomunismo patológico y Estados Unidos ofreció formación ideológica y militar a sus aliados latinoamericanos. Las fuerzas armadas de la región se mostraron muy receptivas. De hecho, desarrollaron una visión mundial abiertamente totalitaria con consecuencias mortales.

El entonces Ministro de Relaciones Exteriores argentino, almirante César Augusto Guzzetti manifestó sin reservas esta perspectiva en una entrevista de 1976: "No existe una subversión de derecha o terrorismo de ese tipo. El cuerpo de la sociedad está afectado por una enfermedad que corroe las entrañas y forma anticuerpos. Estos anticuerpos no pueden considerarse del mismo modo que el microbio. La acción del anticuerpo desaparecerá cuando el Gobierno controle y destruya a la guerrilla".

Los países del Cono Sur se enfrentaron de hecho a desafíos armados provenientes de la izquierda. En Uruguay, los Tupamaros asestaron unos golpes políticos espectaculares. En Argentina, el marxista Ejército Revolucionario del Pueblo y los peronistas de izquierda Montoneros se implicaron en una lucha despiadada contra las fuerzas de seguridad y los escuadrones de la muerte de la derecha peronista. En Bolivia, Hugo Bánzer pudo hacerse con el poder sólo tras un sangriento enfrentamiento con los populistas de izquierda alineados con su predecesor, el general Juan Torres.

Los militares brasileños aplastaron un alzamiento armado de la izquierda hacia finales de los años sesenta. Su situación recordaba la de Chile; en ambos casos, los movimientos de guerrilla no surgieron hasta después de que un gobierno militar represivo se hiciera con el poder.

Sin embargo, la respuesta de las fuerzas de seguridad en todos estos países fue mucho más allá que derrotar a las guerrillas. Estaban implicados en una guerra santa contra la izquierda, que para ellos incluía a cualquiera que desafiara el statu quo, estuviera armado o no. En consecuencia, enfermeras, profesores, estudiantes, trabajadores, artistas, actores, periodistas e incluso políticos de la oposición democrática pasaron a ser vistos como los "microbios" de Guzzetti.

Estados Unidos proporcionó la inspiración, el financiamiento y la asistencia técnica para la represión y puede haber plantado la semilla que desembocaría en el Operativo Cóndor. La CIA facilitó una mayor coordinación entre los servicios de inteligencia de la región. Un historiador atribuye a un operativo de la CIA el haber acordado los primeros encuentros entre oficiales de seguridad argentinos y uruguayos para discutir la vigilancia de los exiliados políticos. La CIA también organizó encuentros entre líderes de los escuadrones de la muerte brasileños con argentinos y uruguayos.

Estados Unidos hizo algo más que simplemente organizar encuentros. La división de Servicios Técnicos de la CIA suministró equipo eléctrico de tortura a brasileños y uruguayos y ofreció información sobre cuánta descarga podría soportar un cuerpo humano. Los agentes de seguridad latinoamericanos también recibieron formación para la fabricación de bombas, de parte de la CIA, en las instalaciones de la Agencia de Seguridad Pública (OPS) del Departamento de Estado, en Texas.

El asesoramiento y la ayuda de Estados Unidos facilitaron la coordinación entre los servicios de inteligencia regionales. Esta cooperación hizo posible el intercambio de información y prisioneros e incluso asesinatos conjuntos. Un exiliado político podía ser mantenido como rehén o secuestrado y llevado a través de las fronteras, torturado y desaparecido, sin ninguna autorización judicial.

Paradójicamente, la moderación aplicada en la CIA tras su descubrimiento parcial en los informes del comité Church and Pike, de 1974-75, podrían haber favorecido la creación del Operativo Cóndor. La administración Carter se opuso a la postura de la CIA "anulando todas las solicitudes de inteligencia presentes en América Latina. La cooperación de la CIA ha sido muy valiosa para todas las dictaduras militares desde el final de la Segunda Guerra Mundial, pero el Gobierno estadounidense comenzó a tener reservas acerca de solicitudes de colaboración tras varios escándalos, principalmente provocados por Chile".


Si la administración de Carter no estaba dispuesta a ayudar a las dictaduras, éstas lo estaban y podían ayudarse a sí mismas.

Primeros avistamientos del Cóndor.

Aunque en 1976 el Cono Sur ya estaba inundado con la sangre de miles de víctimas del terrorismo de Estado, tres asesinatos de alto nivel provocaron los primeros rumores sobre una conspiración internacional contra la izquierda. En todos los casos, las víctimas eran prominentes exiliados chilenos. En septiembre de 1974, el Ministro de Defensa de Salvador Allende, general Carlos Partas, y su esposa, fueron asesinados en Buenos Aires cuando explotó una bomba bajo su coche. Las autoridades argentinas no investigaron el caso |15| . En octubre de 1975, el vicepresidente de Allende y líder de los demócratas cristianos chilenos, Bernardo Leighton, y su esposa, sobrevivieron milagrosamente a un intento de asesinato en Roma. Los investigadores italianos comenzaron a seguir el hilo de una red internacional que vinculaba a los servicios de seguridad del Cono Sur con neofascistas de su país.
A mediados de 1976, estos intentos de asesinato de alto nivel, así como los relatos horrendos que provenían del Cono Sur, comenzaron a generar la atención de la prensa mundial. El periodista británico Richard Gott, que había investigado las denuncias de familiares de víctimas, llamó a la represión como "algo parecido a la Operación Fénix [en Vietnam]. las personas con capacidad de inspirar y unir a la nación en una campaña para resistir a las fuerzas de ocupación, son quitados del medio uno a uno", escribió. Gott culpó a Washington, declarando que el entonces Secretario de Estado, Henry Kissinger "debía conocer [quién era responsable]".

Pero fue el asesinato de Orlando Letelier, ex Ministro de Defensa y de Relaciones Exteriores de Allende, en la Embassy Row de Washington, en septiembre de 1976, lo que puso al descubierto las piezas del Operativo Cóndor. Un coche bomba colocado por el ubicuo Townley y un grupo de terroristas cubanos anti-castristas, asesinó a Letelier y a su secretaria, Ronni Moffitt. El marido de Moffitt, Michael, que estaba viajando en el asiento trasero, sobrevivió, y deambulando aturdido por el lugar gritaba que "¡Fueron los fascistas chilenos! ¡Hijos de puta!".

Por supuesto, Michael Moffitt estaba en lo cierto, aunque los fiscales estadounidenses emplearían dos años antes de poder llevar el caso a los tribunales. Townley y los cubanos fueron finalmente declarados culpables de los asesinatos. También fueron procesados el general Manuel Contreras, director de la DINA, y otros dos oficiales.

El asesinato de Letelier produjo un escándalo que terminó por abrir las puertas que ocultaban las operaciones encubiertas en América Latina. Ahora los rumores se confirmaban parcialmente. Uno de los primeros informes provino del agregado legal de Estados Unidos en Buenos Aires, el agente especial del FBI Robert Scherrer. Una semana después de la muerte de Letelier, Scherrer envió un cable al cuartel general del FBI dando nombre y describiendo la operación:

"El "Operativo Cóndor" es el nombre en clave para la recolección, intercambio y almacenamiento de información secreta relativa a los denominados "izquierdistas", comunistas y marxistas, que se estableció recientemente entre los servicios de inteligencia en América del Sur, con el fin de eliminar las actividades terroristas marxistas en la región. Además, "Operativo Cóndor" tiene previstas operaciones conjuntas contra objetivos terroristas en los países miembros. Una tercera fase, y más secreta, del "Operativo Cóndor" implica la formación de grupos especiales de los países miembros, que deberán viajar por cualquier parte del mundo hacia países no-miembros, para llevar a cabo castigos incluido el asesinato contra terroristas o simpatizantes de organizaciones terroristas de los países miembros del "Operativo Cóndor". Por ejemplo, en el caso de que un terrorista o simpatizante de una organización terrorista de un país miembro del "Operativo Cóndor" se encontrara en un país europeo, se enviaría un grupo especial del "Operativo Cóndor" para localizar y vigilar al objetivo. Cuando hubiera terminado la operación de localización y vigilancia, se enviaría un segundo grupo del "Operativo Cóndor" para llevar a cabo el castigo real contra el objetivo. Los grupos especiales serían provistos de documentación falsa de los países miembros del "Operativo Cóndor".

De acuerdo con un informe reservado del Comité de Relaciones Externas del Senado, de 1979 y basado en archivos de la CIA, "Esa operación en 'fase tres' fue planificada en 1974 a raíz del asesinato del Embajador boliviano en París, de un oficial chileno en Medio Oriente y de un agregado uruguayo en París. Por lo tanto, Cóndor planificó una operación destinada a asesinar a tres izquierdistas europeos bien conocidos, uno de los cuales era el notorio Carlos [el recientemente capturado Illich Ramírez Sánchez]. El plan fue desbaratado" después de que la CIA lo descubriera y "advirtiera a los Gobiernos de los países en los que probablemente tendrían lugar los asesinatos --Francia y Portugal--, que a su vez advirtieron a los posibles objetivos". El operativo fue aparentemente suspendido y se negó su existencia.

Pero ninguno de estos datos salió a la luz hasta mucho después. Aunque cada vez eran más los testimonios de una cooperación interfronteriza para el secuestro, tortura y asesinato de cientos de personas, salvo por lo difundido a partir de las investigaciones del asesinato de Letelier, las pruebas de la existencia de Cóndor eran excepcionales |22|. Hacia finales de los años setenta, el Cono Sur se encontraba en lo más profundo de la represión y sólo un reducido grupo de activistas y periodistas se atrevía a hacer frente a los regímenes militares. Y, a medida que las dictaduras titubearon y finalmente cayeron durante los años ochenta, los débiles gobiernos civiles que les sucedieron, sancionaron leyes de amnistía que pusieron en discusión toda investigación seria de esta Asesinatos S.A. Internacional.

Estaba claro que se estaba desarrollando algún tipo de operación clandestina, principalmente por la acumulación de denuncias de familiares de las víctimas. Pero los testimonios se desvanecían en el laberinto de los sistemas judiciales despreocupados de los derechos humanos. La impunidad era la regla inviolable del día. Durante los años siguientes, parecía que los operativos Cóndor nunca se enfrentarían a una investigación legal.

Documentación del Operativo Cóndor.

El descubrimiento de los archivos paraguayos cambió todo el panorama. Los archivos descubiertos ofrecen en cantidad una esbozo documental de los orígenes, los propósitos y la organización del Operativo Cóndor.
Durante 1975, a instancias de los chilenos, los servicios de inteligencia del Cono Sur codificaron la cooperación informal que ya existía. Los archivos contienen una carta del general Contreras de la DINA al general paraguayo Guanes Serrano, denominando "Primer Encuentro de Trabajo de Inteligencia Nacional" a lo que se convertiría en Cóndor. Contreras ofrecía las instalaciones de la DINA como el cuartel general para "la centralización de la información sobre los antecedentes de personas, organizaciones y otras actividades conectadas directa o indirectamente con la subversión. En líneas generales, sería algo similar a la Interpol instalada en París, pero dedicada a la subversión", escribió.

El encuentro convocado en la carta de Contreras tuvo lugar en el cuartel general de la DINA, en Santiago, en octubre de 1975. Los asistentes fueron los jefes de la inteligencia militar de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Un mes más tarde, Contreras recibió a Guanes Serrano y al jefe de la policía paraguaya, Francisco Brites. En esa reunión, ellos implementaron el Operativo Cóndor, configurando "un banco de datos, un centro de información y talleres". Con el inofensivo término de "talleres" se aludía realmente a las sesiones de planificación de los grupos multilaterales de agentes encargados de vigilar, arrestar, encarcelar, torturar y "repatriar" a opositores de los diferentes regímenes . Uno de los documentos más significativos que explica el método de operación de Cóndor, detallaba un encuentro secreto en Asunción, en 1978. Con Guanes Serrano como anfitrión y la presencia de oficiales argentinos y paraguayos, el "Segundo Encuentro Bilateral de Inteligencia" afinó los mecanismos para el intercambio de prisioneros e información secreta. Guanes Serrano informó a Stroessner que "la primera fase era el intercambio de información sobre el enemigo [exiliados políticos]. La segunda fase correspondía a la investigación del objetivo y la tercera fase a la detención [secuestro] y traslado del objetivo a su país de origen".

Guanes Serrano destacó que los intercambios de prisioneros tendrían lugar directamente entre los servicios de inteligencia y que los agregados militares de las embajadas actuarían como enlace. Otros documentos de los archivos confirman que los agregados militares de las embajadas de los países implicados, eran realmente el conducto por el cual viajaban los informes de inteligencia.

A finales de 1993, los investigadores encontraron una nota fechada en Chile en 1978. En este documento típico del trabajo cotidiano de Cóndor, "Cóndor Uno" advierte a "Cóndor Dos" para que lleve a cabo una "vigilancia de un encuentro de izquierdistas argentinos y paraguayos en la provincia norteña de Salta, Argentina, en la frontera con Bolivia" . "Cóndor Uno" no era otro que Contreras y "Cóndor Dos" era el nombre en clave de Guanes Serrano.

Otros documentos solicitan la captura de chilenos, bolivianos, argentinos, paraguayos y brasileños e informan sobre otras figuras políticas latinoamericanas. Uno de estos casos fue la detención en Paraguay del ciudadano chileno Jorge Fuentes Alarcón, posteriormente entregado por la policía paraguaya a un oficial chileno en mayo de 1978.


Uno de los documentos más perjudiciales incluye una entrada en un cuaderno de notas del jefe de la Policía Técnica paraguaya, Antonio Campos Alum. Este cuaderno quedó abandonado cuando Campos Alum dejó Paraguay tras ser acusado de haber torturado personalmente a prisioneros, y lista los nombres de oficiales de policía y militares argentinos, bolivianos, chilenos y uruguayos que participaron en la represión internacional.


Tomado en su conjunto, loas archivos paraguayos aportan una prueba documental irrefutable de la existencia del Operativo Cóndor. También pueden proporcionar una base para el enjuiciamiento de quienes cometieron crímenes, suponiendo la existencia de los políticos.

Gente de la misma calaña.

Los archivos paraguayos aportan una nueva y reveladora luz sobre la implicación de Estados Unidos con los servicios represivos del Cono Sur, especialmente --pero no sólo-- el de Paraguay.
Los paraguayos siempre han acusado a Estados Unidos de ayudar a la policía secreta de Stroessner. Un grupo de oficiales militares estadounidenses enviados bajo los auspicios de la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID) fiscalizó la formación de la Policía Técnica. Los ex prisioneros del régimen declararon varias veces que oficiales estadounidenses los habían interrogado en Paraguay. Basado en dichos informes, el historiador paraguayo Aníbal Miranda acusa a los Estados Unidos de haber ayudado en la represión, en 1959, de un movimiento guerrillero anti-Stroessner instalado en Argentina.

Ahora han aparecido pruebas concretas sobre la cooperación y formación estadounidense con la policía secreta del dictador. Una carpeta de los archivos contiene correspondencia entre ministros paraguayos y el coronel estadounidense Robert Thierry. Thierry sirvió como "asesor sobre administración pública" de la AID (entonces la Administración de Cooperación Internacional) para el Ministerio del Interior y supervisó la formación de la Policía Técnica.

Una carta del Ministro de Relaciones Exteriores solicitaba que Thierry permaneciera durante dos años más para asesora a la Policía Técnica. En una de las respuestas de Thierry se mostraba la relación profesor-alumno:

Con respecto a la jefatura de Asuntos Técnicos, usted ha recibido la formación suficiente. Estoy seguro de que bajo la dirección de Antonio Campos Alum, esta pequeña pero poderosa organización continuará aportando el mismo servicio, altamente satisfactorio, que ha tenido desde su creación. Sugiero que continúe las conversaciones con el Director de la Misión de Operaciones de Estados Unidos en Paraguay, con el fin de establecer algún programa similar sobre Seguridad Pública.

Otros documentos demuestran que la Policía Técnica continuó siendo el principal vínculo entre los servicios de inteligencia estadounidenses y Paraguay |37|. Dicha cooperación continuó durante el período del Operativo Cóndor. El hombre del FBI en el Cono Sur, el agente especial Robert Scherrer, que vivía en Buenos Aires, trabajó de forma regular y directa con Campos Alum. En 1974, informó a Campos Alum sobre un festival realizado en un teatro de México y listó los nombres de todos los asistentes latinoamericanos. El siguiente paso de la policía paraguaya fue dirigir las investigaciones sobre el movimiento cultural paraguayo.

En otra carta escrita dos años más tarde, Scherrer solicitó a Campos Alum información sobre un Raúl Valentín Quintana porque, explicaba, el FBI creía que Quintana era un "agente cubano". Esas solicitudes de información tenían serias consecuencias en la gente inocente. "Ahora sabemos por qué varias familias con el apellido Quintana fueron perseguidas y encarceladas", destacó Martín Almada.

También la CIA trabajó con los paraguayos. El entonces Director delegado, Vernon Walters, visitó el país a principios de 1976 para entrevistarse con el jefe de estado mayor de Stroessner, Conrado Pappalardo, y otros altos oficiales |40|. Pocas semanas de después, Pappalardo le diría al Embajador estadounidense, George Landau, que Walters había aprobado un intento frustrado por obtener pasaportes falsos para dos agentes de la DINA chilena. Pappalardo dijo que estaba actuando bajo órdenes directas de Stroessner, que a su vez estaba haciendo un favor a Pinochet. Los chilenos, Armando Fernández Larios y Michael Townley, pensaban utilizar los pasaportes falsos para viajar a Estados Unidos como parte de su misión de asesinar a Orlando Letelier.

Otro ejemplo de la cooperación de la CIA con Paraguay ocurrió al año siguiente. Una advertencia firmada por Guanes Serrano y dirigida a las "naciones amigas", describe a un venezolano de nombre Omar Rossel como un "terrorista". Guanes cita a la "CIA (USA)" como su fuente.

Incluso después de que el Operativo Cóndor hubiera golpeado en Washington y que Estados Unidos hubiera supuestamente movilizado al FBI y a la CIA para resolver los asesinatos de Letelier y Moffitt, el director del FBI, Clarence Kelley, envió una aduladora carta, con el sello del FBI, a Campos Alum: "En estas Navidades, deseo hablar en nombre de todos mis colaboradores y agradecerle de todo corazón la cooperación que ustedes, con tanta buena voluntad, han proporcionado al FBI. Deseándole lo mejor de las cosas, que merece con creces."

Cabe recordar que Campos Alum se encuentra fugitivo, acusado de graves violaciones de los derechos humanos, crímenes que cometió antes, durante y después de esta época. El FBI, gracias al agente especial Scherrer, estaba al tanto de los crímenes de Campos Alum en la época en que se escribió esta carta.

El hecho de que Estados Unidos y Paraguay fueran aliados no impidió que la inteligencia militar paraguaya espiara a políticos estadounidenses que, en su opinión, interferían los asuntos internos de Paraguay. Los archivos incluyen un informe enviado al jefe de detectives, Pastor Coronel, por un informante desde Buenos Aires. El informante había asistido e informado sobre un encuentro en Buenos Aires entre el senador Edward Kennedy (diputado por Massachusetts) y representantes del Acuerdo Nacional, una coalición que agrupaba a los grupos opositores paraguayos.

Estados Unidos, por supuesto, también estaba interesado en obtener información acerca de sus propios adversarios. Una carta del agregado legal en Buenos Aires, Calvin Clegg, solicitaba la ayuda de Pastor Coronel sobre una organización "subversiva":

Adjunto un informe reservado, enviado por la oficina del FBI en Nueva York. El informe describe la historia y antecedentes del Consejo Mundial para la Paz, una organización que sirve como instrumento político del Partido Comunista de la Unión Soviética. Le ruego que examine sus archivos buscando toda información relacionada con el Consejo Mundial para la Paz en su país que esté dirigido contra Estados Unidos o sus ciudadanos |45|.

En una entrevista reciente, el líder del partido opositor Liberal Radical Auténtico, Domingo Laino, recordó que durante una de sus muchas detenciones fue interrogado por Campos Alum, que se jactaba acerca de unas fotografías que lo mostraban con uniforme militar estadounidense Los alardes de Campos Alum tendrían, de hecho, cierta base. Los archivos incluyen el curriculum vitae de Campos Alum, que lista su formación especial sobre contrainsurgencia en bases militares estadounidenses y la asistencia a cursos de la DEA acerca de legislación sobre las drogas.

Una carpeta con la faja "Confidencial" contenía un manual de Fort Gulick (base militar estadounidense en la Zona del Canal de Panamá, anteriormente sede de la Escuela de las Américas) producido para la formación de las fuerzas armadas de Estados Unidos para "interrogadores como referencia para interrogatorios de campo" |48|. La misma carpeta, en un apartado titulado "instrucción en la Escuela de las Américas", contiene un manual que instruye a los "interrogadores" sobre cómo mantener vivas y con capacidad de respuesta a las víctimas de un shock eléctrico. El manual recomienda remojar los cuerpos y cabezas d ellas víctimas con agua de mar e incluye un boceto que muestra cómo debería llevarse a cabo este "tratamiento" |49| . Esta carpeta también incluye una carta del entonces Embajador de Estados Unidos, Timothy Towell, en la que da instrucciones a la policía paraguaya y adjunta otro manual para interrogatorios.

Los paraguayos toman la iniciativa.

En mayo de 1993, el profesor Almada y otros parientes de los asesinados o "desaparecidos" en Paraguay, enviaron una carta al presidente Clinton exigiendo una compensación por las víctimas de la represión en Paraguay. Ellos alegan que el régimen de Stroessner "fue asesorado por oficiales militares estadounidenses, que instruyeron a los principales torturadores, y que la persecución se incluyó dentro de la guerra entre Estados Unidos y la Unión Soviética, que produjo un genocidio en América del Sur".
Pero el Embajador de Estados Unidos, Jonathan Glassman, en respuesta a la carta, manifestó que Estados Unidos no tenía nada que ver con la represión en Paraguay. Meses más tarde, antes de que las pruebas de los archivos comenzaran a divulgarse poco a poco, Glassman rechazó acusaciones similares, que él atribuía a "acusaciones terroristas con el fin de justificar los ataques a oficiales estadounidenses fuera del país".

"Incluso habiendo dicho eso", dijeron los familiares, "la Embajada de Estados Unidos nunca podría haber permanecido ignorante de lo que estaba sucediendo en el país y nosotros hemos visto documentos de funcionarios como Scherrer que conocían la existencia del Operativo Cóndor" .

Actualmente, seis altos oficiales de la policía paraguaya y un general están prisión a causa de los archivos. Y Francisco de Vargas, miembro de la Comisión de Derechos Humanos del parlamento paraguayo, dijo que tenía testimonios orales que acusaban a 12 generales, al ex Ministro del Interior, Sabino Montanaro, y a dos ex diputados, de ordenar el asesinato de cuatro prisioneros políticos en 1976. Las víctimas fueron asesinadas tras haber estado en prisión durante dos años.

Mientras tanto, el avance de los juicios paraguayos se ha hecho agotadoramente lento. En el caso Inzaurralde, ninguno de los oficiales extranjeros inculpados se ha preocupado por presentarse. Los intentos de obtener su extradición han sido infructuosos. Y los miembros de la familia de Inzaurralde se han quejado en una carta abierta de los numerosos obstáculos que impiden el avance de la justicia. Cuando AID ofreció 40 millones de dólares para microfilmar los archivos, Faustino Centurión, y otros diputados del ala disidente del Partido Colorado, declararon públicamente su desacuerdo. "No podemos aceptar que el Gobierno de Estados Unidos, que entrenó a la policía que persiguió a quienes lucharon por la democracia, ahora quiera ayudar con la microfilmación", dijo. A pesar de las protestas, AID está asesorando al Centro de Documentación en Paraguay.
Ni se ha perdido la conciencia. Cuando, a finales de 1993, los periodistas volvieron a revisar los archivos, se habían separado archivos y carpetas con temas militares, fuera del alcance de los periodistas, porque los jueces consideraban que "era sólo un asunto de la policía". Las pruebas documentales más importantes acerca del Operativo Cóndor han comenzado a ponerse de lado con rapidez. También están en peligro los documentos que contienen la correspondencia entre los servicios de Estados Unidos y la dictadura paraguaya.

La Comisión de Derechos Humanos paraguaya continuará investigando en forma conjunta con organizaciones semejantes de la región. Sus líderes dicen que Washington "debe realizar un acto responsable y abrir sus propios archivos, de manera que sea posible reconstruir la tragedia de miles de víctimas en América Latina".

El jefe de estado mayor del ejército argentino y miembro de la Junta, general Roberto Viola, intentando evadir las preguntas acerca del reino del terror en el Cono Sur, dijo en 1979: "Están los muertos, los heridos, los encarcelados y los que están ausentes para siempre. No pidan explicaciones donde no las hay". Viola estaba equivocado. Existen las explicaciones, existen las personas que son culpables y, gracias a los "Archivos del Horror", a algunas de ellas se les ha aplicado al menos una justicia parcial.

Para finalizar me gustaría recomendar este gran libro para seguir investigando este horrible crimen perpetrado por el imperio Yankee a los pueblos de América Latina.


TITULO: Operación Cóndor
AUTOR: John Dinges
PAGINAS: 432 pags.
AÑO DE PUBLICACIÓN: 2004
PAÍS: Colombia.


El libro fue publicado tres años después del 11 de septiembre y se nota en algunos aspectos del formato. El primer capítulo se llama por ejemplo “ La primera guerra contra el terrorismo.” Y se emplea la noción de “daño colateral”, popularizada en los últimos años. La lección que el autor quiere extraer es evidente: “lo que ocurrió  durante los años del Cóndor  fue la cristalización de la primera alianza internacional de carácter oficial para combatir el terrorismo. Como tal, ofrece un modelo de obstáculos y tragedias que deberían comprenderse y examinarse con honestidad si los estadounidenses queremos evitar ser cómplices en violaciones similares a los derechos humanos en futuras alianzas y campañas antiterroristas.” 

Responsabilidad de Estados Unidos
En el libro se menciona el asesinato de René Schneider y se evalúa cuidadosamente la responsabilidad del departamento de Estado, dirigido por Henry Kissinger en la formación del sistema Cóndor. Se afirma aunque luego se matiza un poco, el liderazgo geopolítico de Pinochet.  Pinochet  “creó una alianza secreta con los gobiernos militares de Uruguay, Paraguay, Bolivia, Brasil y Argentina. Entre las estrategias  “el asesinato internacional” era parte del proyecto. El Departamento de Estado y los organismos de inteligencia tenían detalles de una precisión sorprendente acerca del funcionamiento. Se verifican negligencia e impericia de la CIA. 

La exigencia democrática sobre los organismos de seguridad
Es el criterio central de John Dinges.  Su libro es un constante pedido de cuentas a su gobierno por respetar normas jurídicas y éticas que se ha comprometido explícitamente a defender. “ Asesinatos planeados y dirigidos por los gobiernos dentro y fuera del territorio de los miembros del Cóndor tiene consecuencias extremadamente graves que tenemos que enfrentar con rapidez y sin rodeos.” escribe Kissinger en un telegrama.  Inexplicablemente nada sucedió dice el autor.  Por que el uso del adjetivo inexplicablemente? Acaso la política exterior norteamericana es  omnipotente? En todo caso las controversias tácticas –derechos humanos contra el empleo desbordado de métodos como la tortura y el asesinato político se encuentran condicionadas por alianzas estratégicas con las dictaduras militares pro-americanas en el marco de la guerra fría.

viernes, 18 de julio de 2014

¡¡INTENTO DE ASESINATO A PUTIN!!

¿Era el avión de Putin el objetivo real del misil que derribó al Boeing-777?

Según la agencia rusa Interfax, el avión civil malasio Boeing-777 que fue derribado por un misil sobre Ucrania y que se estrelló en tierra, causando la muerte a todos sus ocupantes -298 personas-, no era el objetivo del misil sino el avión del presidente Vladimir Putin que regresaba de la cumbre del BRICS en Brasil.


Cabe señalar que ambos aviones sobrevolaron el mismo espacio aéreo con poco tiempo de diferencia. El gobierno ucraniano negó que el derribo fuera causado por un misil, pero esto ha sido confirmado por “altos representantes de la Administración estadounidense” que dijeron a la CNN que las evidencias del radar muestran que el avión fue alcanzado por un misil antiaéreo.

“Puedo decir que el avión de Putin y el Boeing de las líneas aéreas malasias pasaron por el mismo lugar y en la misma altura. El avión presidencial pasó por un punto cercano a Varsovia a las 16:21 hora de Moscú y el avión malasio, que procedía de Amsterdam y se dirigía a Kuala Lumpur, pasó por el mismo sitio a las 15:44. Ambos viajaban por la misma ruta”, dijo un alto responsable ruso a la agencia Interfax.

Cabe señalar también que ambos aviones son casi idénticos en su contorno y dimensiones e incluso el color, añadió la fuente.


Otras fuentes, como Gazeta.ru, sin embargo, señalan que el avión de Putin no sobrevoló territorio ucraniano. El avión malasio, por su parte, tenía prevista su entrada en el espacio aéreo de Rusia a las 5:20 pm hora local, pero nunca lo hizo. El aparato cayó a 60 kms de la frontera rusa, señaló la agencia Itar-Tass.

Una de las razones que alimenta la hipótesis del complot es la falta total de interés que podría tener alguna fuerza en la región para derribar a un avión de las líneas aéreas malasias que se dirigía a Kuala Lumpur. Esta falta de motivación permite suponer que el objetivo era otro.

Un gran número de ciudadanos holandeses y otros de Australia, Reino Unido, Francia, Indonesia y otros países han perecido en este grave incidente.

Putin culpa a Ucrania

El presidente ruso Vladímir Putin responsabilizó hoy a Ucrania de la catástrofe del Boeing 777 de Malaysia Airlines que cayó el jueves, con 295 personas a bordo, en el este del territorio ucraniano.

“El Estado en cuyo territorio ha ocurrido esta horrible tragedia es desde luego responsable”, declaró el presidente.

La catástrofe no se habría producido, según él, si no se hubieran reanudado las hostilidades en el este de Ucrania.

Putin pidió al Gobierno ruso hacer lo posible por establecer un cuadro objetivo de lo ocurrido.

“Necesitamos hacer cuanto esté a nuestro alcance para que la opinión pública nacional, la gente en Ucrania y en el mundo entero conozcan el cuadro objetivo de lo ocurrido”, señaló.

El jefe del Estado ruso dijo haber pedido a entidades militares civiles “prestar la ayuda necesaria para investigar el crimen”.

También reiteró las condolencias a los familiares de las víctimas y a los Gobiernos de aquellos países cuyos ciudadanos viajaban en el Boeing.

FUENTE: ALMANAR.COM

miércoles, 16 de julio de 2014

LOS RITUALES DEL PODER SECRETO (LIBRO)

Quiero hacer una reseña especial de este gran libro, publicado en el año de 1975, llamado "Los Rituales del Poder Secreto" escrito por el autor Peter Schrag, brillante analista y critico de la sociedad norteamericana.

TITULO: Los Rituales del Poder Secreto
AUTOR: Peter Schrag
PAGINAS: 343 pags.
AÑO DE PUBLICACIÓN: 1975
PAÍS: España.




En el juicio de D. Ellsberg y A.J Russo Jr. en Los Angeles, que se conoció como juicio de "los papeles del Pentágono", se descubrieron muchas cosas. Ellesberg ya había admitido que entrego los archivos secretos al periódico (en ese entonces independiente) "New York Times" en 1971, pero resultó que esto no constituía el núcleo de la acusación, los cargos eran de conspiración, apropiación ilícita de una propiedad del gobierno, y diversas violaciones de la Espionage Act. pero mas alla de esto, se extendía una intrincada historia que se remontaba, por lo menos, a la segunda guerra mundial.
Ellsberg habia sido suficientemente informado acerca de las cuestiones de "alto secreto" como para llegar a la conclusion de que habia en el pentagono gente capaz de elaborar, por encargo, planes para el alto mando militar nazi. El proceso fue poniendose al descubierto cada vez mas puntos oscuros, que estaban en relacion directa con la gestion de un "EJECUTIVO DEMASIADO PODEROSO Y AUTONOMO". hasta que el circulo se cerro, con la incorporacion de los descubrimientos conseguidos en otro resonante proceso: el de los "fontaneros" en el WATERGATE. en este libro el autor nos dice como, en un esfuerzo por conseguir el veredicto de culpable de Ellsberg, el Gobierno mintio, estafo, escamoteo pruebas, cometio delito de allanamiento de morada, intento comprar el juez, y mucho mas, todo eso EN LA SUPUESTA LLAMADA "DEMOCRACIA MODELO"

Daniel Ellsberg egresado de Harvard, por conciencia, tomó una decisión que desencadenó un terremoto político y fue determinante para finalizar la Guerra de Vietnam. Ellsberg entendió que algo estaba muy mal, hizo una elección y con sus acciones marcó una época y  un hito en relación a la libertad de prensa.

La Guerra de Vietnam

El año 1967 el secretario de Defensa de EE.UU. Robert McNamara solicitó una investigación para determinar las razones del fracaso norteamericano. Ellsberg participó en la indagación que se le encomendó a la empresa Rand Corporation. Así Ellsberg supo de una trama secreta de decisiones erróneas y mentiras intencionadas que abarcaban las administraciones de cinco presidentes. Enfrentado a un dilema Ellsberg fotocopió 7.000 páginas de documentos reservados y los envió al New York Times y al Washington Post. Lo hizo convencido de que la opinión pública debía saber lo que ocurría para frenar el tipo de acciones que provocaban muertes y sufrimiento a muchas personas. Cuando se publicaron los llamados Papeles del Pentágono (oficialmente conocidas como United States-Vietnam Relations, 1945-1967: A Study Prepared by the Department of Defense) el año 1971, el mundo se enteró del doble discurso que sostenía una cosa, mientras en las acciones obraban diferente. El informe mostraba que la guerra estaba empantanada y tenía otros fines diferentes al discurso oficial.


Libertad de prensa

La reacción del gobierno de Nixon fue detener la publicación e iniciar una persecución salvaje a Ellsberg. Según reseña Tom Wells, en la biografía de Ellsberg titulada Wild man (New York: Palgrave Macmillan, 2001), el gobierno consideró que Ellsberg era un traidor y Henry Kissinger lo calificó como "el hombre más peligroso de América". Los medios reaccionaron iniciando un juicio por el derecho a publicar y, en un fallo histórico, la Corte Suprema ordenó que se reanudara la publicación. Desde la clandestinidad, Ellsberg siguió enviando información.


El juicio a Ellsberg

Ellsberg fue acusado de robo, espionaje, y conspiración. El FBI inició la mayor cacería humana en los EE.UU. La situación alcanzó ribetes escandalosos cuando un grupo de personas irrumpió en la oficina de su psicoanalista para robar sus notas médicas con el fin de acusarlo de estar mentalmente enfermo. Asesorado por abogados, Ellsberg se entregó a un fiscal en Boston. Finalmente el juicio fue anulado  al comprobarse que la administración de Nixon y los que pretendían condenarlo habían cometido prevaricación, suprimido evidencias, ocultado testigos y robado información. El año 1974, a consecuencia del escándalo Watergate, Nixon renunció a la presidencia de los EE.UU.  Al siguiente año, se acabó la guerra de Vietnam que dejó un saldo de más de un millón de vietnamitas y 58.000 norteamericanos muertos.



Ellsberg, la filosofía detrás de su acción

Ellsberg se convirtió en activista político intentando frenar la acumulación de poder de los gobiernos. Ha participado en numerosas protestas contra la intervención norteamericana en otros países y  también, contra la proliferación nuclear. Ha sido arrestado en más de 60 ocasiones. Ellsberg trabaja con Truth Telling Project, organización dedicada a promover la libertad de conciencia entre funcionarios públicos para denunciar actividades antiéticas. En su web es posible encontrar material sobre su filosofía de vida. En una entrevista concedida al diario La Nación de Argentina resume dice que: "Exponer las mentiras  de un gobierno conlleva un grave riesgo personal, aun en democracia. Pero vale la pena cuando hay vidas en peligro". Ellsberg, citado a declarar ante una comisión del Congreso, según reseña Wells en su biografía, señaló que "el secreto corrompe tal como el poder corrompe". Dicha convicción lo llevó a tomar la decisión de revelar lo que realmente ocurría.

La gran lección

En ocasiones, se transmite la idea que ética es un asunto académico asociado a reflexión y análisis teórico. La realidad, es que el comportamiento ético, tiene que ver más con la acción que con la teoría. Es fácil dar discursos éticos. Distinto es cuando una persona se decide a ser fiel a su conciencia  y aún a riesgo de sufrir consecuencias desagradables toma una decisión porque es lo correcto. La lección de Ellsberg es que no siempre se puede ser "políticamente correcto", hay momentos en que  es preciso tomar partido en función de principios éticos, aún cuando implique ser perseguido o enjuiciado.

Tomar decisiones

Ellsberg tomó una decisión. Su acción significó un cambio drástico en la forma de fiscalizar las  acciones de un gobierno, especialmente cuando hay vidas en juego. Su valentía permitió que se produjeran hechos que finalmente terminaron una guerra y ayudó a fortalecer la democracia. Rick Goldsmith, codirector de la película The Most Dangerous Man in America: Daniel Ellsberg and the Pentagon Papers (nominada para un Oscar), señala que: "La divulgación de los "papeles" es un ejemplo de gran coraje personal, puso a prueba la libertad de prensa y también el derecho del  público a informarse". Ese fue su real aporte.

sábado, 12 de julio de 2014

LOS GOLPES DE LA C.I.A EN EL MUNDO



LOS GOLPES DE LA C.I.A EN EL MUNDO

Llama la atención la similitud que guardan las "revoluciones" organizadas en América Latina, los países árabes y ahora Ucrania. En el programa de RT ‘Golpes exportados’ Jelena Milincic expone pruebas y argumentos sobre la  intervención de EE.UU. 

“¿Por qué nunca habrá un golpe de Estado en Estados Unidos? Porque en Washington no hay ninguna embajada de EE.UU.”. Este viejo chiste lo repiten a menudo los actuales líderes latinoamericanos, pero en verdad sigue estando muy de actualidad. En las últimas décadas así lo han podido comprobar muchos países: Irán (1953), Guatemala (1954), Vietnam del Sur (1963), Grecia (1967) y Chile (1973) son solo algunos ejemplos. Existen pruebas fundadas de que la embajada de EE.UU. estuvo directamente involucrada en esas revoluciones.

Entre las organizaciones que ayudan a organizar esas revueltas destaca ante todo la USAID, con cuya participación se llevó a cabo, por ejemplo, la preparación del golpe de Estado en Honduras en junio de 2009. Numerosas pruebas relacionan a la USAID con la organización de ‘las revoluciones de color’ y los golpes de estado en los países del Hemisferio Occidental. Principalmente se trata de Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua.

Otro grupo que está detrás de numerosas revoluciones es el serbio Otpor (Resistencia) que organizó su primera revolución en Serbia en el año 2000 contra Slobodan Milosevic y luego por todo el mundo.

En Venezuela


PEDRO CARMONA CON SU BAJO MANDO MILITAR

Según WikiLeaks, Canvas (el nuevo movimiento Otpor) dedicó muchos esfuerzos a desestabilizar y derribar al régimen de Hugo Chávez en Venezuela. Por otro lado, en ese país las actividades de la USAID no tienen ninguna base legal ya que existe ningún acuerdo intergubernamental. Sin embargo, desde 2002 (tras el fracaso del golpe de Estado de abril) el personal de la agencia se movilizó con el apoyo de la Embajada de EE.UU y se mostró más activo. Los activistas de la oposición recibieron al menos 70 millones de dólares a través de distintas fuentes de financiación destinados al apoyo de los candidatos antichavistas, a la intensificación de la crisis política, la movilización de la sociedad civil y la formación de un nuevo liderazgo democrático.

En Bolivia

LA USAID FINANCISTA DE GOLPES EN AMÉRICA


La USAID fue la primera organización que invirtió en descentralización y en los partidos opositores en Bolivia con más de 97 millones de dólares, buscando de esa forma fomentar el separatismo, apoyar a los partidos de oposición, así como la infiltración en la comunidad indígena. En octubre de 2006 EE.UU. nombró a su nuevo embajador en el país andino, Philip Goldberg, que había trabajado en el buró del departamento de EE.UU. en Bosnia como mano derecha de Richard Holbruk, que obligó a los serbios a firmar el acuerdo de Dayton.

En 2007 USAID repartió más de 13 millones de dólares a partidos, organizaciones y proyectos en Bolivia para fortalecer gobiernos regionales y desestabilizar de esa forma al gobierno central. En 2008 el alcalde de Santa Cruz invitó al Ejército del país a acabar con Morales. Sin embargo, los militares se mantuvieron leales al Gobierno. En abril de 2009 fue abatido en un hotel de Santa Cruz un grupo de terroristas procedentes de Europa cuyo principal objetivo era asesinar al presidente Evo Morales. Entre los partidarios de los terroristas se encontraban bolivianos que se mantenían en contacto con el personal de la USAID.

En Ecuador


ATACADO CON BOMBAS LACRIMOGENAS CORREA FUE SECUESTRADO

Paralelamente a los acontecimientos en Bolivia, Ecuador era escenario de una lucha entre los autonomistas y el Gobierno. La oposición ecuatoriana recibió gran apoyo desde EE.UU. y de los movimientos derechistas de Europa Occidental y en agosto de 2008 EE.UU. nombró como nueva embajadora en Ecuador a Heather Hodges, que anteriormente estuvo destinada en Moldavia durante la organización de la revolución de colores en el país. Además, la USAID ha financiado la municipalidad opositora de Guayaquil, al igual que la propaganda de la ‘autonomía regional’ en los medios de comunicación. Sin embargo, esos intentos de los opositores de Rafael Correa no tuvieron éxito. En septiembre del 2008 casi el 64% votó por la nueva constitución.

En Ucrania


A la lista de los estados afectados por revoluciones importadas se puede añadir Ucrania. En diciembre de 2013, a su regreso de Maidán, la ayudante del Secretario norteamericano de Estado, Victoria Nuland, declaró en Washington: “Hemos invertido en la revolución de Maidán 5.000 millones de dólares”, de los que 815 millones fueron justificados por el artículo sobre “financiación de la democracia y de los programas de intercambio”. Más tarde trascendió que el Gobierno de Obama había gastado 184 millones de dólares en proyectos supuestamente relacionados con “el desarrollo de la sociedad civil y de los derechos humanos”.

Además, la Agencia de Seguridad de Ucrania puso al descubierto un esquema de flujos financieros y de organización de disturbios en el centro de Kiev y en otras ciudades de Ucrania. Tras llevar a cabo una investigación se llegó a la conclusión de que el dinero se había transferido a la Embajada de EE.UU. en Kiev por vía diplomática. Por su parte, la Embajada de EE.UU. hacía la transferencia a las oficinas centrales de las organizaciones La Libertad y La Madre Patria. La cantidad ascendía a unos 20 millones de dólares a la semana.

En perspectiva

Algunos de los países mencionados se hallan inmersos en periodos postrevolucionarios, mientras que en otros se suceden protestas en la calle en medio de una misma sensación: que todos son vulnerables y que una nueva revuelta puede suceder en cualquier momento.

Cabe notar que en un futuro próximo cambiará el embajador estadounidense en Rusia. La lista de candidatos incluye a tres personas que ya han sido embajadores en Ucrania: John Tefft, Steven Pifer y Carlos Pascual. Otra persona que aspira a ese puesto es Rose Gottemoeller, una de las principales expertas en cuestiones de desarme y de seguridad nuclear.

miércoles, 9 de julio de 2014

HESBOLAH Y LA RESISTENCIA ANTE LA INVASION

HESBOLÁH Y LA RESISTENCIA ANTE LA INVASION

En estos días que se cumple el 14º aniversario de la expulsión de los ocupantes israelíes del Sur de Líbano una mirada a la evolución de la Resistencia muestra que Hezbolá ha acumulado una gran experiencia tanto en lo que respecta al armamento, entrenamiento y construcción de equipos militares capaces de llevar a cabo la serie de tareas que le han sido encomendadas. En este sentido, el aspecto más importante es la construcción de un sistema de disuasión que impida al enemigo israelí pensar en un nuevo asalto contra el Líbano y su territorio. Desde 1982 hasta hoy, Hezbolá y la Resistencia Islámica han llevado a cabo tareas diarias que no se limitan sólo al lado militar, sino que trascienden todos los aspectos de la vida de los combatientes de la Resistencia y sus familias y partidarios. En este sentido, Hezbolá ha logrado construir una sociedad y una cultura de resistencia. Hezbolá ha creado un combatiente creyente con estándares éticos muy altos, que demuestra un compromiso y una disciplina excepcionales en interacción con las decisiones y planes del liderazgo. De este modo, se crea el mejor sistema de mando y control que depende del compromiso y no tanto de la recepción de órdenes en su forma tradicional, como sucede en los ejércitos tradicionales. En este sentido, los militantes de Hezbolá reciben cursos y programas de tipo educativo, religioso e ideológico y no existe un distinción entre los combatientes y los jefes militares. Todos ellos son factores clave que explican la sucesión de victorias logradas por la resistencia. A pesar de conocer los enemigos estos aspectos, ellos no son capaces (ni lo serán) de hallar procedimientos que impidan tales éxitos de la Resistencia.

Atención social

La Resistencia ha prestado desde hace años servicios a grandes áreas del Sur del Líbano, del Valle de la Bekaa y de la capital, Beirut, a través de compañías que suministran a la población elementos que refuerzan su capacidad de resistencia. Una de estas instituciones, Yihad al Bina, ha jugado un gran papel en la reconstrucción del Líbano después de la Guerra de Julio de 2006. Otra es la Organización de Salud Islámica, que posee 47 sedes distribuidas por todo el Líbano y se ocupa de los temas de salud. La Asociación Logística Caritativa Islámica se ocupa de la ayuda a los huérfanos y las familias de los prisioneros. La Fundación de los Mártires atiende también a las necesidades de las familias de los caídos. La Fundación Islámica para la Educación se dedica a la construcción y reconstrucción de escuelas e institutos y la Fundación AQAH se ocupa de suministrar préstamos sin intereses. La Asociación de Apoyo a la Resistencia Islámica recoge donaciones para la Resistencia.


Un entrenamiento esmerado

La capacidad militar de la Resistencia depende, en primer lugar, de las armas ligeras y medias y explosivos y su organización está basada en células camufladas que no se conocen unas a otras y en operaciones dirigidas contra patrullas a pie y mecanizadas del enemigo. Los Guardianes de la Revolución de Irán han jugado un gran papel en la preparación y entrenamiento de los combatientes de la Resistencia Islámica. En los primeros años de la Resistencia, a partir de 1982, fueron empleados explosivos en las batallas contra el ocupante israelí en el Sur del Líbano. Luego, comenzaron a emplearse misiles antitanque Sagger At-3. Más tarde, en la Guerra de 2006 fueron empleados los últimos tipos de misiles antitanque. Mientras tanto, la resistencia hacía un seguimiento exhaustivo de las capacidades, métodos y armamento del enemigo israelí y elaboraba planes de combate para zonas específicas, incluyendo montañas y valles, ciudades y calles. El entrenamiento también versa sobre el uso de todo tipo de armas modernas, en el arte del camuflaje y el disfraz, en el logro de la sorpresa en las operaciones militares, en la permanencia en una situación de soledad durante largos períodos, en la interacción con otros combatientes y miembros del movimiento y en el mantenimiento de la confidencialidad. La importancia de la instrucción religiosa es muy alta y alimenta el anhelo del martirio entre los combatientes y la confianza de Dios con el fin de lograr un alto nivel moral y espiritual.


Armas sofisticadas

Hezbolá dispone de sistemas de armas muy sofisticadas que son comparables a las de cualquier ejército del mundo. Posee también sistemas de guerra electrónica además de una red inalámbrica y terrestre de comunicación cifrada. Esta última es más segura en lo que se refiere a la mayor dificultad del enemigo para interceptarla y a su mejor funcionamiento. La resistencia posee lanzacohetes, misiles antitanque y otros misiles de diversos tipos y capacidades. En lo que se refiere a los misiles antitanque cabe mencionar al ruso Kornet (de más de 5 kms), que está considerado el más capaz y avanzado del mundo y que consiguió muy buenos resultados en la destrucción de tanques Merkava-4, el orgullo de la industria militar israelí, en la Guerra de 2006. También cabe destacar los misiles chinos Jintao modernizados en Irán (3.800 metros) y el misil estadounidense Javelin (1.800 metros). A ello hay que sumar lanzagranadas RGP-29. El principal factor de disuasión frente a Israel son los misiles. Hezbolá posee, según fuentes israelíes y occidentales, miles de misiles de corto, medio y largo alcance (incluyendo, en este último tipo, los misiles Fayr-3 y 5). También dispone de misiles antiaéreos portátiles Igla y Strela mejorados. La Resistencia ha obtenido, además, cientos de drones, que pueden ser utilizados en misiones de vigilancia y reconocimiento, pero también de ataque. Algunos de ellos pueden, según fuentes occidentales, llevar hasta 50 kilogramos de explosivos y misiles. En el tema naval, se ha especulado sobre la existencia de minisubmarinos, equipados para albergar a uno o dos hombres y que pueden llevar a cabo misiles de ataque y reconocimiento. Se ha hablado también en algunos medios de lanchas rápidas de pequeño tamaño equipadas con torpedos y misiles antibuque.


Sin embargo, esto es sólo un esbozo general basado en estimaciones israelíes y occidentales. Nadie puede predecir qué tipo de armas y qué tácticas empleará la Resistencia en un futuro conflicto si éste se llega a producir. Durante el conflicto de Siria, Hezbolá ha experimentado un notable desarrollo en su experiencia de combate y manejo de nuevas armas y tácticas, lo cual preocupa mucho a los israelíes. El secretario general de Hezbolá, Sayyed Nasralá, ha prometido sorpresas, cuya forma y contenido no es posible predecir, en el caso de que Israel lleve a cabo una nueva agresión contra el Líbano. Algunos analistas israelíes han afirmado que, con el desarrollo de la lucha en Siria, Hezbolá podría desplegarse en partes del Golán sirio no ocupado frente a la línea divisoria con las fuerzas israelíes. Sin embargo, esto podría ser realizado por medio de las nuevas formaciones de resistencia sirias entrenadas por Hezbolá y no directamente por este último. Esto sería, a buen seguro, uno de los resultados no deseados de aquellos que planificaron la guerra contra Siria.


lunes, 7 de julio de 2014

EL VUELO MH-370 FUE SECUESTRADO POR LA C.I.A.

Internet es un invento maravilloso, no solo porque está prácticamente a disposición de cualquiera, sino por algo muy peculiar: casi con seguridad alguien sabe la verdad del misterio o cuanto menos dio en la tecla acerca de cuál podría ser esa verdad. Sobre estas premisas me puse a investigar y llegué a una conclusión sorprendente y que cerraba bastante, si no en los pequeños detalles, por lo menos en los aspectos generales.

Estas conclusiones involucran:

1) lugar donde fueron llevados el avión y los pasajeros;
2) cuál fue el motivo del secuestro.

Naturalmente que los datos que siguen deben tomarse sobre la base de la Doctrina del Dato Estable, es decir, provisoriamente hasta que aparezca una solución mejor. Bueno, el asunto es que encontré una página web (actualidad.rt.com)donde se informaba que  inmediatamente de conocerse el suceso de la desaparición del vuelo MH370, Jacobo Rothschild, dueño de Freescale Semiconductor, se hacía propietario del 100 % de los derechos sobre una patente de semiconductores aprobada por United States Patent and Trademark Office (Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos). ¿Por qué Rothschild lograba esto? Porque en el avión desaparecido iban sus cuatro socios que también eran dueños de la mencionada patente. ¡Vaya casualidad!.


(Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos).

Transcribo el texto de la noticia, que considero suficientemente ilustrativa:

“Una casualidad” hace que un Rothschild se haga con el 100% de una patente al desaparecer sus socios en el avión perdido. Cuatro días después de que el vuelo MH370 desapareciese, una patente de semiconductores fue aprobada por la oficina de patentes de EEUU, haciéndose Jacob Rothschild con el 100% de la misma. Cuatro de los cinco titulares de la patente son empleados chinos de Freescale Semiconductor, de Austin, Texas. La patente se divide en 20% incrementos entre cinco titulares. Estos son:

Peidong Wang, Sozhou, China
Zhijun Chen, Suzhou, China
Zhijong Cheng. Suzhou, China
Li Ying, Suzhou, China

Si el titular de la patente muere, entonces el resto de los titulares igualmente comparten los dividendos del fallecido si no se disputa en un testamento previo la muerte. Si 4 de 5 mueren, entonces el titular de la patente restante consigue el 100% de los derechos propietarios de la patente. El titular restante de la patente es Freescale Semiconductor que pertenece a Blackstone Inc. que a su vez pertenece a Jacob Rothschild.

Los cuatro titulares chinos de la patente estaban en el avión desaparecido.

¿Quiénes son los Rothschild?

Los Rothschild, son una dinastía de financistas y banqueros internacionales ultra capitalistas, que impulsaron el imperialismo, de origen judeoalemán. Fueron declarados nobles por los gobiernos de Austria e Inglaterra y la familia es desde el siglo XIX uno de los más influyentes linajes de banqueros y financieros de Europa.

En la historia han quedado como defensores del Sionismo, pero su aspecto un tanto desconocido fue el de ser los principales financiadores de Karl Marx y por ende propulsores del Marxismo internacional, llegando a ser incluso protectores de Marx en Europa cuando fue perseguido por la policía prusiana y francesa. Los Rothschild financiaron el capitalismo desde Inglaterra. Como lo hacen hoy con la OTAN y la OCS. Es una inversión cuyo producto es la guerra, y donde los Rothschild siempre lucran y ganan sin margen de error, ya que controlan ambos lados. Fue la familia Rothschild la que financió a Rockefeller y Bush y respaldaron a Hitler.

Por su parte, la dinastía fundada por John D. Rockefeller, creó un vasto imperio empresarial, especialmente en el sector petrolero, consolidando su legado empresarial, bajo el nombre de diferentes empresas. Son financistas de Monsanto, HALLIBURTON y de la industria farmacéutica, así como de las campañas de vacunación de la Organización Mundial de la Salud. Las campañas de vacunación son promocionadas como obras de caridad mientras la prensa mundial y los funcionarios políticos ocultan los efectos adversos de estos letales químicos.

Estas familias dinásticas, banqueros internacionales, son las propulsoras del Nuevo Orden Mundial iniciado con la creación del Sistema de Reserva Federal en EEUU y que posteriormente habrían creado el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) en ese país como “gobierno en las sombras”. A su vez manejan los principales medios de comunicación masivos; controlan: United Press International (UPI), Associated Press (AP), Reuters, Agence France-Presse (AFP), Agenzia Nazionale Stampa Associata, Agencia EFE, Inter Press Service, Wolff, Notimex, FIDES. Esta élite internacional se dedica a la destrucción de todos los gobiernos independientes. La conspiración  se transformó así en una élite globalista que algunos identifican con el atlantismo del Club Bilderberg, que cada año se reúne en las sombras y decide lo que va a costar el barril de petróleo hasta cada crisis financiera artificial.

Hoy persiguen varios fines que posiblemente transformaron el concepto inicial de una tercera guerra mundial en una estrategia biotecnológica, silenciosa. Y algunas acciones bélicas aisladas: El control del petróleo y del agua (mediante guerras), el control de los alimentos (mediante los cultivos y animales transgénicos), el control de la población mundial (mediante la liberación total de las drogas, la OMS y sus vacunas letales, y también mediante los alimentos, los Chemtrails, el uso de HAARP), el control de la energía mediante instalaciones nucleares y el petróleo. Los Rothschild controlan tantos bancos que podría decirse, prácticamente, que el mundo entero funciona como una colonia. Sólo hay tres naciones en el mundo donde los Rothschild no controlan el banco central: Irán, Corea del Norte y Cuba.

Investigadores estiman que la fortuna de los Rothschild abarca más de la mitad de los recursos mundiales. Todos los gobiernos, las empresas transnacionales, las capas superiores de la comunidad financiera y los medios de comunicación son leales a ellos. Esta es la razón por la cual permanecen ocultos, pero su influencia es inconmensurable. La recesión mundial en el 2008 fue diseñada por ellos.


Quieren una Tercera Guerra Mundial. Quieren insertar un chip en todas las personas. Y como son dueños de los medios de comunicación, pueden poner “de moda” los implantes de chips. David De Rothschild continúa mintiendo sobre el Calentamiento Global sin ningún tipo de escrúpulo ni evidencia cientifica, y cuando todos los científicos del planeta incluyendo al CERN indican que es el Sol el que produce cambios climáticos, que son normales, y que el CO2 no tiene nada que ver.

Esta sería la develación de la primera parte del misterio, siendo la segunda ¿dónde está el avión?



La isla Diego García es un atolón del Archipiélago de Chagos, situado en el Territorio Británico del Océano Índico (BIOT), un Territorio Británico de Ultramar. La isla alberga una base militar estadounidense. Las instalaciones incluyen un aeropuerto, hangares, áreas técnicas, viviendas y otras infraestructuras civiles y un puerto de aguas profundas.

Uso militar

En 1966, el gobierno británico expulsó forzosamente a toda la población nativa (unos 1800 habitantes) con objeto de alquilar Diego García a Estados Unidos hasta 2016 para que instalasen una base en el Índico. Como condición previa EE.UU exigió al gobierno británico “sanear” las islas de su población nativa y animales, o sea expulsar a los nativos. A pesar de que el Tribunal Supremo británico sentenció que la expulsión fue ilegal y que la población tiene derecho a regresar, los distintos gobiernos británicos se han negado a cumplir la sentencia.

Las evidencias indican que la CIA ha estado utilizando como prisión secreta para sospechosos de pertenecer a al-Qaeda,[cita requerida] una base aérea de EEUU en el territorio británico de la isla Diego García y ha estado trabajando con el gobierno de Londres para impedir el regreso de los habitantes originales de la isla, que fueron forzados a abandonarla a fines de la década de 1960.

El general estadounidense Barry McCaffrey ha indicado dos veces que Diego García fue utilizada para detener a sospechosos de terrorismo.[cita requerida] Las fuentes de la denuncia incluyen a un senador suizo, al relator especial para la tortura de la ONU, detenidos anteriores y la ONG Reprieve del Reino Unido, que ha dedicado varios años a investigar las misteriosas detenciones en prisiones secretas..[cita requerida] El ministerio de Relaciones Exteriores británico (Foreign Office) continúa apelando ante la Alta Corte por la expulsión ilegal del total de los 1800 residentes de Diego García. Los EEUU indican que si permiten su regreso a los isleños, éstos presentarían un “riesgo inaceptable” para su base.[cita requerida] Solamente han reconocido que en 2002 hubo dos vuelos que transportaron a un único detenido destinado a Diego García.

El senador suizo Dick Marty entregó información al Consejo de Europa sobre la utilización de la isla como prisión secreta de Estados Unidos, para procesarlos y después mandarlos a Guantánamo.

Importancia geopolítica

En los ataques estadounidenses contra Afganistán e Irak, la ubicación estratégica de la base en esta isla, desde la que se controla Oriente Medio y la mitad de Asia y África, fue vital como plataforma para los bombarderos de largo alcance B-52 y B-2. Diego García sirvió para amenazar a la Unión Soviética y a China durante la Guerra Fría. Hoy en día sigue siendo indispensable para los intereses de los Estados Unidos en Oriente Medio y en países africanos, como Somalia, así como para vigilar las actividades de los nuevos actores mundiales, China e India, y puntos estratégicos como el estrecho de Ormuz, por donde pasan 17 millones de barriles de crudo al día. La fuerza aérea de Estados Unidos tiene una pista de 3.650 m para bombarderos y aviones de vigilancia AWACS, y tiene oficinas del Mando Espacial para rastrear satélites y como comunicación espacial. En la isla hay 3 radares telescopio GEODSS para rastrear y localizar objetos hechos por el hombre en el espacio. También tiene una de las cinco estaciones de monitorización del sistema GPS (las otras cuatro están en Colorado Springs, Hawái, Kwajalein y Ascensión). También sirve como puerto para 14 barcos del Escuadrón 2 posicionamiento. Estos barcos sirven para apoyar a las fuerzas de ataque con equipo, suministros, tanques ligeros, transporte armado de personal, municiones, combustible y un hospital móvil. Para los norteamericanos, la isla se conoce como “Campo Justicia,” consta de unos 2200 soldados destacados permanentemente, tiene una arribada para 30 barcos de guerra, un vertedero nuclear, una estación de satélites espía, centros comerciales, bares y un campo de golf. Naturalmente que si estas conclusiones fueran las verdaderas, quedan muchos enigmas por descifrar, como ser las razones por las cuales convenía que la empresa se quedara con toda la patente, el destino final de los pasajeros del avión,  si hubo complicidad de los pilotos, si el avión fue teledirigido hacia el atolón, etc.